HIPERTENSIÓN, EL ENEMIGO ASESINO SILENCIOSO

HIPERTENSIÓN, EL ENEMIGO ASESINO SILENCIOSO

La hipertensión arterial se ha convertido en uno de los males más frecuentes de fin de siglo que paulatinamente está afectando a un mayor número de habitantes.

01 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Cuando hay hipertensión arterial, el corazón debe funcionar mucho más para impulsar o bombear la misma cantidad de sangre. Este esfuerzo extra puede causar que el corazón se agrande (cardiomegalia) y que sea incapaz de bombear la sangre (insuficiencia cardiaca).

Esta enfermedad igualmente contribuye a la arterioesclerosis (acumulación de depósitos grasos en las paredes de los vasos sanguíneos). Tales daños pueden conducir a un ataque cardíaco, a un accidente cerebrovascular, a una enfermedad renal y a serios problemas de visión.

La mayoría de personas que sufren de hipertensión no sienten síntomas. La hipertensión puede ser silenciosa por mucho tiempo y solo hacerse manifiesta cuando se presenta una complicación o la muerte.

La presión arterial alta no tratada es muy peligrosa, con especial riesgo para las personas con diabetes, colesterol alto, cardiopatía, para los que están en sobrepeso y para las mujeres embarazadas.

Para tratar esta enfermedad son importantes los cambios en el estilo de vida y las medidas de prevención. La droga que se use, según el doctor Nelson Pedraza, médico de Saludcoop debe ser de por vida y las personas afectadas deben hacerse un chequeo médico mensual..

Medidas útiles Se sabe que casi la mitad de las personas con hipertensión pueden reducir su presión arterial al consumir menos sal. Algunos consejos para reducir el consumo de sal son: . No le agregue sal a los alimentos. Enséñele a sus hijos a no comer demasiado salado. Recuerde que el sodio está presente en otras formas, como bicarbonato de sodio, levadura, la mayoría de los preservativos. Los alimentos típicamente altos en sal incluyen: jamón, tocino, carnes frías, enlatados, quesos y los condimentos.

. Casi la mitad de las personas con hipertensión pueden reducir su presión arterial al consumir menos sal.

. El peso está más vinculado con la presión arterial que cualquier otro factor. Se producen disminuciones notables en la presión arterial después de una pérdida de peso significativa. Hasta la pérdida de unas cuantas libras extras puede bajar la presión arterial.

- La relación entre el tabaquismo y la presión arterial alta está clara. El tabaquismo eleva la presión arterial. Puesto que la hipertensión es un factor de riesgo para las enfermedades coronarias y fumar aumenta significativamente el riesgo. Los individuos hipertensos deben abstenerse de fumar.

. Las bebidas alcohólicas elevan la presión arterial. Se recomienda que los individuos hipertensos se abstengan de beber o, por lo menos, que limiten el consumo de alcohol.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.