EVACUACIÓN EN SOACHA

EVACUACIÓN EN SOACHA

La Gobernación de Cundinamarca, a través de la Secretaría de Salud del departamento, ordenó anoche la evacuación preventiva de un sector de la Ciudadela Sucre, en Soacha, donde, en la noche del martes, se desató una emergencia por causa de los vapores tóxicos generados por un químico.

28 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

La evacuación, que puede afectar a unas 120 familias del barrio Buenos Aires, se realizará entre las calles 44 y 45 a y las carreras 50 y 52 S. De ese sector salieron unas 60 personas, la mayoría a casas de familiares, y otras, a carpas instaladas en una cancha cercana. Sin embargo, estas últimas retornaron a sus hogares luego de que les dijeran que anoche no habría fumigación.

Sin embargo, a todos los vecinos se les recomendará dejar sus casas, cuando se haga el proceso de neutralización. Los que se queden será bajo su responsabilidad.

Según Oscar Mayorga, secretario de salud de Cundinamarca, la decisión se tomó debido a que la sustancia, supuestamente tetrahidrotiofeno, llevaba mucho tiempo de expansión. Esto puede traer como consecuencia mas gases tóxicos por uno o dos días y debido a ellos decidimos evacuar las casas circundantes de la zona critica , señaló Mayorga.

Al cierre de esta edición no se había definido con qué tipo de químico se va a realizar esa neutralización. Esperamos tener resuelto el problema en las horas de la mañana. , señaló Mayorga, quien dijo que hoy se van a realizar controles técnicos del ambiente.

Para definir la sustancia, se debe tener certeza sobre cuál fue el químico que provocó la emergencia y el Laboratorio de Salud Pública y el Instituto Nacional de Salud están haciendo ese trabajo. La que se identificó inicialmente por los rótulos de las canecas se puso en duda por los fabricantes. Por tal razón, necesitamos hacer la verificación , dijo Mayorga.

A albergues temporales La evacuación puede ser por uno o dos días. Las personas serán llevadas a unos albergues temporales ubicados en la escuela Mariscal Sucre, mientras que la laguna a donde llegaron las aguas del alcantarillado será sometida a un estudio riguroso.

Por su parte, el gobernador de Cundinamarca, Andrés González, dijo que las necesidades médicas serán atendidas por la administración departamental y municipal.

La evacuación, que se inició en las primeras horas de la noche de ayer, fue apoyada por personal de la Policía y del Ejército, y médicos de la Secretaría de Salud de Cundinamarca estuvieron pendientes de los síntomas de los habitantes y de sus manifestaciones médicas.

Por su parte, Leonardo Hernández, director del Centro Regulador de Urgencias de Cundinamarca, recomendó a los habitantes que si presentan los síntomas como nauseas, dolor de cabeza, de abdomen, o vomito, se dirijan de inmediato al centro de salud más cercano.

Pasos 1. Organismos de Prevención y Atención de Desastres identificaron el área de riesgo 2. La Defensa Civil realizó el censo de la población afectada.

3. A través de altavoz se dio aviso a las personas afectadas para que empezaran a desalojar el sector.

4. Las 600 personas fueron trasladadas a la escuela Mariscal Sucre y se albergaron en carpas.

- Las casas desalojadas quedaron bajo vigilancia de la Fuerza Pública, para evitar saqueos.

- Los habitantes del barrio Sucre permanecerán en una evacuación transitoria por aproximadamente 48 horas.

Testimonios Víctor Ruiz. Estábamos durmiendo cuando un fuerte olor nos despertó. Pensamos que se trataba de una fuga de algún cilindro de gas, pero después la gente empezó a salir de sus casas y a gritar. En la calle nos enteramos que era un tóxico que se había derramado.

Manuel Paternina: Los más asustados eran los niños, y los miembros de la Junta de Acción Comunal nos trataron de guiar, pero no sabíamos que hacer. Yo decidí encerrarme, pero el olor se metía por el baño, así que mejor me salí con mis hijos .

Clara Mendoza: Pensé que podía haber alguna explosión, por eso cogí a mis tres hijos y me vine para acá (la entrada a San Mateo, a unos 15 minutos del lugar de la emergencia). Voy a esperar hasta que los Bomberos nos digan que podemos regresar a nuestras casas.

Alvaro González: Cuando sentí el olor y las personas empezaron a gritar yo salí a la calle. El olor era muy fuerte y me empezaron a doler los ojos. Después sentí que no podía respirar, las piernas me pesaban y me desmayé. Cuando desperté estaba en la ambulancia.

Francisca Moreno: Sacamos a la calle a mi sobrino para que respirara pues decía que se sentía mal. Le tapamos la boca con un pañuelo, pero el niño empezó a vomitar. Los médicos nos dijeron que era una intoxicación leve y se lo llevaron para el hospital .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.