MICROEMPRESAS ELECTORERAS

MICROEMPRESAS ELECTORERAS

Ante la inminencia de otro proceso eleccionario en el país, valdría la pena sopesar un poco algunos términos de referencia para tener en cuenta por los profesionales de la región, a fin de -en lo posible- no repetir los errores que frecuentemente se cometen.

05 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Y es que el presente y futuro de los metenses que logramos el privilegio de cursar una carrera profesional, pareciera encontrarse ante una de las encrucijadas más graves de toda la historia.

Se ha hecho común en nuestro medio y específicamente dentro del concierto político de la Orinoquia, el prurito dentro de la obligatoriedad de hipotecar o al debe eterno, nuestras conciencias a microempresas electoreras que algunos despistados denominan todavía, movimientos o partidos políticos, que en la práctica están francamente extintos.

Tal fenómeno social radica fundamentalmente en el creciente deterioro de los procesos productivos en la región orinoquense, debido a la paupérrima gestión de nuestra mediocre clase dirigente y al desbordamiento del orden público en los últimos años. Es por ello que observamos asombrados, como muestra del más fino humor negro que mientras decrece ostensiblemente la demanda productiva, se dispara inmisericordemente la oferta laboral calificada, por la proliferación de todo tipo de universidades en la jurisdicción.

Parece que, sin medir las consecuencias, algunos mercantilistas explotan dicho factor educativo, estableciendo indiscriminadamente las llamadas fábricas de doctores , graduando a futuros desempleados, quienes una vez en el mercado son víctimas del desespero y la frustración ante la ausencia total de oportunidades laborales, por lo que terminan indefectiblemente haciendo cola ante cualquier microempresa electoral, propiedad de algún dictadorcillo criollo , llámese concejal, diputado, congresista, o enrolándose en campañas a la alcaldía o la gobernación.

Sin embargo, esta aparente luz de esperanza se convierte muy pronto en otra frustración para muchos de ellos, ya que al no pertenecer a la camarilla del nuevo jefe , se quedan viendo un chispero, pues el elegido administrará su cuarto de hora en el poder con los amigos de su absoluta confianza, cumpliendo así los objetivos reales de su microempresa electorera, los cuales radican en recuperar la inversión causada y generarle valor agregado.

Por todo lo anterior, en lo sucesivo, los profesionales que elijan esta vía, deberían actuar con beneficio de inventario y antes de decidir coadyuvar cualquier empresa electorera, analizar las posibilidades reales para consolidar sus propias aspiraciones, además de buscar espacios de futura proyección dentro de la obligada jerarquización en el interior de dichas organizaciones, a saber: Profesionales clase A: Amigos personales del candidato, directores de campaña, financiadores notables, contratistas de confianza e inveterados aduladores.

Profesionales clase B: Amigos personales de la esposa del candidato, recomendados de los financiadores notables, mandos medios de la campaña y financiadores menos notables.

Profesionales clase C: Asesores voluntarios, caracterizados troperos políticos, profesionales proletarios, bien intencionados críticos del candidato y profesionales del montón.

Finalmente, hagamos la siguiente reflexión: Si tampoco es posible ubicarse ventajosamente en la citada jerarquización, siempre queda una última alternativa. Crear nuestra propia microempresa electoral Corolario: Política es hacer creer a los demás que uno está haciendo algo por ellos, cuando son ellos los que hacen todo por uno.

*Ex gobernador del Guainía

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.