ENCICLOPEDIA BRITÁNICA ENTRA EN LA ERA DE INTERNET

ENCICLOPEDIA BRITÁNICA ENTRA EN LA ERA DE INTERNET

La Enciclopedia Británica tendrá que agregar una nueva entrada en la letra D: Desintermediación: La eliminación por medio de nuevas tecnologías de los honorarios, comisiones e intermediarios que se interponen entre los proveedores de servicios tradicionales y el consumidor .

27 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

La semana pasada, el dueño de la colección de contenido más completa del mundo realizó una jugada decisiva para su futuro comercial al ofrecer gratis en internet todo el contenido de la enciclopedia.

La jugada inconcebible para quien acaba de gastar más de 1.600 dólares en la versión impresa de 32 volúmenes representa la última reencarnación de la enciclopedia, publicada desde hace 200 años, que en la última década ya ha sido transformada a un cd-rom de 670 dólares.

Esta decisión pone en juego el futuro de los libros de referencia y el valor real del contenido en la era moderna de los medios. Lo interesante de la Enciclopedia Británica es que demuestra que el contenido no es siempre el rey , comenta Philip Evans, del Boston Consulting Group. En cambio, la proliferación de canales puede destruir el valor del contenido .

La Enciclopedia Británica fue fundada en 1768 por tres impresores escoceses y evolucionó a lo largo de 15 ediciones y varios dueños en América y Europa para convertirse en la enciclopedia más famosa del mundo. En 1990 sus ventas sumaron 650 millones de dólares.

Desde entonces su caída ha sido precipitosa. Hoy en día el mercado total para la enciclopedia es una décima parte de lo que era en 1990.

Cuando Microsoft lanzó Encarta, una enciclopedia en cd-rom que costaba unos 50 dólares o venía gratis con la compra de una computadora personal, Británica pretendió ignorar la amenaza; pero sus ventas pronto se recortaron.

En el momento en que Británica finalmente lanzó su cd-rom, su precio se estableció por encima del de Encarta con el fin de proteger la venta de los libros y los vendedores ambulantes que trabajaban por comisión. En 1996, cuando Jacob Safra, un inversionista suizo, compró la compañía, el valor neto de sus activos se había reducido a la mitad.

Luego de observar la disminución vertiginosa de las ventas, la respuesta tardía de Británica ha sido ofrecer su información gratis en Internet y convertirse en un portal de conocimientos cuyos ingresos provienen de los anuncios en línea y el comercio electrónico.

James Strachan, director de Britannica.co.uk, reconoce el riesgo: Esto podría establecer un nuevo modelo que, al tener éxito, presionaría a los siguientes a seguir este ejemplo .

Otras editoriales de textos de referencia coinciden en que Internet ofrece una oportunidad, pero esperan que la red no signifique dejar a un lado el contenido. Pronto el diccionario Oxford en inglés, por ejemplo, estará disponible en línea pero sólo por suscripción.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.