CREATIVIDAD VS. CRISIS

CREATIVIDAD VS. CRISIS

El viejo capitán de un barco pirata decide que ha llegado la hora de retirarse. Y, para ello, organiza su propia cena de despedida.

27 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Asisten varios otros capitanes. Y, a medida que avanza la hora, el ambiente se hace más amigable hasta el punto de que comienzan a discutirse asuntos domésticos . Y es así como le preguntan al viejo capitán el motivo por el cual los pescados servidos esa noche, los mismos pescados que todos sacan del mismo mar, son mucho más sabrosos que los que usualmente se comen.

Y el viejo zorro de mar revela su secreto: en el estanque en donde mantiene los pescados, incluye unos cuantos depredadores. Y éstos, hambrientos, buscan devorar al que primero se le presenta. Solo los más hábiles y fuertes -los que se sirvieron esa noche durante la cena- se salvan. Y es precisamente la lucha por su supervivencia la que los hace tan especiales, distintos a todos.

El profesor Apolonio Ciudad Sánchez concluye: Los colombianos se asemejan a los pescados del viejo pirata: se pasan la vida nadando en mares turbulentos, luchando, y por eso, son superiores. Adonde llegan, se destacan.

Pero esta capacidad de lucha, histórica, intrínseca en el pueblo, parece haberse agotado. Y hoy, el colombiano está herido, deprimido solo quiere huir, a cualquier parte. Es como si hubiera dejado de ser el hombre emprendedor, que no le teme a la derrota, que busca innovar.

Es como si se le hubiera apagado la creatividad, concluye el profesor Ciudad.

Precisamente, Ciudad Sánchez, pedagogo, especializado en sicología organizacional, con una larga experiencia pedagógica primero en la Universidad Nacional, y hoy en La Sabana, es especialista en creatividad.

Español pero residenciado en Colombia desde los años 60, Apolonio Ciudad es un convencido de que el país, esta vez también, saldrá triunfante del abismo.

Quizá no será en un futuro inmediato, pero, a mediano y largo plazo, Colombia se convertirá en un país líder, al que nadie parará.

Y esto ocurrirá, gracias a su gente. Ciudad dice: El colombiano, a pesar de todo, sigue siendo el gran luchador, corajudo, innovador, valiente.

Es creativo...

Sí, la gran cualidad que justifica la convicción positiva del profesor Apolonio es la creatividad. A pesar de los métodos pedagógicos que aún rigen en el país, y que aplastan el potencial de innovar, el colombiano es fundamentalmente creativo. Ante las dificultades, siempre ha encontrado una salida. Hoy, por ejemplo, economistas, altos ejecutivos u otros profesionales que se ven desempleados, no le temen iniciar nuevas empresas.

Y más que empresas, microempresas, en donde se hacen empanadas...

Pero, qué es la creatividad? Una aptitud, una capacidad natural, un potencial mediante las cuales se optimizan todas las cualidades. Todos nacemos con esa aptitud, mas no todos la desarrollamos .

Se asemeja al atleta, ganador de medallas olímpicas: de niño, él corría junto e igual a sus compañeros. Pero él trabajó su capacidad, la desarrolló, luchó, y llegó al primer lugar. Es grande porque se hizo competitivo.

La creatividad se aplica a todos los ámbitos de la vida cotidiana. Nace del análisis, de la capacitación, del afán de innovar, de entrar en la competencia y de estar altamente capacitado para ello. A la creatividad, a ese potencial que puede llegar a ser inmenso, se le oponen la enseñanza memorística, el profesor verdugo, los dogmas, la rutina, la depresión, la falta de fe.

La memoria, por ejemplo. El profesor Ciudad Sánchez la define como una capacidad de la que nadie duda su importancia. Imprescindible pero limitada: es como una bodega que se va llenando hasta coparse su capacidad.

Y una vez copada ésta, pierde su funcionalidad. El hombre no necesita que entre cantidades de información sino información procesada, analizada, desmenuzada . Esta es la información útil, propia de cada persona, afín con la creatividad.

Generalmente se dice que el profesor transmite conocimientos. Esto no es cierto: el profesor es un orientador, un instrumento. Pero nadie te hace sabio, tú mismo elaboras tu conocimiento y creces, y lo logras procesando los datos y la información, analizando, descartando, investigando .

País milagro A pesar de una educación de baja calidad, el colombiano prospera. Tal vez la potencialización de sus cualidades se debe a que se encuentra sumergido en un ambiente violento ( históricamente violento ), y tal vez porque -al igual que los peces del capitán pirata- debe luchar por sobrevivir. El colombiano se ha acostumbrado a andar siempre con el ojo avizor, venciendo y sorteando los peligros históricos, y esto le ha impedido convertirse en el hombre echado en una hamaca .

Qué le ha sucedido, entonces? Además de la metodología pedagógica memorística, el potencial creativo del colombiano se ha visto igualmente asfixiado por la actitud de la inmensa mayoría de los políticos: Ellos, al igual que lo harían los hijos de virreyes, han perpetuado una política colonialista en donde no luchan por el pueblo sino por ellos mismos .

Actitud ésta que, como era obvio, ha llevado a los colombianos a no creer en sus dirigentes ni en un gran número de instituciones gobernantes. Así, la falta de credibilidad también ha opacado la creatividad. Quien no cree tampoco crea...

Qué hacer? Uno de los más adecuados procesos que el Profesor Apolonio Ciudad cita como antídoto a la depresión y la lucha es la recuperación de la fe en nosotros mismos y en el país. Cualquier otro país que viviera las circunstancias de éste, que estuviera entre los fuegos cruzados de cuatro, cinco ejércitos, estaría hecho polvo! Y sin embargo, Colombia sigue de pie. Porque es un país milagro. Y esto, los colombianos lo deben recordar. Nadie les dará la solución a sus problemas. Son ellos mismos, frente a sí mismos, frente a su país, y armados de su poder de lucha, de su valor y creatividad, los que saldrán adelante. Este es el pronóstico para un futuro cercano.

Salir de la crisis Creer en el país Creer apasionadamente en el país...

Creer en su gente Creer en sí mismo Capacitarse, buscar optimizar sus cualidades y potencialidades Crear, rehusar la rutina Innovar Vencer los temores Competencia: alcanzar los niveles máximos de competitividad

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.