Secciones
Síguenos en:
PICASSO, HUESPED DEL MAM

PICASSO, HUESPED DEL MAM

Ambroise Vollard es considerado como una de las principales figuras en el desarrollo del arte moderno. Su oportuna y aguda percepción de la nueva estética que empezaba a desarrollarse lo convirtió en el más exitoso marchand de finales del siglo XIX. Entre los artistas que promocionó se contaron: Manet, Degas, Renoir, Cezanne, Redón, Bonnard, Van Gogh, Gauguin, Matisse, Derain, Vlaminck, Rouault y Picasso, a quien organizó la primera exposición. Los grabados de la Suite Vollard fueron realizados en los años 30, un período de especial interés en la obra de Picasso. El artista acababa de terminar una etapa dedicado a la escultura, la cual se refleja plenamente en las imágenes de la serie El taller del escultor que hace parte de la Suite. La serie fue descrita por André Breton como un téte - a - téte silencioso entre el artista y su modelo, cargado de sensualidad y de placer carnal . Otros autores la han relacionado con la historia del joven escultor Pigmalion, quien se enamoró de su p

Origen griego El Minotauro, la obra serie de la Suite Vollard, alude también a una leyenda de la mitología griega, en esta ocasión sobre un monstruo con cuerpo de hombre y cabeza de toro al que había que ofrecer anualmente siete muchachos y siete doncellas como sacrificio. Picasso doblega al poderoso monstruo privándolo de la vista y rindiéndolo indefenso a la voluntad de sus bellas guías. El aire angustiado y triste que se percibe en algunas de estas imágenes se ha tomado como premonitorio del Guernica, obra que Picasso emprendió tan pronto terminó la Suite.

El origen griego de ambos temas coincide con el estilo clásico que el artista emplea para estos grabados, el actual resultó desconcertante para muchos de sus seguidores. Un naturalismo sensual y un aire de serena reflexión impregnan las imágenes, muchas de ellas realizadas en un solo golpe, con una sola línea. El dominio de las técnicas del grabado, la seguridad creativa y la riqueza del mundo que revelan, corroboran ampliamente la posición de Picasso como la figura artística más destacada del siglo XX.

Vollard comprendió inmediatamente la importancia de los grabados de Picasso y accedió a la solicitud de cambiar, por algunas de las pinturas anteriores que permanecían en su poder, las 86 planchas que faltaban para completar la Suite. En otras palabras, Picasso escogió personalmente los grabados que conforman la Suite Vollard, y el ojo agudo y entrenado del marchand supo de inmediato que se trataba de una obra maestra: de la serie de grabados más importante en la historia del arte moderno. .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.