DEMANDA POR CASAS EN EL AIRE

DEMANDA POR CASAS EN EL AIRE

Dos años después de firmar un contrato por valor de 6.200 millones de pesos para la construcción de 400 viviendas de interés social, la Caja de Compensación Familiar Campesina (Comcaja) enfrenta una situación similar a la del vallenato de Rafael Escalona: sus casas están en el aire.

29 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Las casas debían ser construidas y entregadas por la Corporación Inmobiliaria de Interés Social (Cinso S.A.), con la cual Comcaja firmó el contrato en abril de 1997.

Según el acuerdo, Cinso se comprometía a entregar, a diciembre de ese año, 200 casas en Zipaquirá y Madrid, Cundinamarca, e igual cantidad en los municipios de Guateque y Garagoa, en Boyacá.

Las viviendas serían adquiridas por Comcaja y destinadas a sus afiliados.

La administración de Comcaja entidad que tiene 157.000 afiliados en 30 departamentos desembolsó el 84 por ciento del valor del contrato. Es decir, entregó a la constructora 5.460 millones de pesos, entre el 9 de abril y el 18 de noviembre de 1997.

El resultado de ese contrato es que, a la fecha, Comcaja no tiene ni dinero ni casas; las casas no existen , dice Manuel Vicente Barrera Medina, actual director de la caja de compensación.

La entidad ya instauró demanda y denuncia ante las autoridades judiciales. Cinso, por su parte, también demandó a Comcaja por presunto incumplimiento del contrato (ver recuadro).

Directivos de Cinso y de Comcaja han realizado intentos de acuerdo para llegar a un arreglo fuera de los estrados.

Hace 15 días, se llevó a cabo una audiencia de conciliación dentro del proceso civil. Sin embargo, no hubo posiblidades de arreglo entre las partes.

Comcaja denunció a Claudio José Andrade Blanco, gerente de Cinso S.A.; Manuel Fernando Mosquera Arango, ex director administrativo de Comcaja; dos ex empleados de la caja de compensación; y un ex superintendente del subsidio familiar.

Estos procesos judiciales, dijo Barrera, se realizan con base en las observaciones que contiene la resolución de intervención de la Caja por parte de la Superintendencia de Subsidio Familiar.

Comcaja fue intervenida el año pasado, toda vez que durante la administración de 1997 se realizaron inversiones por aproximadamente 19.000 millones de pesos que hoy solo le producen pérdidas a la entidad.

Estas denuncias fueron hechas por la Unidad Investigativa de EL TIEMPO; hoy la Caja sigue intervenida y está en proceso de recuperación.

En los procesos civil y penal, la entidad sostiene que el de Cinso S.A. fue un contrato que se preparó para defraudar a la caja. Ese contrato fue un instrumento para defraudar a la Caja , afirma Barrera. Agrega que actualmente hay unas construcciones en Garagoa, pero Cinso no las ha entregado.

De las cinco personas que fueron denunciadas, cuatro ya rindieron declaración en la Fiscalía 101 seccional, adscrita a la unidad segunda de patrimonio. La única persona que falta por acudir a ese despacho es Mosquera Arango, ex director de la caja, de quien se dice se encuentra en México.

Para los afiliados, el caso de Cinso solo afectó en parte sus expectativas de obtener una vivienda. La caja mantiene su fondo de vivienda y ya realizó otros programas, como el que se firmó con la Alcaldía de Garagoa para la construcción de viviendas de interés social.

Con todo, el actual director de Comcaja es pesimista en cuanto a la recuperación de los dineros del contrato, y asegura que la falta de esos recursos tiene en apuros financieros a la entidad, pues falta flujo de efectivo y algunos proyectos se encuentran paralizados.

No hemos robado dinero : Cinso S.A.

Para Claudio José Andrade Blanco, gerente de la empresa Cinso S.A., en el contrato para la construcción de 400 viviendas con Comcaja hubo mala preparación de la entidad.

La entidad no contó con el perfil profesional de sus funcionarios para este proyecto , dijo Andrade.

Aseguró que Cinso no se ha robado dinero. En cambio, la firma demandó a Comcaja por incumplimiento del contrato.

La demanda, por 1.500 millones de pesos, se basa en un presunto incumplimiento de Comcaja pues, según Andrade, el acuerdo exigía la entrega del aporte de los afiliados, y estos no se hicieron.

Los actuales directivos de Comcaja alegan que en el desembolso de los 5.460 millones de pesos, que ya se hicieron, están contemplados 1.800 millones de los aportes.

Así mismo, Andrade asegura que Comcaja obstaculizó los créditos a los compradores. Créditos que, según el gerente de Cinso, habían sido aprobados por dos corporaciones.

Agregó que Cinso construyó 100 casas en Garagoa, pero que no las pueden entregar a Comcaja porque el compromiso del contrato es entregarlas a los afiliados compradores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.