LE ARRANCARON EL ALMA A LA ABUELA

LE ARRANCARON EL ALMA A LA ABUELA

La abuela aun no encuentra una explicación cierta que le permita entender por qué razón le arrancaron el alma. Solo sabe que su nieto ocnsentido y compañía permanente fue encontrado muerto en el lecho del río Guatiquía, en Villavicencio.

12 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Lo que más le parece extraño a la abuela y a la familia de Jhon Alexander Ríos Celis, es saber que en su rostro no habitaban esos dos destellos verdes, que eran el mayor orgullo de la familia.

Jhon Alexander tenía 15 años de edad y era uno de esos niños especiales al que la vida le impuso una difícil tarea: vivir con un leve retardo mental que le impedía hablar con propiedad, abotonarse la camisa correctamente y ponerse los zapatos en el pie adecuado.

Este adolescente estudiaba en el Centro Piloto de Atención al Discapacitado y en su tiempo libre le gustaba pintar y hacer trabajos manuales.

Vivía con su abuela paterna, que lo crió, en el barrio Palmar de Villavicencio y cada vez más iba adquiriendo confianza en sí mismo y así lo transmitía a su familia y a sus amigos. Ya se atrevía a ir solo a estudiar, en buseta o a pie, y le encantaba salir a caminar y cuando estaba en la calle se entretenía observando todo lo que pasa a su alrededor.

Este adolescente con sueños de niño se entretenía en el billar del barrio mirando el recorrido geométrico de las bolas sobre el paño, pero luego de un rato regresaba a su casa. No era amiguero, era un andariego solitario al que los niños del barrio molestaban con las niñas. Jhon Alexander respondía con un gesto tímido y se alejaba, pues su abuela lo recuerda como un niño noble, que nunca tuvo comportamientos agresivos.

El jueves 30 de septiembre salió de la casa como a las 11:45 del día y en la tarde su familia inició una desesperada carrera por encontrarlo. Algunas personas que lo conocieron les informaron que lo vieron cerca del aeropuerto Vanguardia.

Su familia supo de su suerte sólo un día después, a las ocho de la noche en la sede del CTI de la Fiscalía, cuando les mostraron las fotos de un NN que habían encontrado en el lecho del río Guatiquía. El cadáver fue hallado a las dos de la tarde de ese viernes en la playa del afluente, cerca de la bocatoma del acueducto de Bavaria.

Lo que más le causó sorpresa a la familia de Jhon Alexander es que estaba sin sus ojos, hecho que fue corroborado el sábado en la mañana cuando fueron a identificar el cuerpo en la morgue del cementerio central.

La versión inicial que recibieron los familiares de Jhon Alexander es que sus verdes ojos habían sido consumidos por acción de los peces o las aves de rapiña.

Un especialista consultado por LLANO 7 días explicó que este es un caso típico de ahogamiento y los primeros órganos que consumen los animales son los ojos, los testículos y el ano.

Sin embargo, la familia de Jhon Alexander duda de esa versión y maneja la hipótesis de que al niño le quitaron los ojos para venderlos, fue asesinado y arrojado al río.

Sobre esa posibilidad, el especialista consultado dijo que para realizar estas operaciones se requiere de unos sofisticados equipos médicos, con los que no se cuenta en Villavicencio, por lo que descartó esa hipótesis.

Por el contrario, se preguntó por qué razón el niño estaba solo y qué hacía en ese lugar?.

Lo único cierto es que la abuela se quedó sin el retacito verde que lleva atravesado en el alma.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.