CUNDINAMARCA YA TIENE SU REINA

CUNDINAMARCA YA TIENE SU REINA

Ayer, a las 11:20 de la noche, Catalina Acosta Albarracín se convirtió en la primera representante de Cundinamarca en obtener el título de Señorita Colombia. La nueva reina de los colombianos derrotó en el último minuto a la Señorita Valle, Carolina Cruz, la gran favorita de este año.

15 de noviembre 1999 , 12:00 a.m.

En medio de las airadas reacciones de algunos miembros de la comitiva valluna, apoyados por los de otros departamentos que no estuvieron de acuerdo con el fallo del jurado internacional, Catalina se adornó con la corona y el cetro que la distinguen como la soberana número 48 del Concurso Nacional de la Belleza.

De nuevo la dupla conformada por Javier Murillo y Alfredo Barraza -artífices de éxitos pasados como el de Paola Turbay y Carolina Gómez- acertó en la elección de su pupila, una mujer de 21 años que ahorra palabras como derrocha donaire; una discreción que dejó en algunos la sensación de palo , a pesar de que Catalina perteneció siempre a la baraja de favoritas.

Los desfiles La ceremonia de elección y coronación comenzó a las 8:05 de la noche, cuando las 21 aspirantes al título de Señorita Colombia 1999-2000 subieron al escenario azul montado en el auditorio Getsemaní del Centro de Convenciones de Cartagena, vestidas con trajes strapless negros. Cada una de ellas cargaba una esfera azul, que vino a reforzar el ambiente futurista de toda la velada.

El equipo de presentadores estuvo conformado por Jorge Alfredo Vargas y Carolina Gómez, apoyados para la transmisión televisiva por la también ex reina Claudia Elena Vásquez.

La primera prueba para las candidatas consistió en desfilar enfundadas en un traje de baño blanco, de una sola pieza, con una pequeña transparencia en la parte superior del busto. Con la barra más poderosa de toda la noche, Valle obtuvo el mejor puntaje (9.33), seguida por La Guajira, Cundinamarca y Caldas. Las cuatro fueron las únicas en superar la barrera del nueve en esta prueba, que representó el 10 por ciento del puntaje total.

Cuando terminó el desfile, los bailarines de la fundación de danza contemporánea Corpus Erigo celebraron el aniversario del reinado con un recorrido de 10 minutos por los bailes más importantes de los últimos 65 años: bolero, tango, salsa y mambo. Las candidatas hicieron su aparición cerca del final, para bailar los ritmos más contemporáneos, como el rap y el trance.

Esta vez hubo mucho espacio para la nostalgia, lo cual es natural con estos soplos de nuevo milenio. Por eso las fotografías de las 47 Señoritas Colombia que había antes de anoche precedieron la salida de las candidatas en traje de gala.

Aquí la tendencia estuvo marcada por los trajes de colores claros, sobrios y cerrados con excepción de la espalda, y los cabellos recogidos. El color negro, las colas largas y los tonos fuertes a pesar de varios vestidos rojos fueron prácticamente desterrados, mientras los cristales boreales inundaron la pasarela. La única que se atrevió a llevar el pelo completamente suelto fue Carolina Cruz, del Valle, que esta vez cedió el primer lugar a la representante de Cundinamarca. Guajira y Caldas, ahí.

Las notas discordantes fueron el vestido rojo de Ayerbe y Quintana padecido por la representante de Cauca y el ultrarrevelador corte de Jaime Arango para una Señorita Guajira que se vio en aprietos para no salirse de él.

La hora de la verdad Mientras la esperada Shakira estaba a punto de saltar al escenario del Getsemaní, un petardo de regular poder estallaba en Cali, aguando la fiesta de los vallunos. Faltando un cuarto para las 11, la barranquillera (esta vez rubia) empezó su tanda de tres canciones: Ciega sordomuda, Mis días sin ti y Ojos así.

A las 11 en punto se supo que las cinco mujeres más bellas del país venían de Santander, Guajira, Caldas, Valle y Cundinamarca. Guainía, una de las favoritas, resultó damnificada por el fallo de un jurado conformado por el presidente de una empresa de telecomunicaciones, la dueña de una boutique y actriz retirada, un productor de cine mexicano, una presentadora peruana y el Director de Talento de TV Azteca.

Al final, lo flojo de su respuesta ante la pregunta del jurado no impidió que la Señorita Cundinamarca se quedara con el cetro y la corona que muchos le habían adjudicado hace varios días a la representante del Valle, quien debió conformarse con el virreinato. La primera princesa fue Caldas, seguida por Guajira y Santander.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.