DÉJESE VER EN LAS NOCHES

DÉJESE VER EN LAS NOCHES

Utilizar el chaleco reflectivo y el casco puede ser la diferencia entre la vida y la muerte para un motociclista. Por tal razón su uso es cada vez más obligatorio pues con ello, fácilmente, se puede salvar la vida de un ser humano.

30 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

Según datos manejados por Medicina Legal y por la Secretaría de Tránsito municipal, antes que se impusiera la reglamentación que regula el uso de chaleco y casco, las muertes de motociclistas ocasionadas por trauma craneoencefálico, eran casi que el pan nuestro de cada día.

Esas mismas cifras revelaban que en las horas de la noche era cuando más se presentaban accidentes de motociclistas, pues la poca visibilidad y el no uso de elementos reflectivos ayudaban para la realización de los siniestros.

En razón a este hecho, la Alcaldía municipal de Villavicencio creó el Decreto 103 el cual reglamentó la obligatoriedad del uso en los motociclistas y sus acompañantes, de casco y chaleco reflectivo en las horas de la noche.

El decreto se ha acatado positivamente en esta ciudad y hoy casi que en su totalidad, los motociclistas de Villavicencio portan casco y chaleco.

Sin embargo, los motociclistas deben ser muy cuidadosos en el momento de comprar el casco y el chaleco porque el Decreto 103 exige especificaciones técnicas.

Cascos...

Con el fin de que el casco ofrezca las mayores garantías a los usuarios, éste debe tener una carcaza o parte rígida externa fabricada en poliéster reforzado con fibra de vidrio o en un material termoplástico de alto impacto.

El casco debe ser de un material resistente y que al recibir un impacto se descomponga y no genere astillas. Por dentro debe tener la parte anatómica en poliuretano que permita la comodidad de la cabeza, pero que deje despejadas las orejas, para que el conductor además de protegerse pueda escuchar el pito de los carros o lo que suceda a su alrededor.

Además de abollonado interior debe tener un casco interno amortiguador de impactos en poliestireno expandido y estar recubierto internamente en tela o cuero, y con protectores de borde.

A las anteriores características también se suman unas rejillas graduables de entrada de aire, canaletes internos de distribución de aire, visor protector flexible, resistente al impacto con filtro UV, antiempañante y revestimiento en ambas caras. Cascos como este son de uso obligatorio tanto en la ciudad como en los viajes por carretera.

Chaleco...

Aunque la creencia popular es la de que cualquier chaleco amarillo, rojo o naranja es suficiente, la norma estipulada establece que debe tener dos franjas reflectivas de color gris (tanto por delante como por detrás) de mínimo 2,5 centímetros de ancho cada una. Esta franja debe reflejar directamente la luz a la fuente que la genera.

Los compradores tienen que diferenciar entre el chaleco reflectivo y el de seguridad. Este último también tiene franjas grises pero el material no tiene ninguna reflexión.

Así mismo, el color fluorescente (amarillo o naranja) solo sirve con la luz del día pues hace más fácil la ubicación de quien lo viste. No obstante utilizarlo en las noches, sin las franjas reflectivas, no da ninguna seguridad al motociclista pues no existe un material que devuelva la luz al vehículo que la genera.

Mathias Detjem, experto en productos retorreflectivos de 3M, explicó que el material reflectivo está compuesto de microesferas de vidrio, las cuales rebotan la luz directamente de donde proviene.

Cuidado y prevención Adicionalmente al uso del casco y del chaleco, los cuidados y prevenciones en una motocicleta son fundamentales para la seguridad del motociclista.

Una moto nueva debe recibir un buen trato durante los primeros 1.000 kilómetros, pues en gran parte su vida útil depende de los cuidados y atenciones que se le suministre.

Para un normal funcionamiento de la máquina y para evitar fallas que de alguna manera puedan ser fatales, LLANO 7 días consultó a Ismotos, concesionaria que comercializa motocicletas Suzuki aquí en Villavicencio, que recomendó tener en cuenta los siguientes consejos: . Cuide el encendido. Un motor con buen despegue estará siempre en buen estado y economizará combustible, repuestos y reparaciones.

. Siempre el motor debe estar con la transmisión en punto neutro al arrancar, para evitar que la motocicleta salga despedida hacia adelante.

. Durante el despegue del motor nuevo, se recomienda no hacer recorridos largos a una velocidad constante y en un solo cambio. No sobrecargue la moto, esta solo tiene capacidad para dos personas.

. Si la cadena no está lo suficientemente tensa, puede salirse de las ruedas dentadas y ocasionar un accidente o daños serios al motor. El ajuste de la cadena debe comprobarse cada vez que utilice la máquina.

. El empleo de la motocicleta con los frenos húmedos puede resultar peligroso. Es posible que los frenos mojados no proporcionen la potencia del frenado que ofrecen los secos. Pruebe los frenos después de haber lavado la motocicleta, conduciendo a baja velocidad.

. Los frenos son elementos de seguridad personal y deberán mantenerse ajustados correctamente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.