DOLARIZACIÓN

DOLARIZACIÓN

La dolarización de la economía colombiana, es la vía más segura para acelerar las desigualdades sociales frente a las oportunidades, creadas por el modelo económico neoliberal y acrecentadas por el conflicto armado.

08 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

La actitud triunfalista del presidente en su alocución del martes 28 de septiembre, como epílogos del proceso de endeudamiento por 7.000 millones de dólares, solo la entiende su esquema mental.

Es posible que comparta ese optimismo el sector financiero, quienes son los más beneficiados de este proceso, prueba de ello es el incremento del valor del dinero a partir del momento en que se conocen las declaraciones de los organismos de crédito internacional, previa su refinanciación con dineros del erario público.

La dolarización se evidencia con la eliminación de la banda cambiaria, debilitando gravemente al peso; la liberación de los precios de la gasolina, lo que ha permitido un aumento en 1999 de más del 45 por ciento, la recesión, la más grave del presente siglo, los altos índices de desempleo, que superan en promedio el 20 por ciento, la ausencia de créditos, a pesar de las refinanciaciones, el crecimiento negativo de los salarios y la baja productividad, entre otros.

Si a la anterior fórmula de empobrecimiento se le agregan los ingredientes que producen, por un lado, el conflicto armado que incide directamente en la productividad y en la polarización de la ciudadanía, por otro, el pesimismo ante la galopante corrupción y la ruptura de la unidad nacional, podemos afirmar, sin ser apocalípticos, que estamos próximos a un conflicto social de graves consecuencias.

Desde la relativa desnarcotización de la economía, la generación de empleo y la productividad en diversos renglones decayó, más allá de niveles esperados, porque nunca se sabrá la capacidad de penetración de estos capitales, ni su cuantía, porque son muchos los comprometidos.

A esto debemos sumarle, para completar la lista de males, la elección de la propuesta más negativa que existía para la Presidencia en 1998.

El crecimiento negativo se acelera por la incertidumbre de los inversionistas extranjeros. Esta queda supeditada a los resultados de los esperados diálogos de paz. Llegará? *Psicólogo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.