SLOBODAN MILOSEVIC, UN HUESO DURO DE ROER

SLOBODAN MILOSEVIC, UN HUESO DURO DE ROER

Belgrado y Bogotá (Agencias y Redacción Internacional) A pesar de la mundialmente publicitada protesta de la oposición yugoslava, que el jueves logró aglutinar a 150.000 personas que exigían la renuncia del presidente Slobodan Milosevic, y del tono triunfalista de sus organizadores, que le dieron un ultimátum de dos semanas para abandonar el poder, la salida del líder serbio está lejos de cristalizarse.

21 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

La razón es muy sencilla: tan fuerte como el rechazo popular al hombre que tuvo el dudoso mérito de llevar a su país a una guerra con la OTAN, es la división entre los partidos de la oposición.

No sin razón, algunos observadores subrayaron ayer que el éxito de la protesta del jueves fue bastante relativo, porque las expectativas de reunir a 400.000 personas no se cumplieron.

Apáticos desde el 97 La pequeña burguesía belgradense, machacada por dos meses y medio de bombardeos de la OTAN y por la perspectiva de un invierno a 15 ó 20 grados bajo cero sin calefacción ante la magnitud de los destrozos en el sector energético, acogió con desgano la manifestación. Y la marcha se salvó sólo por a la llegada de opositores del interior de Serbia, que pasearon sus pancartas con el slogan de Milosevic, traidor .

Muchos belgradenses le reprochan a la oposición haberlos decepcionado en el invierno de 1996 a 1997, cuando luego de tres meses de manifestaciones diarias contra Milosevic, los líderes opositores acabaron claudicando.

Aquella tanda de protestas fracasó sobre todo por el choque de Zoran Djindjic, líder del Partido Demócrata (DS), con Vuk Draskovic, cabeza del nacionalista y populista Movimiento Serbio de Renovación (SPO).

Y como entonces, hoy la situación sigue idéntica. El jueves, en la tribuna principal de la manifestación, Djindjic y Draskovic se ignoraron totalmente, como si no se conocieran.

Peor aún, Draskovic habló abiertamente en favor de unas elecciones anticipadas en noviembre. Su motivación son las últimas encuestas, según las cuáles el SPO es hoy el primer partido de Serbia. Sin embargo, su idea le cayó como un baldado de agua fría a los demás partidos convocantes de la protesta, que han abogado por un gobierno de transición integrado por todas las fuerzas de la oposición.

Ante esa situación el diario opositor y pro occidental Danas comentó ayer: la tarea política normal de las oposiciones en democracia es derribar al Gobierno, pero en países como Yugoslavia, es perpetuarlo .

Hábil político Paralelamente, Milosevic ha jugado sus cartas de manera inteligente. Hace una semana, y ante las constantes manifestaciones populares en distintos puntos del país, el mandatario selló una alianza con los ultranacionalistas del Partido Radical Serbio (SRS) entregándoles varios ministerios entre ellos las carteras de Justicia y Comercio Exterior. Con esta maniobra no solo debilitó aún más al bloque opositor sino que amplió su base política para gobernar.

Una vez más Milosevic demostró porque lo llaman el llamado Zorro de los Balcanes , y dejó claro que atraparlo no será nada fácil.

FOTO: EL TRIUNFO de la marcha del jueves fue relativo pues los organizadores esperaban 400.000 personas y sólo acudieron 150.000.

MILOSEVIC ha realizado hábiles maniobras para seguir en el poder. Esta semana, por ejemplo, selló una alianza con los ultranacionalistas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.