MOVIMIENTOS EXTREMOS EN LA CANDELARIA

MOVIMIENTOS EXTREMOS EN LA CANDELARIA

21 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Un cuerpo desnudo, blanco de pies a cabeza, calvo y con unas orejas largas, se descuelga de la azotea de la Biblioteca Luis Angel Arango. No se trata de un suicida ni nada parecido, es solo un bailarín en el montaje más arriesgado que hasta ahora ha hecho la Compañía L Explose, de Tino Fernández.

Tríptico, que se verá hoy y mañana, a la 1 y 6 p.m., es parte de Insólito, el proyecto del Instituto Distrital de Cultura y Turismo por medio del cual los creadores hacen que sus montajes se integren a las calles, las plazas, los árboles y tomen por sorpresa a los transeúntes.

El lugar los alrededores de la Biblioteca fue escogido pensando en la cantidad de gente que transita, en su variedad y en las posibilidades que ofrecía la arquitectura del sector. Lo que pretendemos es coger al público desprevenido y hacer que mire su entorno, que se de cuenta de la ciudad en la que vive , explica Tino Fernández.

Vértigo y riesgo son las palabras con las que se puede definir este trabajo en el que la imagen es lo que cuenta: Hay un claro concepto de danza, pero con coreografías que están al servicio de la arquitectura , explica el director.

La pieza consta de tres cuadros. Además del hombre colgado, en una terraza se verá a una especie de Julieta moderna y a un hombre del futuro. Pero las historias no importan, insisten ellos. Lo que cuenta es lo visual. Todo está en función de la imagen. Según los realizadores, en la propuesta hay mucho de teatro, por los vestuarios, los maquillajes y las actitudes de los bailarines.

John Henry Gerena, Olga Barrios y Marbel Benavides son los bailarines que prestan sus cuerpos al juego atrevido que propone Tino Fernández. Con música de violín y una gaita gallega, los artistas se irán moviendo en los abismos que presentan las alturas.

Hasta ahora, L Explose solo ha hecho trabajos para sala. Qué aprendieron? Les preguntamos: Es fuerte. En un teatro se pueden manejar más las cosas, acá no se sabe que imprevisto se puede presentar. Nunca estaremos seguros de cómo saldrá todo. Hay mucho de improvisación. Aprendí a abordar el movimiento y la dirección de los bailarines de manera distinta .

FOTO: Miguel Menéndez/ EL TIEMPO TRIPTICO , de la Compañía de Danza Contemporánea L Explose, es un trabajo arriesgado en el que tres bailarines ponen sus cuerpos al extremo de los abismos que ofrece la arquitectura del barrio La Candelaria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.