ESTE ES EL TAMAÑO REAL DEL MERCADO

ESTE ES EL TAMAÑO REAL DEL MERCADO

Las 65.000 unidades de autos nuevos vendidos proyectadas para 1999 ocasionarán una fuerte contracción en el número de concesionarios que componen las redes comerciales de las marcas que tienen presencia en Colombia. (VER CUADRO: MERCADO AUTOMOTOR COLOMBIANO).

11 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Al fin y al cabo, una reducción del 60 por ciento en las ventas necesariamente producirá el cierre de la misma proporción de los concesionarios.

Es decir, si a principios de la apertura económica había unos 200 en todo el país y si en el mejor año de ventas (1997) se contabilizaron más de 500, es probable que al finalizar este 1999 queden, en el mejor de los casos, unos 300.

No hay marca que pueda decir que sus concesionarios estén atravesando buena salud financiera. De todas ha habido retiros y cierre de vitrinas.

La mayoría son de aquellos inversionistas que vieron la oportunidad de negocio durante el auge del sector automotor y proyectaron el retorno de su inversión en el corto plazo.

Sin embargo, hay otros que, no obstante su tradición de décadas en el mercado, no supieron acomodarse a la realidad y tuvieron que cerrar.

Algunos analistas afirman que solo los grandes sobrevivirán y tienen razón pues no es fácil aguantar los costos financieros y de devaluación que en este momento aquejan.

Habrá algunos que guardan la esperanza en que vengan tiempos mejores, pero la realidad económica del país indica que la burbuja aperturista se reventó y, ante el mayor control sobre los dineros de dudosa procedencia, no será fácil ver años de 100 mil unidades o más, a menos que haya un crecimiento del PIB representado en una mayor actividad productiva y no especulativa.

Algunos concesionarios han analizado el costo de la liquidación y han llegado a la conclusión de que es menos malo seguir perdiendo plata que pagarles a los bancos y a los empleados.

En esta situación desesperada hay varios, en espera de un milagro que les enderece el caminado.

Pero, para bien de los consumidores, solo sobrevivirán aquellos que no se dejaron deslumbrar por los resultados que permitían el pronto retorno de la inversión y sí pensaron el largo plazo.

Pérdidas sectoriales Mostrar balances en negro por estos días es una utopía.

Si a las ensambladoras se les atribuyen pérdidas acumuladas por no menos de 50.000 millones de pesos y se hace lo propio con los importados, se llega a una pérdida sectorial de 100.000 millones, cifra a la que hay que sumarle la de los concesionarios.

De tal forma que hablar de una pérdida acumulada de 150.000-200.000 millones es razonable.

Para recuperar ese rojo pasarán, como mínimo, entre dos y tres años, si mejora ostensiblemente la demanda.

Jamás sería una medida positiva regresar al esquema de antaño, el de economía cerrada con pocas y costosas opciones al consumidor.

Por el momento, a los que mejor les va es a aquellos que han mantenido o mejorado la participación en el mercado. En la actualidad, el 90 por ciento de las ventas se concentra en 10 marcas, a saber: Chevrolet (27,9%), Daewoo (13,6), Mazda (13,0), Renault (10,3), Mitsubishi (6,3), Toyota (5,6), Hyundai (5,3), Ford (4,7) y Nissan (2,5).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.