INVASIÓN DE ARRIERAS

INVASIÓN DE ARRIERAS

Los Posso Solarte y los miembros de la comunidad Pentecostal del corregimiento El Hormiguero podrían quedarse en la calle. Y no porque estén colgados con las cuotas del upac.

12 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

El riesgo que se cierne sobre ellos se debe a que los predios donde habitan están literalmente en el aire. Sus cimientos han sido socavados a lo largo de varios años por una diminuta especie que, multiplicada por millones, está haciendo estragos en varios sectores del Valle del Cauca.

La hormiga arriera, un milenario insecto que ha vivido del consumo de maleza, acaba con frutales, leguminosas, cítricos e incluso con elementos como caucho y telas. Todo, porque el hombre arrasó con los pastos y matorrales donde hallaba su alimento, para sembrar productos rentables o para construir viviendas.

Las secuelas del bicho saltan a medida que se camina por el área urbana del corregimiento El Hormiguero y cuando el visitante se adentra en Caucaviejo, Cascajal y La Pailita, las tres veredas que lo integran. Hasta ahora, se han detectado 2.954 hormigueros, distribuidos en una población de aproximadas 2.000 viviendas.

Debido a la presencia de las arrieras la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria de Cali (Umata), inició hace un año una campaña preventiva en tres corregimientos. Además de El Hormiguero, se trabaja en Navarro y La Buitrera.

La casa de bahareque de los siete miembros de la familia Posso Solarte, en la vereda Caucaviejo, está levantada sobre grandes socavones hechos por las hormigas.

Yamile Posso, una joven de 20 años, recuerda que desde hace dos meses, cuando llegó el técnico de la Umata, Germán Galindo, la presencia de la hormiga ha disminuido.

Galindo dice que a pesar de que la casa está levantada sobre socavones, no hay mayor problema, pues el bahareque se adecúa a cualquier situación. Pero cuando vayan a construir en material deberán rellenar el terreno , dice el técnico agropecuario.

A un kilómetro de allí, en la cabecera de El Hormiguero, se vive una situación similar. A las 7:00 de la noche, cuando los fieles evangélicos de este corregimiento del sur de Cali, inician su culto diario, paradójicamente empieza el dolor de cabeza de la familia de Luis González, vecino del predio.

A la hora de la cita religiosa, miles de hormigas salen en busca de la materia prima para elaborar el hongo que les sirve de alimento.

Y como el predio del templo está construido en material, las miles de hormigas literalmente se toman el patio de Luis González. De los árboles de naranja, limón y aguacate, no han quedado sino los tallos y las ramas secas.

La situación tiene al borde de la locura a evangélicos y vecinos del corregimiento, uno de los sitios más afectados con la presencia de las hormigas.

Por ello, en los ratos que deja de estudiar la Biblia, el pastor evangélico Hoover Pinillos, se dedica a combatir con venenos de toda clase a su diminuto enemigo. Hace un año compramos esta casa para nuestra iglesia, pero no nos imaginamos que las hormigas que veíamos nos iban a causar tanto problema , cuenta el hombre, mientras aplica un veneno en polvo.

Las consecuencias derivadas de la presencia del insecto son diversas. Jenny Cavas, una joven habitante de la vereda Cascajal, recuerda que sus inquilinos se fueron por culpa de las hormigas, pues estos bichos los estaban dejando sin alimentos.

Cada día escaseaban los frijoles, arvejas, blanquillos y el arroz. Los gránulos aparecían esparcidos a lo largo de un sendero que conectaba la cocina de la vivienda con un hormiguero.

Un día los inquilinos guardaron los alimentos en la nevera. Pacientemente, las hormigas destrozaron parte del caucho de la puerta de la nevera. Ese hecho motivó la salida de los arrendatarios.

El dolor de cabeza producido por las hormigas en las zonas rurales también comienza a sentirse en el corazón de Cali. Hay zonas verdes invadidas por las hormigas y según la Umata el muro de contención del Río Cauca, en las afueras de la ciudad, está siendo atacado por estos bichos.

Millones de arrieras han construido sus casas en los diminutos poros que quedan en la estructura de cemento. Ante esta situación, los técnicos de la Corporación Autónoma Regional del Valle (CVC), comenzaron una batalla contra la hormiga a orillas del caudaloso río. Su principal estrategia es sellar la entrada a los hormigueros ubicados en el muro que protege a una parte de la ciudad de posibles desbordamientos.

Armas caseras La Umata de Cali adelanta una labor educativa con los habitantes de este sector rural de la ciudad.

Se trabaja con tres productos: blitz, lorsban y micobiol, tres insecticidas que deben ser ubicados en los huecos de entrada de las hormigas o en los senderos de éstas, a unos 10 centímetros de los mismos.

El mensaje de los técnicos agropecuarios es que con la hormiga arriera debe aprenderse a convivir. Esta especie es muy inteligente y le hace el quite a los venenos que sean utilizados reiterativamente , dice Germán Galindo, técnico agropecuario.

Como medio para ahuyentarla, la Umata recomienda utilizar sistemas de contaminación, pues este animal es aseado.

Entre las recomendaciones está una mezcla que incluya estiércol de caballo, miel de purga y levadura. Una vez se tenga esta combinación, debe rociarse sobre los hormigueros, y de paso se aumenta el calor y se acelera el proceso de descomposición, lo cual obliga la salida de la hormiga. El consumo de levadura, las revienta.

Se recomienda también el uso de cítricos, bananos y plátanos en proceso de descomposición o la ubicación de animales muertos.

Incluso agrega Galindo la orina humana es otro elemento natural que saca a las hormigas de los socavones y las obliga a cambiar de hábitat.

La Umata recomienda el uso de cualquiera de los siguientes productos machacados: tabaco, higuerilla, yuca brava, ají, ajo, cebolla, fique, orégano, albahaca, pasto estrella, café molido y flor de muerto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.