MEDIA COPA, PERO...

MEDIA COPA, PERO...

Después del triunfo, 1-0, con el que Deportivo Cali terminó los primeros 90 minutos de la final de la Copa Toyota Libertadores contra Palmeiras, ahora le tocará ir a buscar a los muchachos de Cheché Hernández la hazaña .

03 de junio 1999 , 12:00 a.m.

Esa fue la frase de muchos aficionados cuando abandonaban el Pascual Guerrero. Pudo ser la noche inolvidable para Cali porque sus hombres tuvieron opciones de gol. Llegó Giovanny Córdoba. Llegó Víctor Bonilla. Y llegó Mayer Candelo. Todos en la primera parte y todos en las narices del débil arquero Marcos. Y en el complemento, Carlos Castillo también llegó y estrelló un balón en la raíz del palo.

Quedó ese minuto 42. Ese que tiene a Cali pendiendo de un hilo y que despertó un estallido en el Pascual. Ahí está la imagen de Mayer Candelo, haciendo la difícil. Cómo diablos iba a pasar entre dos brasileños más grandes y fuertes que él.

Candelo fue tozudo. Balón por la izquierda, cuando Cali sólo había buscado el carril derecho. Candelo controló. Vinieron a buscarlo Arce y Sampaio. Jugada confusa. Enredo. El balón que pasó entre los brasileños, Candelo airoso soltó el centro. Y Bonilla, el de siempre, el infaltable goleador, se elevó y clavó un cabezazo inalcanzable. Golazo. Golazo, y podía ser fácil hallar otro más.

Jugada de 30 segundos. Muchos de los que estaban en el estadio se llevaron las manos a la cabeza y buscaban con sus ojos los televisores instalados en las cabinas de la radio y de Cicrodeportes-Valle para volver a recrearse.

Ooooooh , se escuchó. Y después de ese oooohhh , lo acompañó el grito de gooolll que salió del corazón para luego explotar en un oe, oe, oe, te quiero, Cali, te quiero, Cali . O el Cali, Cali, Cali .

Sí, lo de Candelo fue de un malabarista, de un mago, de un hombre que se inspiró en 30 segundos y con ello, el Cali se impuso.

Bonilla fue el hombre del gol, pero en la historia de este compromiso y dentro del lamento que se le escucha al aficionado se le anota al 9 azucarero esa acción del minuto 7 de la inicial cuando solo, frente a Marcos, perdió. El delantero había recibido un pase de Candelo por el callejón. En esa acción, Baiano Junior gateó y se vio torpe como al resto de compañeros de defensa.

El Cali, en el primer tiempo, tuvo claridad en su fútbol a pesar de que en este compromiso no estaba Arley Betancourth para que le diese su acostumbrada dinámica. El jugador tiene una fractura en uno de sus dedos de su pie derecho.

Pero en la parte final se fue quedando. Viveros luchaba, pero con menos intensidad. Y Yepes atrás cerraba las intenciones del visitante. Había destellos de toque, pero Palmeiras estaba feliz con el marcador.

Había que verlos al final del partido. Celebraron la derrota. Pero más que irse contentos, se fueron pensando que el 1-0 les favorece para el partido de vuelta, el miércoles 16 de junio, en Sao Paulo.

Palmeiras demostró que su fútbol es práctico, sin ese jogo bonito que tanto exigen los brasileños. Este equipo de Scolari tuvo orden y en ello radicó su éxito en obtener un marcador tan estrecho. Pudo anotar el visitante? Tal vez, en dos oportunidades. A los 28 de la inicial, Oséas remató y Dudamel salvó. El delantero de Palmeiras estaba en fuera de lugar. La otra se registró a los 5 del complemento en el cobro de un tiro libre que pegó en la unión del larguero con el palo. Ese disparo de Arce produjo una sensación extraña en el estómago de los hinchas.

Pudo ser la noche inolvidable del Cali. Pero no. El aficionado que abandonó el estadio se fue sin celebrar. No hubo fiesta verde. Sin embargo, cada vez que cierra los ojos por un momento, ve de nuevo cómo Candelo dejó a dos rivales en el camino y cómo levantó la pelota para el cabezazo de Bonilla. Ese único gol le sirve a este Cali y a sus seguidores para que se aferren a este triunfo y sueñen. Podrá en Sao Paulo defender el 1-0? Esa será otra historia.

ALI1 PALMEIRAS0 Estadio: Pascual Guerrero. Asistencia: 37.000 espectadores. Taquilla: $630 000.000. Arbitro: Mario Sánchez (Chile).

Cali: Dudamel; Pérez, Mosquera, Yepes y Bedoya; Viveros, Zapara, Córdoba y Candelo; Castillo y Bonilla. DT: José Eugenio Hernández. Cambios: Marrero por Bonilla (28 ST) y Rey por Castilo (35 ST).

Palmeiras: Marcos; Arce, Junior Baiano, Roque Junior y Junior; César Sampaio, Rogerio, Alex y Zinho. DT: Luiz Felipe Scolari. Cambios: Evair por Oseas (1 ST), Euller por Alex (26 ST) y Galeano por Evair (37 ST).

Goles: Bonilla (42 PT). Expulsados: no hubo. Partido: intenso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.