LA CORRIENTE DE RENOVACIÓN SOCIALISTA

LA CORRIENTE DE RENOVACIÓN SOCIALISTA

Pese al escepticismo que invadió al país a raíz del fracaso del proceso de paz con la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar (CGSB) en Tlaxcala (México), las perspectivas de incorporación a la vida civil de una importante escisión de la Unión Camilista del Ejército de Liberación Nacional (UCELN), la llamada Corriente de Renovación Socialista (CRS), abren de nuevo el horizonte de la esperanza. La nueva nación que se vislumbró en la Constitución de 1991, pacífica, democrática y participativa, continúa su marcha. A diferencia de El Salvador, país en el cual se presentó una resolución global del conflicto armado, en Colombia sigue predominando el modelo de paz parcelada. Es decir, una integración parcial, escalonada, de distintos grupos insurgentes, a la vida civil. A pesar de sus desventajas, esta modalidad de resolución del conflicto armado ha sido la única viable, dadas las hondas diferencias que han existido entre los diversos grupos armados.

04 de abril 1993 , 12:00 a.m.

Los orígenes de la CRS A riesgo de tener que introducir al lector en la compleja sopa de letras que es y ha sido la izquierda colombiana, cuyas múltiples siglas desbordan incluso a los iniciados, es indispensable reconstruir esta laberíntica historia para comprender el significado de la CRS.

En los inicios de los años setenta se produjo un fraccionamiento profundo en el Partido Comunista MarxistaLeninista; éste había surgido en el año 1964 como una escisión del Partido Comunista a raíz de la crisis chinosoviética. En pocos años se contabilizaban más de 14 grupos originarios de aquel tronco maoísta común.

Uno de estos grupos, la Tendencia ML, tras múltiples confrontaciones ideológicas, habría de encabezar un proceso de unificación de algunas de estas agrupaciones: la Liga ML, el PCml Línea Proletaria y una pequeña escisión del ELN en el sudeste antioqueño, denominada el Movimiento de Unidad Revolucionaria (MUR).

Esta unificación condujo a la creación del llamado MURml que, a su vez, se unificó con un grupo de izquierda radical que, a su vez, se unificó con un grupo de izquierda radical con presencia en las principales ciudades de la Costa Altántica y en Bogotá, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), dando origen al Movimiento de Izquierda Revolucionaria Patria Libre en 1983. Esta impulsa una organización de masas denominada Pan y Libertad, y pequeños núcleos armados en Sucre y Córdoba.

En 1989, el MIR Patria Libre se fusionó con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), dando origen a la actual organización denominada Unión Camilista ELN. La importancia de reconstruir la historia del MIR Patria Libre reside en que, en lo fundamental, la CRS proviene de sus filas. En efecto, todos los dirigentes de la Corriente, con la sola excepción de Jacinto Ruiz, miembro histórico del ELN, provienen del MIR Patria Libre.

Así, por ejemplo, Gabriel Borja, uno de los máximos dirigentes de la CRS, fue el secretario político de la Liga ML, Enrique, otro de sus dirigentes, proviene de la Tendencia ML. Gonzalo, fue el Secretario Político del MUR. Y, en general, la militancia de base está compuesta por ex miembros de esa organización.

La militancia de base del MIRPatria Libre provino en lo fundamental de dos fuentes: por una parte, el movimiento campesino sacudió a la Costa Atlántica en los años setenta y, por otra, el movimiento estudiantil que por la misma época tuvo resonancias nacionales. El núcleo fundamental se ha mantenido ligado, a lo largo de más de quince años, con los movimientos campesino, sindical, estudiantil y barrial de la Costa Atlántica. Incluso cuando se fusionaron con el ELN, no perdieron su identidad política ni su sensibilidad hacia la acción sindical y popular.

El militarismo estrecho y el sectarismo sin límites del ELN chocaban con su experiencia histórica. Se trataba, sin duda, de dos subculturas políticas radicalmente diferentes. En el mismo día de la fusión comenzaron los conflictos que habrían de desembocar en la ruptura.

Durante el proceso de paz en la administración Betancur, el MIRPatria Libre en unión con el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y el ELN conformaron una coalición de grupos guerrilleros, opuestos al proceso de paz, denominada la Tripartita Guerrillera. Mientras que el MIRPatria Libre se fusionó con el ELN en 1989, el PRT se incorporó a la vida civil en 1991.

El nacimiento de la UCELN En el Congreso de fusión celebrado en 1989 se presentaron tres tendencias. La tendencia renovadora encabezada por Jacinto Ruiz y Gabriel Borja que contó con 39 delegados. La tendencia histórica ultrarradical, conformada fundamentalmente por los Frentes José Antonio Galán y Domingo Laín, y la Compañía Anorí, que sumaba 24 delegados. Y una corriente intermedia, mayoritaria, que buscaba un equilibrio ante las dos anteriores con un total de 40 delegados. Esta última encabezada por Manuel Pérez, Francisco Galán y Nicolás Rodríguez ( Gabino ).

La corriente renovadora, que reunía a los miembros del MIR Patria Libre y a antiguos miembros del ELN descontentos con las orientaciones de su organización, planteó la necesidad de impulsar tareas democráticas, de luchar por la convocatoria de una Asamblea Constituyente Popular y, ante todo, de participar en las elecciones para alcaldes en 1990.

Los sectores ultarradicales, por el contrario, denunciaron la socialdemocratización a la cual se vería llevado el ELN si aceptaba esas tesis, y rechazaba toda opción distinta a la de estrategia militar. Incluso solicitaron una severa sanción, que no prosperó, contra Manuel Pérez por haber permitido la fusión con ese grupo reformista.

Finalmente, el sector centrista se colocó en posición de equilibrista, ya que apoyó a los sectores militaristas para alcanzar la mayoría en el Comando Central y en la Dirección Nacional, pero también aceptó la opción del grupo renovador tendiente a una salida política del enfrentamiento armado con el Estado. Lo cual explica la sorprendente presencia de la UCELN tanto en Caracas como en Tlaxcala en 199192.

En resumen, la UCELN desde su primer Congreso, se configuró como una organización fundada en un equilibrio complejo de fracciones políticas cada una con su propio perfil. Situación que, aún hoy, con el retiro de la CRS, persiste.

Las tesis centrales Las principales razones de la ruptura entre la CRS y la UCELN según los dirigentes del primer movimiento, fueron las siguientes: En primer término, para la Corriente, el proyecto político guerrillero tuvo su principal asiento en las áreas rurales y suburbanas; esto en un país en acelerado proceso de urbanización, contribuyó a su creciente marginalización con respecto a la problemática de la población urbana mayoritaria.

En segundo término, en los últimos años, la combinación de las formas de lucha ha privilegiado la acción armada, en detrimento de la acción política y de movimiento de masas.

En tercer término, el sectarismo estrecho de la UCELN va en contravía del pluralismo político emergente en Colombia. En cuarto término, el derrumbe del campo socialista obliga a representar los proyectos de sociedad que defendía el movimiento armado.

Finalmente, la Corriente critica el protagomismo de las vanguardias que suplantan a la población que afirman representar, ahogando sus iniciativas y terminando por ser un fin en sí mismas.

El debate en torno a estos postulados dio paso a una crisis que condujo, en agosto de 1991 a la expulsión de la CRS de las filas de la UCELN. Manuel Pérez, tras oscilar entre las dos corrientes más polarizadas (la reformista y la radical), terminó apoyando a la segunda en detrimento de la primera.

En ruptura con el pasado del ELN, cuando los conflictos internos eran dirimidos mediante el fusilamiento de los disidentes, en esta ocasión, y a pesar de los intentos de las fracciones ultrarradicales, las relaciones de la CRS con la UCELN son de mutuo respeto a pesar de las profundas diferencias. De los 65 miembros de la CRS que han perecido desde el momento de la ruptura, solo en un caso ha sido implicada la UCELN: el asesinato del ex secretario militar de las redes urbanas en Bucaramanga.

El proceso de paz El proceso de paz con la CRS tiene una importancia estratégica para el país, con independencia del número de miembros que aglutina esta disidencia. La Corriente, más que un aparato armado, es un aparato político y sindical que reúne a unos 1.500 activistas repartidos en distintos frentes de acción. Al igual que en la UCELN, el frente armado no aglutina más del 17 por ciento del total de miembros.

Sin embargo, así se trate de un cuerpo armado reducido, la negociación con la CRS es un verdadero test case para la CGSB o, al menos, para sus corrientes internas, favorables a una solución negociada al conflicto armado, que en estos momentos tienen dificultades de expresión e incidencia. Del mismo modo que el proceso de paz con el M19 sirvió para abrirle camino a la inserción del EPL, el PRT y el Quintín Lame, un exitoso proceso de paz con la CRS puede servir de apoyo para los sectores partidarios de la paz que, en el seno de la CGSB, miran con escepticismo la prolongación de una lucha armada sin vigencia ni perspectivas.

Es indudable que el proceso de paz que se inicia va a tener un marco de negociación muy diferente a los del pasado, dado que se desarrolla en el contexto de la nueva Constitución. No se trata, por tanto, de la discusión de un nuevo escenario institucional y político, sino del desarrollo normativo de la nueva Carta.

En este sentido, el nuevo espacio democrático abierto desde 1991 facilita la inserción de nuevos actores en la arena política. Ojalá esta nueva etapa de paz sea el último rescoldo en el camino de la paz definitiva que requiere el país y que exigen todos los colombianos. (*) Profesor del Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.