GENERACIÓN DE VALOR EN COLOMBIA

GENERACIÓN DE VALOR EN COLOMBIA

}Antes la explicación del desenvolvimiento histórico de la compañía se hacía partiendo de índices financieros simples como el índice de endeudamiento, el margen de utilidad sobre ventas o la razón de liquidez. Desde hace algunos pocos años se viene introduciendo en Colombia algunas nuevas técnicas de análisis y la gestión empresarial partiendo de índices financieros agregados.

09 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

Los índices agregados son aquellos que se construyen o se deducen de la unión de dos o más índices financieros simples. El índice Du Pont es uno de los índices de mayor tradición que había logrado un amplio reconocimiento, porque une los índices de actividad y el margen de utilidad sobre ventas, y muestra cómo interactuan para determinar la rentabilidad de los activos (Return on Investment).

Donde UOdi, son las Utilidades Operativas después de impuestos.

Una práctica que se venía observando era la aplicación de técnicas administrativas que implicaban introducir a la empresa en un proceso especifico, pero que no le permitían determinar los resultados en forma concreta y con un objetivo global. Muchas empresas se embarcaron en temas como la calidad total, la reingeniería, el justo a tiempo. Estas herramientas eran utilizadas en su momento por los ejecutivos de las empresas como si fueran la solución a todos sus problemas y como si uno pudiera aislar cada uno de estos conceptos dentro de la empresa.

Desde enero de 1998, Portafolio ya hacía notar que el éxito de una empresa no depende de la buena fe de los empresarios que creen que están administrando con eficiencia los capitales que le han confiado los accionistas e inversionistas de la compañía, porque saber qué tanta riqueza le está proporcionando a su empresa no es nada fácil. Si se equivoca en la medición de indicadores claves, el gerente de una compañía puede llevarse una desagradable sorpresa.

Por ejemplo, hay casos en que aparentemente una compañía es exitosa porque está dando grandes utilidades, pero no se tiene en cuenta que al mismo tiempo está requiriendo de grandes inversiones, factor que puede estar atentando contra un alto rendimiento real.

nuevos concepto Para evitar distorsiones y engaños en los resultados, en la mayoría de los países se ha puesto en práctica dos novedosos sistemas para nuestro medio: El Valor Económico Agregado (Eva) y el Valor de Mercado Agregado (MVA). Se trata de dos herramientas de medición del rendimiento del capital invertido en una empresa, que aunque es nuevo para Latinoamérica, está siendo utilizado en los Estados Unidos desde hace más de diez años. Portafolio en algunas ediciones de Fortune Americas, ha publicado informes completos sobre este mecanismo que permite medir con certeza la auténtica rentabilidad de las empresas.

Para calcular el EVA se toma la utilidad operacional, neta de impuestos, y se le quita el costo total anual del capital. La medida que fue creada por la firma de consultoría norteamericana Stern Stewart, le permite a las empresas saber si están creando un verdadero valor agregado económico a sus accionistas o socios. Estos índices son usados ahora comúnmente en empresas como Coca Cola, IBM AT&T y los grupos Vitro y BAL en México.

El EVA es una manera de medir la rentabilidad real de una operación que toma en cuenta el costo de todo el capital que es utilizado , comentaba Bennet Stewart, gerente de la empresa. El concepto de capital que se maneja en el EVA va más allá de los términos contables que tradicionalmente se usan: debe tomar en cuenta todo el dinero relacionado con los activos fijos, la capacitación, investigación y desarrollo que se supone son productivas en un período dado y el llamado capital de trabajo, concepto de corto plazo.

Según Stewart uno de los aportes del EVA a una administración moderna es el poder enfocarse en una meta de largo plazo y no estar cambiando permanentemente de objetivos, como ocurre en las empresas no solo de Colombia, sino de muchos países.

MVA es Valor Agregado de Mercado, por las siglas en inglés de Market Value Added. Ella mide el rendimiento que una empresa ha generado para los accionistas. Se obtiene de la diferencia entre el valor total de mercado de una compañía (al valor que se vendiera) y el capital invertido por los accionistas. Si el resultado es positivo, quiere decir que la empresa ha creado valor para sus dueños y si la diferencia es negativa demuestra que ha destruido valor.

Mientras el MVA mide el valor acumulado de una empresa a una fecha dada, el EVA, Valor Agregado Económico, del inglés Economic Value Added, mide el valor creado en un determinado período. Por eso, una compañía en un mal año puede tener un EVA negativo, pero un MVA positivo.

La importancia del EVA es que se trata de una herramienta muy simple pero que abarca de manera integral a toda la empresa.

Los conceptos básicos que deben tenerse en cuenta para su cálculo son las utilidades operativas después de impuestos (UOdi), el costo promedio ponderado de capital (CC) y el capital económico, que incluye el patrimonio de los accionistas y la deuda de la empresa. El EVA se obtiene al deducir de dichas utilidades el capital económico multiplicado por el costo de capital.

Por ejemplo, si una empresa tiene un capital de 10.000 millones de pesos y su costo de capital es del 35 por ciento significa que su rendimiento esperado sería de 3.500 millones y si sus utilidades son de 4.000 millones de pesos, el EVA generado son 500 millones.

Dos de las empresas que se han destacado entre las 100 empresas latinoamericanas mas generadoras de Valor han sido la Compañía Nacional de Chocolates y Cementos del Valle.

Entre otras empresas colombianas que generan más riqueza, de acuerdo con el sistema de administración financiera Eva, están: Cementos Diamante S.A., Almacenes Exito S.A., Pavco S.A., Compañía Colombiana de Tabaco S.A., Cementos del Caribe S.A., Promigas S.A., Industria Colombiana de Llantas S.A., Cartón de Colombia S.A., Aerovías Nacionales de Colombia S.A., Estación Terminal de Distribución y Producción de Petróleo (Terpel), Carulla y Compañía S.A., Industrias Alimenticias Noel S.A., Compañía de Medicina Prepagada Colsanitas S.A., Distral S.A., Terpel Sur S.A., Gran Cadena de Almacenes Colombianos S.A., Siderúrgica de Medellín S.A., Procesadora de Leches S.A., Fábrica de Hilados y Tejidos del Hato S.A., Papeles Nacionales S.A., Bavaria S.A. y Compañía Colombiana de Tejidos S.A.

Hoy en día son también muchas las firmas en el mundo que han adoptado el sistema de valor económico agregado que también es utilizado por algunos bancos de inversión para el análisis de inversiones.

El EVA es una medida del rendimiento de la empresa que nos indica cuánto valor se crea con el capital invertido lo que resulta en un indicador de valor para los accionistas. Una compañía crea valor solamente cuando el rendimiento de su capital (return on investment - ROI) es mayor que su costo de oportunidad o tasa de rendimiento que los inversionistas podrían ganar en otro negocio de similar riesgo.

Como se dijo al principio el ROI se puede descomponer en un número de variables críticas que pueden ser influenciadas por la administración de las firmas para mejorar el rendimiento de capital y en consecuencia aumentar el valor del EVA.

Los accionistas y los inversionistas estarían sin embargo mas preocupados por la rentabilidad sobre el patrimonio (ROE), porque mide las utilidades netas en relación con el valor del patrimonio. Una variable similar es la rentabilidad por acción, especialmente para aquellos accionistas cuyas empresas tienen sus acciones inscritas en el mercado de valores.

Por definición la rentabilidad de los accionistas se escribe: Donde, P, es el patrimonio (equity) De la primera ecuación presentada se puede deducir que, Y a su turno que, Donde, D: endeudamiento global La rentabilidad del Patrimonio se puede reescribir entonces como: O lo que es lo mismo, Remplazando la rentabilidad del activo (ROI), se puede decir que: Esta ecuación es de gran importancia para diseñar estrategias conducentes a mejorar la rentabilidad de los accionistas, porque además del esfuerzo de mejorar la rentabilidad de los accionistas, exige revisar el nivel de apalancamiento (D/P), que en principio indicaría que a mayor endeudamiento mayor rentabilidad para los accionistas. Pero, más altos grados de apalancamiento financiero traen consigo el riesgo de tener que vender más para poder servir el mayor endeudamiento, que dice que no hay que olvidar que a mayor deuda más intereses y mayores pagos a capital. En otras palabras, la empresa tiene que vender más para alcanzar sus puntos de equilibrio operacional y de liquidez.

Vale la pena señalar que existen diferentes versiones para la descomposición del ROE. La toma de decisiones debe estar dirigida a afectar este indicador y mejorar el EVA de la empresa. De otra parte, el crecimiento tanto de las utilidades como de los dividendos está determinado por la interacción simultánea del ROE y de la política de dividendos de las empresas. La importancia de lo anterior es que el crecimiento sostenible o la tasa de crecimiento que puede mantener una empresa sin necesidad de emisiones externas está determinada por el producto del ROE y la tasa de retención de dividendos que es la principal fuente de crecimiento del patrimonio de los accionistas.

La adopción del EVA por parte de las empresas colombianas permitirá una adecuada gestión empresarial, mejorar su competitividad y aumentar la capitalización de mercado que determina la riqueza de sus inversionistas, tanto los acreedores y proveedores, como los mismos accionistas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.