OBISPO DE TIBÚ FUE SECUESTRADO

OBISPO DE TIBÚ FUE SECUESTRADO

A menos de dos años de haber estado secuestrado por el Eln que lo acusó de ser cómplice de los paramilitares, este domingo fue nuevamente plagiado por presuntos subversivos, el obispo de la Diócesis de Tibú (Norte de Santander), monseñor José de Jesús Quintero Díaz.

17 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Sin embargo, solo hasta la tarde de ayer fue confirmado el secuestro por el arzobispo de Medellín, monseñor Alberto Giraldo Jaramillo, presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, por lo que la Policía y el Ejército poco sabían del caso.

El obispo fue secuestrado hacia las cinco de la tarde del domingo por un grupo armado, que dijo pertenecer a la coordinadora guerrillera, cuando regresaba de cumplir labores pastorales en la región de El Tarra, territorio de su Diócesis , aseguró monseñor Giraldo, quien se ofreció como mediador para su liberación.

El obispo, que ese día celebraba sus 50 años de edad, viajaba de regreso a Tibú en un Toyota de placas BUW-369, cuyo paradero se desconoce. Diecinueve de los 23 sacerdotes de la Diócesis de Tibú suscribieron un comunicado solicitando la liberación inmediata de su jerarca, al igual que la del resto de secuestrados en el país.

Este segundo secuestro del religioso se produce casi tres meses después de que el orden público en la región se alteró notablemente por las repetidas incursiones de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), dirigidas por Carlos Castaño, que desde mayo pasado han asesinado aproximadamente 50 campesinos de la región, bajo la sindicación de ser auxiliadores de la guerrilla.

Así mismo, esas incursiones han provocado el éxodo de más de mil labriegos hacia la frontera con Venezuela, muchos de los cuales se han refugiado en Cúcuta. En esa zona del Catatumbo, el Eln en las últimas décadas ha ejercido una amplia presencia.

El primer secuestro del prelado ocurrió el 24 de noviembre de 1997, cuando guerrilleros del frente Armando Cacua Guerrero del Eln se lo llevaron por casi un mes, acusándolo de ser cómplice de los paras que para esos días habrían cometido varios crímenes.

En ese entonces, el grupo guerrillero dirigió una carta a su Santidad El Papa donde denunció las supuestas omisiones del jerarca para denunciar los atropellos paras . Para su liberación, que se produjo el 12 de diciembre de ese año, el Ejército hizo un cese de sus operaciones en la zona del Catatumbo.

Monseñor Quintero Díaz llegó a la región hace más de dos años, proveniente de Chocó para suceder a monseñor Luis Madrid Merlano.

Este es el segundo atentado contra un religioso en Norte de Santander en lo que va corrido del año, pues el pasado 18 de mayo, guerrilleros del Epl asesinaron al párroco de Cáchira, Pedro León Camacho, porque estaba denunciando los atropellos de la guerrilla con la población civil.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.