MUJERES EN ASCENSO

MUJERES EN ASCENSO

En Estados Unidos, la paridad de sexos se está volviendo una realidad. El caso del nombramiento del presidente de Hewlett-Packard recayó en una mujer, pero no sólo eso.

09 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

De cuatro finalistas a esa alta posición, dos eran mujeres. La tendencia a la igualación de sexos en los negocios es a mejorar para las mujeres. A medida que la máquina de creación de puestos de empleo de la Nueva Economía se mantiene dinámica, el ascenso de las mujeres es inevitable. Con una tasa de desempleo del 4.3 por ciento y un crecimiento económico muy por encima del 3 por ciento, se torna imposible para con los jefes masculinos más chauvinistas excluir a las mujeres empleadas de sus cálculos futuros.

Pero no es sólo el efecto de la ley de la oferta y la demanda el que está operando a favor de la mujer. Algún crédito debe darse a los movimientos femeninos, acción afirmativa y demás asociaciones. Pero los factores más importantes que están propulsando las mujeres a posiciones de poder comparativo son las dos gigantescas fuerzas que están modelando la economía o sea el rápido cambio tecnológico y la globalización. La Nueva Economía resultante favorece a trabajadores que sobresalen en manipular la información y en resolver problemas. Y, sin discusión, la más grande fuente de trabajadores con esa destreza son las mujeres.

Más importante, en los próximos años, el suministro de mujeres con destreza en la Nueva Economía crecerá como la espuma. Por primera vez, el grupo de mujeres entre las edades de 25 y 35 tienen más educación que sus contra- partes masculinas. En los tiempos presentes, una mayoría de los bachilleres, y gente con grados de maestría son mujeres, y ellas acceden al 40 por ciento de los doctorados. Las mujeres hacen el 46 por ciento de entradas a facultades de leyes y el 42 por ciento de los graduados en escuelas de medicina.

Estos avances educativos se están produciendo en el trabajo. En 1998, las mujeres accedieron al 46 por ciento de las posiciones administrativas, ejecutivas y gerenciales, mucho más que el 34 por ciento en 1983. Y en una economía en la que el talento empresarial se está necesitando, las mujeres están iniciando nuevos negocios al doble de la tasa de los hombres.

Las mujeres también están entrando a la fuerza de trabajo en números récord. La tasa de participación de la mujer en el trabajo de aquellos entre 25 y 54 años está por encima del 75 por ciento. Y a medida que los negocios se adaptan a arreglos flexibles de trabajo, ofrecen más opciones para los niños, y más paga, las mujeres se igualarán sin duda a las oportunidades de los hombres.

Obviamente, el mundo no se está volviendo aún el mundo de la mujer. Todavía persiste una distancia de sexos en lo que respecta a salario. En 1998, las mujeres ganaron alrededor del 76 por ciento de la paga de los hombres. Todo el avance de la mujer en lo que respecta a oportunidades de empleo no hubiera sido posible si no hubiera sido por el empeño de la mujer en educarse mejor, y aún sobrepasar en talento a los hombres. Además, en muchos países, los hombres, como podría ser el caso de Colombia, han estado fallando en liderazgo y en conducción de los delicados negocios del gobierno de los asociados. Las oportunidades para la mujer están ahí, para ellas aprovecharse de una oportunidad feliz de demostrar su mucha valía para sacar a Colombia del atolladero en que estamos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.