CÓMO ENGAÑAN LAS APARIENCIAS

CÓMO ENGAÑAN LAS APARIENCIAS

Luego de sufrir un grave accidente automovilístico (se ruega a los supersticiosos tocar madera), Bill Gates recuperó la conciencia y se encontró con Dios en el Purgatorio.

17 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Bien, Bill dijo Dios: realmente tu caso me tiene confundido. No estoy seguro de si debo mandarte al paraíso o al infierno. Después de todo, ayudaste a la sociedad poniendo un computador en casi cada hogar del mundo... pero es que también creaste Windows 95.

Voy a hacer algo que nunca hice hasta ahora: te voy a dejar elegir el sitio a donde prefieres ir Entonces, Bill contestó: Bueno... gracias Dios. Pero, cual es la diferencia entre los dos? Dios replicó: Estoy dispuesto a dejarte hacer una breve visita al infierno y al paraíso, para que puedas tomar la mejor decisión.

Bill le dijo: Bien, pero, a dónde debería ir primero? Dios le contestó: Eso también te lo dejo a ti.

Está bien replicó Bill. Probemos con el Infierno primero.

Entonces, Bill fue al Infierno. Era un lugar precioso, limpio, con playas llenas de blancas arenas y aguas claras. Había miles de mujeres hermosas corriendo, jugando entre las olas, riendo y gozando de la vida. El sol brillaba en lo alto, y la temperatura era más que perfecta.

Bill, encantado, le dijo a Dios: Esto es fantástico. Si este es el infierno, no puedo esperar a ver el paraíso.

Bien dijo Dios, y fueron al paraíso, que estaba ubicado arriba de las nubes. Tenía ángeles tocando liras y cantando. Era apacible y lindo, pero no encantador, como el infierno.

Bill lo pensó rápidamente y comunicó su decisión a Dios: Hmmm... Creo que prefiero el Infierno.

Bien respondió Dios. Como desees.

Entonces, Bill Gates fue al Infierno.

Dos semanas después, Dios decidió revisar si el otrora millonario estaba disfrutando su vida en el infierno. Cuando llegó, encontró a Bill esposado en una pared, gritando entre las llamas ardientes dentro de una oscura cueva. Demonios! Estaban torturándolo y quemando su cuerpo.

Cómo vas, Bill? le preguntó Dios.

Con angustia y desilusión en su voz, Bill le respondió: Esto es una #$

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.