SOBREVIVIENTE EN ACCIDENTE AÉREO

SOBREVIVIENTE EN ACCIDENTE AÉREO

Ya todo el país estaba resignado a que no había sobrevivientes, cuando una luz se encendió para las siete desconsoladas familias de los ocupantes de la avioneta desaparecida desde el sábado a las 8:30 de la mañana cuando iba de Ibagué a Planadas (Tolima). (VER MAPA)

23 de marzo 1999 , 12:00 a.m.

Los minutos se convirtieron en siglos de agonía tras saber que alguien había sobrevivido. Cada uno esperaba que la suerte lo dejara escuchar el nombre de su pariente o amigo. La fortuna fue para Víctor Manuel Tafur, subdirector técnico del Programa Presidencial para la Sustitución de Cultivos Plante.

Hacia las 10:40 minutos de la mañana de ayer, el helicóptero 4542, una de las siete aeronaves de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) que hacía parte del grupo de búsqueda, divisó en el caserío el Copete, vereda Hato Viejo, jurisdicción del municipio de Chaparral, (cinco y media millas al suroeste de Ataco) a la avioneta tipo Piper de matrícula HK 1603, de la empresa Sadi.

Según informaciones del piloto Félix García Motta, quien piloteaba su avioneta por encima del helicóptero de la FAC y retransmitía información para el puesto de mando de Chaparral, la avioneta había colisionado de frente contra el filo de una montaña, posiblemente cuando el piloto Marcelino Moreno viró a la derecha y emprendió el ascenso para retomar la ruta a Chaparral, desde donde retomaría una nueva ruta hacia su lugar de destino, Planadas.

En la avioneta fallecieron el sacerdote y periodista Javier Arango, el camarógrafo Daniel Rojas, el asesor del Plante, Carlos Santiago Cano; el subdirector del Plan Colombia, Alfredo Benoit y el secretario privado de la Gobernación del Tolima, Carlos Yesid Sánchez.

Desde el mismo momento en que se declaró oficialmente extraviada la avioneta el sábado en la mañana, todo el Tolima estuvo en vilo, pendiente de la suerte que pudieron haber corrido los ocupantes de la nave.

En la avioneta había un pasajero que para los tolimenses era una de las personas más conocidas y apreciadas. Se trataba del padre Javier Arango Jiménez quien había ocupado uno de los asientos de la avioneta con el fin de cumplir labores periodísticas para el noticiero TV Hoy del cual era corresponsal desde hacía 17 años.

Era tal el cariño que sentían los tolimenses y los ibaguereños por el padre Arango, que este domingo en las misas tradicionales que él acostumbraba a oficiar a las 4:00 p.m. en la iglesia del Divino Niño y a las 6 de la tarde en la Iglesia Catedral, a más de uno de los asistentes se les vio rodar por sus mejillas lágrimas de dolor por la ausencia del amigo, del consejero e incansable trabajador por las causas sociales. Todos desde luego abrigaban la esperanza de que no sólo él sino el resto de pasajeros de la avioneta estuvieran con vida.

Otro de las familias que evidenciaba la congoja por el insuceso era la del asesor del Plante, Carlos Santiago Cano. Su padre, el ex gerente nacional de la Caja Agraria, Carlos Gustavo Cano, no tuvo un solo minuto de descanso en estos dos días.

Lo mismo ocurrió con la familia del piloto Marcelino Moreno, quien sobrevivió a la tragedia de Armero, pero la suerte no le ayudó en esta ocasión. Su padre, el ex alcalde de Lérida, Lisardo Moreno dijo que era un experimentado piloto, consagrado a la profesión.

** Esclavo de Dios y la noticia Que tenía más puestos que un bus , solía escucharse decir entre sus colegas periodistas respecto a su activa vida. Una rutina que empezaba todos los días a las 4:30 de la mañana para dirigir el noticiero Aló contamos contigo en radio Súper de Ibagué. Posteriormente se ocupaba de sus eucaristías, cubría los acontecimientos periodísticos más inesperados de orden público, les hacía eco a las quejas de la comunidad, organizaba campañas cívicas y editaba sus informes para el noticiero TV Hoy, entre otras tareas, para concluir su jornada hacia la media noche.

El sacerdote había nacido hace 53 años en el municipio de Santa Isabel (Tolima). Llevaba 26 años como sacerdote, 23 como periodista, 21 vinculado a la cadena radial Súper y 17 como corresponsal del noticiero TV Hoy, a través del cual se dio a conocer al país por el carácter crítico y de denuncia de sus informes.

Le gustaba leer la filosofía oriental, teología y psicoanálisis. Con ellos aprendí a respetar la intimidad del hombre, a no discutir por discutir y a abolir para siempre las prevenciones, así como a aceptar que como seres humanos nos equivocamos y debemos aprender a pedir perdón .

** Nunca perdieron las esperanzas Ibagué y Cali Víctor Manuel Tafur, el único sobreviviente del accidente aéreo en el Tolima, fue recogido después del siniestro por un campesino de la zona que lo llevó a su casa y lo cuidó hasta que llegaron los organismos de socorro, 54 horas después de su rescate.

Además de un esguince de tobillo, Tafur sólo presenta deshidratación y un malestar propio del impacto y de la zozobra, según informaron algunos especialistas.

Hacia las 3:30 de la tarde fue llevado hasta Ibagué y fue internado de inmediato en la Clínica Tolima de esa ciudad.

Sus familiares dicen que no perdieron nunca las esperanzas y que desde que supieron de la pérdida de la aeronave elevaron ruegos al cielo para que Tafur saliera ileso del accidente aéreo. Así lo aseguraron Soledad, Irene y Sacha, tía y primos del único sobreviviente.

Por eso ayer a las 2:30 de la tarde, cuando el cuñado del funcionario, Eduardo Barco, les confirmó la noticia desde Ibagué, todos se abrazaron y le dieron gracias a Dios por lo sucedido.

Ellos describen a Tafur como una persona bondadosa y seria, a la que le gustan muy poco los chistes, aunque casi nunca esté de mal humor.

Su primo Sacha Javier Tafur Mangada, estudiante de derecho, dice que el subdirector del Plante es el mejor jefe y es quien lo ayuda y orienta en su carrera.

Tafur, abogado de 35 años egresado de la Universidad Javeriana de Bogotá, se había vinculado a la subdirección del Plante en diciembre pasado.

Con diferentes especializaciones en el área comercial, realizadas en Londres, Tafur ha estado vinculado a los departamentos jurídicos del diario local El País y a la Empresa de Servicios Varios (Emsirva).

El abogado Tafur es hijo de doña Solita Domínguez y de Donald Rodrigo Tafur González, muerto hace seis años en su oficina de Cali. Está casado hace dos años con María Francisca Rocha y no tiene hijos.

** VICTIMAS DEL ACCIDENTE Carlos Yesid Sánchez Había nacido en Ibagué hace 45 años. En los últimos tiempos era la mano derecha del gobernador del Tolima, Carlos Alberto Estefan Upegui, a través de su cargo de Secretario Privado.

Sánchez había trabajado en el Comité de Cafeteros del Tolima, más tarde se desempeñó como jefe de Planeación de Cortolima y luego fue reconocido como uno de los altos directivos de la Hidroeléctrica de Urrá y en lo que tiene que ver con la parte ambiental. Sánchez también diseñó toda la estrategia del sector agropecuario para la gestión del Gobernador Estefan, a través de la Secretaría de Agricultura cargo que desempeñó hasta el 25 de febrero cuando fue nombrado Secretario Privado. Casado y padre de dos hijos, Sánchez deja un vacío en la administración seccional, donde siempre se le conoció como responsable y trabajador.

Carlos Santiago Cano Tolimense, de 23 años, había llegado hace tres meses de Costa Rica, donde estudió agronomía. Cano era hijo del ex gerente nacional de la Caja Agraria, Carlos Gustavo Cano, trabajaba como asesor del programa Presidencial para la Restitución de Cultivos Ilícitos, Plante.

Marcelino Moreno Rojas Era el piloto de la avioneta. Había nacido en Venadillo (Tolima) y era hijo del ex alcalde de Lérida, Lizardo Moreno y de Carmen Tulia Rojas Andrade, quien murió en el desastre de Armero. Marcelino tenía dos hermanos, Andrés y Carlos Augusto y era padre de dos pequeñas niñas.

Hace unos años, el capitán Marcelino Moreno se había accidentado, lo que le había generado unas cuantas piezas de platino en su pecho. Desde hace ocho años era piloto y ya llevaba un año en la ruta Ibagué-Planadas, la conocía como ninguno, según palabras de su colega el piloto, Eduardo Restrepo.

Moreno había sido director de la escuela de aviación Ivieta. Su esposa, Andrea Káez, también es piloto y fue quien comandó la búsqueda de su compañero.

Daniel Rojas Díaz Hacía apenas tres días, Daniel Rojas, camarógrafo del padre Javier Arango había regresado de sus vacaciones en la finca de sus padres, Daniel Rojas y Miriam Díaz.

Daniel llevaba cinco años haciendo equipo periodístico con el padre Arango, a quien quería y respetaba como a su gran maestro, pues continuamente hablaba del profesionalismo y entrega del sacerdote, tanto a la labor periodística como pastoral.

Daniel tenía 32 años, había nacido en el municipio de San Luis, estaba casado con Liliana Jiménez y era padre de dos hijos. Hacía unos días le había comentado a una de sus hermanas que quería retirarse del trabajo periodístico para dedicarse a otra cosa que le permitiera tener más tiempo libre para su familia.

Alfredo Benoit Hacía tres días se había vinculado como subdirector nacional del Plan Colombia, un proyecto piloto de sustitución de cultivos por frutales de clima frío. Este programa fue concebido por el presidente Andrés Pastrana como complemento del Plante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.