ALERTA BANCARIA POR EL DOS POR MIL

ALERTA BANCARIA POR EL DOS POR MIL

Hay alarma en el sector financiero. El impuesto del dos por mil a las transacciones que realizan los bancos entre sí, se convirtió definitivamente en un golpe fuerte para el sistema. Y, lo peor de todo, no hay solución a la vista.

23 de marzo 1999 , 12:00 a. m.

La Asociación Bancaria sostiene que el dos por mil le costará al sistema financiero 1,1 billones de pesos, cifra equivalente a las pérdidas registradas por el sector en 1998.

Aunque el impuesto bancario afecta más a unas entidades que otras, lo cierto es que para el mercado en su conjunto el tributo se convirtió en una verdadera carga de la cual solo se librarán el 31 de diciembre próximo.

Los banqueros sostienen que gran parte de las utilidades de sus instituciones se logra por los manejos de tesorería, gravados con el dos por mil. Las transacciones interbancarias le representan a algunas entidades hasta el 20 o 30 por ciento de sus ganancias y con el impuesto el golpe es muy grande , dijo el vicepresidente financiero de un banco privado.

Las alarmas se encendieron incluso en el propio gobierno y el Banco de la República, que tratan de buscar remedios para aliviarle dolor a las instituciones financieras, pero todo indica que cualquier fórmula será apenas un paño de agua tibia para un problema que no tiene solución inmediata.

Es tanta la preocupación de los bancos que algunos de ellos no ha descartado la posibilidad de abandonar el país, así el gobierno diga que no deben crearse escenarios apocalípticos. Una cosa es lo que dice el gobierno, pero otra muy distinta la que piensan nuestras matrices del exterior, que ven cómo su negocio dejó de ser rentable , dijo el tesorero de un banco internacional.

Y es que si bien las entidades bancarias extranjeras establecidas en Colombia (BBV Banco Ganadero, Santander y Citibank) no están dispuestas a salir del país porque sus negocios no se concentran exclusivamente en acciones de tesorería, existen otras instituciones que sí afrontan serios problemas en su operación financiera.

Entidades como el ABN Amro, el Bank Boston, el Bank of America llegaron precisamente al mercado colombiano para concentrase en sus operaciones de tesorería y ahora ven que su negocio se desinfla.

Ninguna casa bancaria ha tomado todavía la decisión de irse del país, pero lo cierto es que las perspectivas de crecimiento y rentabilidad de su negocio se vinieron al suelo.

Mercado deprimido Los efectos del dos por mil en las transacciones interbancarias no se hicieron esperar. Una vez conocido el fallo de la Corte Constitucional, los negocios del mercado cambiario sufrieron una descolgada sustancial.

De un promedio de 180 millones de dólares en transacciones diarias se pasó a solo 20 millones de dólares.

La cantidad de negocios cambiarios también cayó. Mientras en febrero pasado los intermediarios financieros realizaron 228 operaciones diarias en promedio, la semana pasada esa cifra bajó a solo 20 negocios.

Si las cosas siguen así, nos vamos a quedar sin trabajo , dijo el tesorero de una entidad bancaria.

Y el precio? Aquí las cosas también cambiaron. Cálculos de la Asociación Bancaria indican que el sobrecosto del dos por mil en las operaciones de compra y venta de divisas afecta el valor final del dólar en unos tres pesos.

El codirector del Banco de la República Salomón Kalmanovitz es aún más pesimista y calcula que ese sobrecosto puede alcanzar los 6 pesos. Antes del fallo de la Corte, el margen de ganancia de las entidades financieras era, en promedio, de tres centavos de peso por cada dólar transado.

Pero si por el mercado de dólares llueve, por el de pesos no escampa. Las operaciones interbancarias del mercado mostrador registradas por la Superintendencia de Valores descendieron considerablemente durante la última semana. En conjunto, estas operaciones que oscilaban entre 300.000 y 340.000 millones de pesos antes del fallo de la Corte, bajaron después a 150.000 millones.

La recesión del mercado interbancario ha hecho que el Banco de la República asuma un papel cada vez más protagónico como fuente de recursos al sistema financiero, así el mercado esté inundado de liquidez.

Otro problema Las operaciones repo que el Emisor realizaba una semana antes del fallo promediaban los 60.000 millones de pesos; el viernes pasado ya alcanzaban los 294.000 millones.

Eso significa que el Banco de la República les está quitando un espacio importante a las operaciones que antes se hacían entre las propias entidades financieras y todo porque los repos del banco central están exentos del dos por mil.

Y aunque el Emisor está en capacidad de atender las necesidades del mercado, el problema está en que las operaciones repo solo pueden realizarlas quienes las respalden con títulos oficiales. Esa clase de papeles, especialmente Títulos de Tesorería (TES) están concentrados en pocas manos y bajo esas circunstancias el mercado de la liquidez se concentra más.

Esto no solo inquieta a las entidades financieras que no poseen suficientes TES, sino al propio gobierno que ve como desaparece el tan añorado mercado secundario de estos títulos que se había creado con los llamados Market Makers, constituido por las propias entidades financieras para darle profundidad al mercado de deuda pública.

Los temores de las entidades financieras de que su negocio se siga deteriorando no se queda solamente en las operaciones interbancarias. Los banqueros dicen que está en peligro incluso el alma de su negocio: la intermediación.

La presidenta del Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda (Icav), María Mercedes Cuéllar, sostiene que el negocio financiero se afecta sustancialmente con el dos por mil porque los clientes de las entidades prefieren abstenerse de realizar operaciones con ellas y prefieren manejar dinero en efectivo para evitarse el costo del impuesto bancario.

Los banqueros están en alerta y esperan que el gobierno y el Banco de la República encuentren fórmulas de alivio a sus necesidades para evitar el deterioro mayor de su negocio que muestra los peores índices en sus balances de los últimos 25 años.

Propuestas de Asobancaria La inquietud del sistema financieros por los efectos del dos por mil en sus transacciones interbancarias hizo que plantearan propuestas para aliviar la carga del impuesto que ahora deben pagar como cualquier ciudadano.

Los banqueros, a través de la Asociación Bancaria, proponen que las siguientes operaciones queden exentas del dos por mil: - Operaciones interbancarias y repos que se realizan entre entidades financieras y con el Banco de la República.

- La compra y venta, readquisición y pactos de recompra de títulos y de cartera sin importar en qué tipo de moneda y con independencia del medio utilizado para el perfeccionamiento de la operación.

- El manejo y traslado de los impuestos de cualquier orden.

- Los desembolsos de cartera.

- Las operaciones que realicen los depósitos centralizados de valores con excepción de aquellas que tienen por objeto el pago de gastos de funcionamiento.

- La emisión de cheques de gerencia con cargo a las cuentas corrientes o de ahorro de los depositantes.

- El pago de CDT s, bonos y cualquier otro instrumento de depósito a plazo.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que la Corte Constitucional puso límites a las operaciones financieras. Por eso el gobierno y el Banco de la República estudian con lupa la clase de alivios que pueden establecerse.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.