Secciones
Síguenos en:
MI DOPING ES DIOS

MI DOPING ES DIOS

Los 19 años de vida de Karina Rodríguez, la rubia basquetbolista argentina de un metro con 87 centímetros, figura indiscutible del XXII Suramericano de Baloncesto Femenino de Mayores en Bogotá, parecen resumirse en tres cosas: baloncesto, metas y religión. Ella cuenta una historia que se ha convertido en motor de sus sueños y ambiciones. Dice que había un niño que lanzaba piedras a la Luna con su cauchera mientras los demás las arrojaban contra las ventanas. Con el transcurrir del tiempo, los demás empezaron a decirle pero vos sos bobo .

No sé si voy a darle a la Luna , respondió el muchacho. Pero estoy convencido de que voy a llegar mucho más lejos que todos ustedes, porque quien le tira a una ventana siempre llegará. Pero si le tiras a la Luna, aunque no llegues, eso te impondrá un esfuerzo mayor y siempre llegarás más lejos .

Quizás por eso dijo: Ser la número uno de Argentina, quizás, lo he logrado ya. Ser la número uno del mundo es más difícil. Guillermo Moreno, el técnico colombiano, piensa que ya estoy entre las cinco primeras. Soy más realista y creo que me encuentro apenas entre las quince primeras. Quizas en tres o cuatro años pueda ser la primera .

Por una de esas extrañas polarizaciones muy comunes en el deporte, cada vez que sale a la cancha en el Coliseo El Campín a Karina la reciben con tremendas silbatinas. Cuando va a cobrar un tiro libre, la atuarden con gritos; cuando hace una buena jugada, chiflan; cuando encesta, el vocerío es peor.

Si veo a 5.000 personas en contra mía, en mi cabeza cambian inmediatamente los polos. Pienso que están gritando a mi favor y entre más me gritan, más me están ayudando. Esto hay que resaltarlo: el día en que la gente no me grite más voy a empezar a preocuparme. Pero mientras sigan gritándome, sabré que sigo haciendo las cosas bien para mi equipo .

Para Karina el baloncesto, y el deporte en general, es un juego. Ella se agarra la cabeza con las manos y dice que no entiende cómo un partido puede convertirse en un drama. Un drama, para ella, es una guerra en la que mueren 100 mil pesonas, es un terremoto con 50.000 víctimas, es un niño tirado durmiendo en la acera de cualquier calle en una gran ciudad.

Cuando pequeña era una chica gorda a la que llevaron un día a un gimnasio para que hiciera deporte. Allí se encontró con el baloncesto. Transcurrieron varios años de la mano de Rodolfo Casini, hasta que en 1987, después de un torneo de cadetes en Ecuador, la entrenadora brasileña María Helena Cardoso, actualmente en Bogotá, se la llevó para su país.

Ella y otra entrenadora brasileña, Eleninha, en tres años, le dieron el perfil profesional que tiene. Del Brasil viajó a España. Jugó con el equipo del Banco Zaragozano y ganaron la Copa de la Reina. Este año está negociando un contrato con un club italiano. No habla de dinero porque, de pronto, la Federación Internacional le cae en encima. El pase es suyo y, si firma, las manos se le llenarán de dólares.

Aunque siempre ha vivido bien, lo que en adelante sume le permitirá vivir todavía mejor. Le fascina la ropa de seda y tiene una marcada preferencia por los autos deportivos europeos. Podrá comer también todos los platos de la cocina italianos que la deleitan, llenar su casa de amigos y dormir diez horas al día. El teléfono es un gran amigo porque le permite estar en contacto con sus amigos del Brasil o Argentina.

Pero mi BMW es mi mejor compañero en las horas tristes. Cuando tengo una contrariedad o pierdo un partido y no puedo permanecer en el apartamento, salgo a dar vueltas en él .

Este Suramericano, calificado por ella organizativamente con nueve puntos en la escala de cero-diez, no ha mostrado nada nuevo. Ha repetido el duelo de siempre: Brasil-Argentina con la siguiente salvedad: Aquí he visto una diferencia que la gente no ha entendido: Brasil es un equipo que está acabando, mientras Argentina y Colombia están surgiendo. Si miramos el promedio de edad, las dos mejores del Brasil son jugadoras de más de 25 años; si miramos las colombianas o argentinas, encontramos un promedio por debajo de los 25. Brasil, en dos o tres años, deberá hacer una renovación porque el día en que Marta o María Paula no jueguen más van a tener un problema. Colombia y Argentina están trabajando y se están arriesgando con jugadoras jóvenes, como la 8 colombiana de 17 años (Liliana Cabezas). Argentina se la juega con chicas de 15 para el futuro. Brasil hoy es campeón y puede que lo logre una vez más porque trae un equipo con mucha experiencia. Pero debe pensar en un relevo .

La rutina diaria de una jugadora de basquetbol con el nivel de Karina es un poco mónotona y la vida es agotadora. No entrena mucho porque se la pasa jugando. En el europeo de clubes, por ejemplo, viajan el lunes a cualquier capital, llegan el martes, juegan el miércoles, regresan el jueves, entrenan el viernes y vuelven a jugar el sábado. Hay que tener una gran condición física que, para ella, se consigue con el entrenamiento, no con el doping.

El doping es para gente flaca de cabeza , dijo, y luego sorprendió al añadir: Para mí, el doping es Dios .

En qué sentido?, se le preguntó y respondió: Cuando no tengo fuerzas o estoy baja solo debo agarrar la Biblia y leerla. Creo mucho en Dios. Cuando estoy mal, pienso que el mejor consejo es Dios. La droga puede dar resultados por uno o dos años, pero luego te caes. En cambio si confías en Dios y tienes fe en El y haces las cosas bien, la ayuda es por toda la vida. Prefiero jugar diez años bien, a dos años superbien. La droga es para los que no quieren entrenar .

El doping es para gente sin objetivos ni cultura. Eso se lo agradezco a mi familia. Mis padres fueron de nivel medio pero siempre se esforzaron para enviarme a buenas escuelas. Y para esa clase de personas la droga no existe. Quizás puede existir para la gente que no tiene una estructura y no sabe cómo aceptar lo que consigue en la vida. El doping es para personas con problemas. Y yo, afortunadamente, no tengo ninguno. El día que yo piense que para agarrar un rebote o para hacer 30 puntos necesite la droga, no juego más. Y si el presidente de mi club me dice tienes que drogarte para ganar este partido, le digo me disculpa y me voy del equipo. Uno debe tener dignidad. La finalidad del del deporte es mejorar la salud y la del deportista, ser un ejemplo , dijo esta basquetbolista fuera de serie para quien arrojar piedras solo tiene sentido cuando el blanco es la Luna. Semifinales, hoy Una serie relámpago de semifinales para determinar el orden en que se dirimirá la final del XXIII Suramericano de Baloncesto Femenino, categoría mayores, se disputará hoy en el Coliseo Cubierto El Campín.

La mecánica del torneo enfrenta al primero con el cuarto y al segundo contra el tercero, o sea que esta noche a las 8 p.m. jugarán Brasil-Ecuador y a las 10 p.m. lo harán Colombia-Argentina, partido que será televisado en directo.

Los perdedores definen mañana el tercer lugar a partir de las 6 p.m., los vencedores van por el título después de las 8 p.m. El título lo defiende Brasil y el subtítulo Argentina. Colombia, hace dos años en Chile, ocupó el sexto lugar.

La final entre brasileñas y argentinas es la repetición de un cuento sin fin y por eso los analistas opinan que mayor emoción puede haber en el juego entre Colombia y Argentina. Es un partido que, a lo mejor, puede producir algún cambio de jerarquía porque al Brasil, en este torneo, no hay quién le arrebate lo que parece tener patentado: el título suramericano de baloncesto femenino, categoría mayores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.