HISTORIAS PARA VER Y PALPAR

HISTORIAS PARA VER Y PALPAR

Caras pintadas, de Mauricio Gómez Mauricio Gómez vuelve a Colombia y no lo hace para perseguir una historia como las que desarrollo cuando ejerció como periodista y director del noticiero 24 Horas, ahora viene a contar parte de su historia, a mostrarla convertida en los rostros pintados que colgará esta semana en la Galería Diners.

17 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Hace diez años que lo cambió todo, cuando salió de Colombia para trabajar con la CNN, en Atlanta, y ampliar su experiencia periodística. Entonces dejó su brillante carrera para dar paso a lo que sentía por dentro. Se compró una caja de crayolas y dibujó unos platos. Se sintió libre y empezó con sus clases de dibujo con modelo. Al año siguiente se instaló en París. Allí empezó con sus cursos de dibujo, pintura y grabado.

Puntos de vista es el título de la primera muestra individual que hará en Colombia. En su retorno se siente distinto pero se sabe igual por dentro. Los brochazos agresivos que plasma en la tela hablan de esa revolución que vivió, de esas ganas de apaciguar la angustia y el desgarro que le produjo la violencia de la que huyó hace una década. Hace unos años, siguiendo una sugerencia de su padre, Alvaro Gómez Hurtado (Q.e.p.d.), pasó del pequeño formato que tanto deleite le había dado y empezó a trabajar con brochas grandes, con espátula y con sus manos. Esos trabajos, evolucionados en todo este tiempo, son los que veremos desde esta semana.

Las crónicas visuales de Luna La arcilla y el color de la tierra de Villa de Leyva están presentes en la nueva serie que el pintor colombiano Luis Luna presenta en 15 de sus últimos trabajos; óleos de pequeño y gran formato y vidrios coloreados y pintados con esmalte.

Sobre ambos soportes el artista traza fragmentos de textos del siglo XVI, libros que narran crónicas del nuevo mundo, y escoge frases para combinar con sus propias imágenes, para demarcar territorios inexistentes en la vida real y para combinar relatos fragmentados con láminas de bronce y cobre. Todo con amplios espacios de tonalidades amarillas, azules y rojos, con retazos de tela.

En estos collages de la vida, el artista evoca y reorganiza a su antojo el mar, los ríos, los desiertos y los espacios descritos por conquistadores e historiadores y también el esplendor de la naturaleza. Así nacen sus historias pintadas, sus narraciones visuales y sus superficies coloridas suspendidas en telas y maderas, en vidrio o sobre el papel Son como reflexiones de la memoria colectiva, retratos del esplendoroso brillo de la luz boyacense, del enceguecedor destello de luces y sombras del desierto de La Candelaria o de estrelladas noches cercanas a donde el artista vive y trabaja. Son trabajos densos que cuentan historias, mueven al espectador por rutas mágicas y lo remiten al pasado; todo en un instante.

El encanto de lo prohibido Con trece manzanas, con distintos contextos y significados, la artista venezolana Dalita Navarro hace una metáfora de lo prohibido, del erotismo a partir de una fruta que más que un alimento es un símbolo.

En las piezas hay una identidad evidenciable en la manera como se sienten las manos de la ceramista. El amor y la vida están allí, en esas creaciones, de distinto formato, torneadas con barro de Chía, cubiertas con esmaltes y fundentes de piedra molida y óxidos que producen tonalidades semejantes a las de las pieles humanas.

La propuesta de la artista, que además ejerce las funciones de agregada cultural de la Embajada de Venezuela en Colombia, tiene dimensiones extrañas, profundidades diversas y texturas alusivas al tacto y a la pasión. En cada una de sus piezas, Navarro deja libre el espacio de entrada o salida y un lugar para traspasar la imagen con juegos que establece con el volumen y con el fuego.

Lo que sorprende al espectador es el grado de poder emotivo y las ambigedades de una misma forma que la creadora logra con el torno y el modelado, convirtiendo estos frutos comestibles de forma globosa, hundida por los extremos del eje, en manzanas de generan ideas libres.

Mujeres de hierro y barro La ceramista colombiana Carolina Encinales asegura que la mujer es vasija, que es esencia, imagen, mirada y niña. Sus trabajos fusionan una visión femenina suave en contraposición con fuertes materiales como el hierro y el barro cocido.

Una nueva serie que ella denomina La palabra , con 15 de sus vasijas, forma parte de la muestra en la Galería Diners. Todas sus piezas fueron realizadas con la técnica japonesa de cocimiento del barro al rakú, que consiste en crearle un choque térmico a la obra al retirarle por completo el oxígeno, en un momento determinado de su cocción. Su objetivo es lograr una tonalidad negra muy intensa, especial y particular. Es la técnica empleada durante siglos para la fabricación de tazas y teteras, especialmente usadas en la ceremonia del té.

A la par, Encinales, de 44 años y egresada de la Universidad de Los Andes, expone una secuencia de 17 objetos escultóricos que ella denomina Mujeres en hierro , con cerámica cocida, como contenedores de historias que evocan el mundo de los recuerdos y lo poético.

La ceramista dice que le apasiona la armonía aparente en los materiales opuestos que utiliza, que le da tanto al metal como a la arcilla el mismo tratamiento, con un idéntico sistema técnico y que funcionan bien para exteriorizar las tonalidades y formas que quiere, con libertad absoluta.

Abiertas hasta el 25 de septiembre, de lunes a viernes de 10 a.m. a 1 p.m. y de 3 p.m. a 7 p.m.. Los sábados de 11 a.m. a 5 p.m., en jornada continua. Calle 70A No. 7-41. Teléfonos 2499194 y 3122508.

LEYENDAS: CON TRAZOS agresivos, Mauricio Gómez expresa al dureza con la que vivió su paso del periodismo a la pintura.

DESESPERANZA es solo una de las piezas que con la técnica japonesa rakú, exhibe Carolina Encinales.

DALITA NAVARRO usa el simbolismo de las manzanas para crear obras que hablan del erotismo humano. El título de esta obra es La curiosidad de Eva.

TIERRA INCOGNITA es una de las nuevas obras de Luis Luna con las que invita a recordar las crónicas de Indias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.