FALLECIÓ LAÍTO

El martes 7 de septiembre, a las 8 de la noche, falleció en el hospital Calixto García, de La Habana, el legendario cantante Estanislao Sureda, debido a un cáncer que le causó insuficiencia coronaria.

10 de septiembre 1999 , 12:00 a. m.

El guarachero y bolerista había nacido en Cienfuegos el 7 de mayo de 1914. Decía que el secreto de la longevidad estaba en no coger luchas (problemas). Hasta hace pocos meses había grabado con un sello español tres discos compactos, y su mayor éxito lo logró con la pieza original de Willie Colón Idilio.

Se inició en La perla del sur con la Orquesta Cienfuegos Jazz Band, que dirigía el maestro Periquín. Aprendió a tocar clave, maracas, tumbadora, giro y, sobre todo, a cantar, cuando ingresó con Los Melodiosos de Ramito. En 1944 arribó a La Habana y después de meses de dificultades se enroló con el Septeto de Cheo Marquetti, donde hizo popular una guaracha titulada Donde va María. Después pasó al Conjunto Kubabana de Alberto Ruiz y quien tocaba en el Zombie Club por el doble de la paga.

En 1948, Laíto hacía parte del Conjunto de Tropicana, que dirigía Ernesto Grenet. Allí pasaron varios años y cuando cambió la dirección del conjunto por Senén Suárez, produjo su primera grabación exitosa: Guaguancó callejero, por la cual recibió pocas regalías.

Estuvo también con la popular orquesta de los Hermanos Castro y con la Orquesta América, de Ninón Mondejar, y en la cual Enrique Jorrín creó el cha-cha-chá.

Cañonazos con la Sonora Cuando emigra de la Sonora Bienvenido Granda, por el relegamiento que le hizo el director, Rogelio Martínez, se invitó a Laíto a cantar con este popular conjunto de Cuba. Las primeras grabaciones fueron: Cañonazos, Cualquiera resbala y cae, Nocturnando, Yambú pa gozar, Mi redención, Qué linda, que se grabaron entre 1953 y 1954 aproximadamente. Esos discos, producidos por la Seeco de Nueva York, se distribuyeron más por el continente que por Cuba, adonde solo llegaron en pequeñas cantidades. Por esa razón, cuando Laíto y Celia llegaron a Colombia en su primera visita fueron las figuras estelares. El éxito de ese entonces fue con En el bajío, donde, sobre una guajira de Claro Fumero, Laíto hizo unas inspiraciones incluso escribiéndoselas a Celia Cruz, con la cual alterna en esa memorable grabación. Después de esa gira tuvo desavenencias con el director, que causaron su retiro por motivos económicos. Me dolió el retiro en 1954 de la Sonora, pero de todas maneras yo nunca me hubiera ido de Cuba con ellos, pues yo soy fundador de la artillería terrestre del ejército rebelde , me manifestó en una entrevista en diciembre de 1988.

Laíto volvió al Tropicana con Senén Suárez y por poco tiempo estuvo en el conjunto de Roberto Faz, y con Orestes Roque participó en las descargas que grabó con su grupo Cachao en 1959 y 1960.

Laíto trabajó en los años 80 y 90 con el Conjunto Caney, de Benitico Llanes, y con la Gloria Matancera, hasta cuando encontró a los españoles que le grabaron sus tres compactos y le proporcionaron la oportunidad de giras, conciertos y videos y otra vez la fama, antes de descansar en paz en la Necrópolis de Colón, en La Habana, donde fue sepultado el día 8 de septiembre con todos los Cañonazos.

Fuente: Adriana Orejuela Martínez, La Habana, vía telefónica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.