E.U. SE LE ACERCA A LA CHINA

E.U. SE LE ACERCA A LA CHINA

Desde Pekín, el principal resultado de la reunión anual de la APEC es menos económico que político: las relaciones de China con Estados Unidos, seriamente aporreadas luego del bombardeo por parte de la OTAN a la sede diplomática de Pekín en Belgrado, en mayo, están, como lo dijeron los norteamericanos, de nuevo encarriladas .

04 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Teatro de 21 economías del Pacífico, la cumbre anual en nueva Zelandia de la Organización para la Cooperación Económica en el Asia-Pacífico, que sesionó recientemente, fue menos escenario económico que político, y, aunque es nueva demostración de que un solo actor, los Estados Unidos, se ha tomado este estrado, lejano de sus costas pero vital para sus intereses, ratifica el rol cada día más protagónico de China.

Los principales resultados son los que quería Bill Clinton. Menos de dos horas de reunión el sábado con su homólogo chino, Jiang Zemin, le bastaron a los funcionarios norteamericanos para declarar sus relaciones con el gran país del Asia, de nuevo encarriladas , y las conversaciones sobre el ingreso de China a la Organización Mundial del Comercio, congeladas desde que la OTAN bombardeara la embajada de Pekín en Belgrado el pasado 7 de mayo, se reanudaron in situ, de inmediato.

Como deseaba Washington, la sesión de la APEC ejerció presión suficiente sobre Indonesia para que su presidente aceptara el domingo una fuerza multinacional de paz, encabezada por Australia, que intervenga en su provincia de Timor Oriental, donde un voto abrumador por la independencia hace dos semanas desató una oleada de terror por parte de milicias locales con evidente apoyo del ejército indonesio.

Y, dato relevante, China, tradicionalmente opuesta al envío de estos contingentes, no sólo se mostró de acuerdo, sino que su ministro de Exteriores, Tang Jiaxuan, declaró que su país está considerando participar en la fuerza de la ONU.

Otra reunión al margen, entre Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, más una que se adelantaba paralelamente en Berlín entre Washington y Corea del Norte, logró que este último país acepte congelar sus ensayos de misiles balísticos de largo alcance a cambio de garantías de seguridad y promesas de ayuda económica.

Que Estados Unidos imponga sus puntos de vista poco tiene de raro. Pero la cumbre de la APEC es una nueva demostración del lugar cada día más importante que China está ocupando en la política mundial. En los tres resultados políticos centrales del foro dista de haber jugado un papel de relleno. Sin hablar de que las economías locales, por primera vez respirando con alivio desde el inicio de la crisis asiática, le deben no poco por no haber devaluado.

Constatación verificada por lo que queda por delante. Las negociaciones sobre el ingreso de China a la OMC, que llevan 13 años, son un hueso duro y los chinos insistieron de entrada en que, aunque están dispuestos a esfuerzos positivos y vigorosos para entrar al cuerpo de 134 miembros que rige el comercio mundial, no van a dar su brazo a torcer a las demandas exorbitantes que les han puesto los Estados Unidos, deseosos de abrir sin condiciones, para sus compañías, el inmenso mercado chino.

Piedra en el zapato Las diferencias sobre el Tibet, idolatrado en el Oeste y del cual Pekín no quiere ni oír hablar; sobre Taiwan, a quien Washington vende armas mientras reconoce la política de una sola China , cosa que indigna a Pekín que considera mera provincia rebelde a la isla donde se refugiaron los anti-comunistas en 1949 (y que también aspira ingresar a la OMC); y sobre las secuelas del bombardeo, que el canciller chino llamó a Estados Unidos a curar definitivamente, son viejas piedras en el zapato para Estados Unidos frente a este país cada día más activo e importante en la escena mundial.

El cual, a diferencia de tantos otros, tiene un brazo que no se da fácilmente a torcer. Relaciones encarriladas pues debe tomarse con cuidado: China ni quiere ni está en capacidad de un pulso en toda la regla; pero tiene aire de sobra sacar provecho de la partida.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.