ESTO SE ACABÓ, HERMANO...

ESTO SE ACABÓ, HERMANO...

César Rincón se retirará de los ruedos cuando termine la actual temporada española y no toreará en las plazas colombianas durante los meses de diciembre y enero. El anuncio lo hizo en una entrevista publicada ayer en el periódico madrileño Diario 16 por el cronista taurino Manolo Molés. En ella, el diestro bogotano no aclara si abandona el toreo de forma temporal o definitiva.

18 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Cuando finalice la temporada en España dejo los ruedos , señaló. Por muchas razones no me acabo de encontrar feliz. Necesito un descanso, no sé de cuánto tiempo, si de un año, de dos o para siempre. Además, estoy teniendo muy mala suerte con los toros. No quiero torear si no estoy pletórico de moral. Sé que me quedan muchas cosas por hacer en esta profesión .

En el diálogo con Molés, Rincón anticipa que no hará los paseíllos ni en América ni en Colombia . Cuando acabe en España prosigue me voy a casa tranquilo, sin despedidas, sin nada, a tomar oxígeno, a pensar, a plantear mi vida y mi futuro con tranquilidad. Esto se acabó, hermano... Al menos por un tiempo largo . Estas palabras, según Molés, las pronunció un Rincón de mirada perdida, como ausente y con un rictus de tristeza en la sonrisa .

La determinación se veía venir. El pasado mes de junio, terminada la feria madrileña de San Isidro, Rincón le había manifestado a este corresponsal que estaba pensando retirarse por un tiempo . Luego, indicó en una cadena radial colombiana que este diario, al titular la entrevista de esa forma, lo había malinterpretado. No era verdad. Ayer, EL TIEMPO intentó comunicarse con él por teléfono. Imposible. Se recuperaba de una herida en una mano que recibió en la plaza de Tafalla (Navarra).

La pasada temporada española, y la actual, no han sido positivas para el torero bogotano. En 1998, las cornadas lo privaron de actuar muchas tardes. Rincón ha tenido mala suerte cuando los toros lo cogen, pues lo incapacitan largamente. Este año, el diestro bogotano no conformó los carteles de las primeras dos ferias importantes: la de las Fallas de Valencia, en marzo, y la de Sevilla, en abril.

Después vino a la feria madrileña de San Isidro, donde ni estuvo centrado ni le correspondieron toros boyantes. Por si fuera poco, el público de Las Ventas, que lo encumbró en 1991, lo trató con extrema dureza. Siempre lo hace con las figuras consolidadas, mientras traslada su amor a las nuevas generaciones. Hoy, por ejemplo, el ídolo de la capital española es José Tomás.

Desde San Isidro, el balance de Rincón tampoco ha arrojado un saldo positivo. Sólo en la Feria de San Fermín, en Pamplona, y hace pocos días en la plaza francesa de Bayona consiguió éxitos rotundos. Por contraste, en la Semana Grande de San Sebastián, donde compareció la semana pasada, el público lo despidió con una bronca atronadora y una lluvia de almohadillas, según reporta la prensa de Madrid.

Pero todo eso no puede ocultar una realidad incontrovertible: César Rincón ha sido una auténtica figura del toreo y quizás el más grande espada americano de todos los tiempos. Alcanzó la cima el 21 de mayo de 1991 cuando salió por la puerta grande de Las Ventas tras cortar dos orejas y ratificó su buen momento al repetir consecutivamente la escena al día siguiente, así como el 21 de junio en la Corrida de la Beneficencia y el 1 de octubre en la Feria de Otoño. Todo un récord en Madrid.

En dónde residía la clave del éxito del Rincón que en 1991 se convirtió en el número uno del toreo? En que citaba a los toros de lejos, se cruzaba con la muleta adelante dando el pecho y dominaba la embestida. Algo que los figurones habían olvidado y que la afición echaba de menos. Las figuras de la época toreaban de perfil, la muleta retrasada y la pata atrás. Con comodidad.

César Rincón nació en Bogotá el 5 de septiembre de 1965.

La provincia sigue Arbeláez Salvó la papeleta, como se dice en el argot taurino, en la corrida de este domingo: tres cuartos de entrada, en tarde de sol. Se lidiaron toros del Capiro de Sonsón y dos de Andalucía, que dieron buen juego en los caballos y a los de a pie.

El diestro José Gómez Dinastía estuvo bien con las banderillas en sus dos toros. En el primero, silencio. En el segundo, gran voluntad. Sufrió un revolcón aparatoso, sin consecuencias. Oyó un aviso por fallar con el cero, pero lo ovacionaron.

Sebastián Vargas cortó una oreja en su primer, luego de una labor de entrega, en la que colocó banderillas de gran exposición. Lució también con la capa. Ejecutó buenos pases y mató de tres cuartos de espada.

El rejoneador Dairo Chica perdió una oreja (la del toro), porque el animal se demoró en caer. Pero prendió excelentes rejones de castigo y muy buenos pares de banderillas, llevando al toro con gran temple. Palmas.

Sergio García es una buena promesa del rejoneo. Prendió buenos rejones e inclusive banderillas al estilo del violín. Y dos pares cortas. Mató al segundo intento, y cortó las dos orejas.

En Armero-Guayabal, en días pasados, salió una gran corrida de Rocha Hermanos, con un promedio de 550 kilos. Nelson Segura lidió un toro que dio en báscula 620 kilos. Era un toro de seis años, procedente de Jandilla. Un toro bravo y Segura lo toreó con entrega, seriedad y profundidad. Y cortó las dos orejas.

REACCIONES Que no viene Rincón . Qué se tira Rincón . Eran frases que circulaban ayer en el mundo taurino. Y es que el hombre que salió cinco veces por la puerta grande, que ha ganado todos los trofeos en Colombia y que, en fin, ha revivido la fiesta, aquí y en España, produce inquietudes cuando habla de sus retiros. Aquí algunas reacciones de los integrantes de la fiesta: Qué significa que Rincón no venga a la temporada colombiana? Camilo Llinás, presidente de la Corporación Plaza de Toros de Bogotá, dijo: La decisión, si es cierta, agrava la situación taurina por la que atraviesa al país, pues el maestro definitivamente es necesario que haga presencia en las plazas colombianas. El es el torero que más público lleva en Colombia. No podemos prescindir de él. Esperamos que reconsidere esta determinación. En este momento de crisis es cuando más todos tenemos que aportar y colaborar.

El ganadero Ernesto González Caicedo dijo que si persiste en esta determinación haría mucha falta en las temporadas americanas, especialmente en Colombia, en donde sin duda constituye un valuarte indispensable en las ferias de Cali, Manizales, Bogotá, Medellín, etc. Ojalá reconsidere y nos acompañe.

Otra ganadero, el dueño de Guachicono, Luis Fernando Castro, y miembro de la junta directiva de la plaza de toros de Cali, dijo que Rincón es el torero más importante. Toda la afición quiere verlo. Ojalá pudiera venir para darnos el gusto de estar con él y dar otra vez satisfacciones a la satisfacción. Porque en Cali César es fundamental. Aquí la gente lo quiere. El se ha ganado el trofeo Señor de los Cristales por grandes faenas. Y esas faenas las necesita la fiesta.

El torero Nelson expresó: siempre las figuras del torero harán falta en nuestras plazas. Y mucho más cuando se es un colombiano.

El ganadero de Icuasuco expresó: De acuerdo con lo que él ha dicho, parece que va a tener un año de descanso. Obviamente, les dará un campito a los demás toreros colombianos para que toreen en las plazas de importancia en Colombia. Y ya lo veremos triunfando nuevamente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.