A MILLONARIOS NO SE LO LLEVÓ EL DIABLO

A MILLONARIOS NO SE LO LLEVÓ EL DIABLO

América y Millonarios empataron, 1-1, en un compromiso que dejó como saldo cuatro expulsiones, un buen trabajo arbitral a pesar de la queja de los protagonistas, un técnico que se equivocó y otro que montó un esquema muy conocido para buscar el resultado en una cancha difícil por la lluvia que empezó a caer desde el pitazo inicial.

04 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

El local tuvo la pelota y fue dueño de la cancha, pero sin peligrosidad. Ahí radicó el éxito del planteamiento ordenado por Luis Augusto El Chiqui García, quien se fue con una sonrisa pícara en el rostro como consecuencia del trabajo de sus hombres que aportaron esfuerzo físico para cumplir el orden previsto por el técnico visitante.

Orden que al mismo tiempo exigió un mayor esfuerzo de los hombres de punta, por lo general abandonados a su suerte en la llegada ofensiva.

Me voy contento con el empate, pero también muy preocupado porque perdí tres jugadores por expulsión , dijo El Chiqui García. Además, el árbitro se olvidó de la reposición de tiempo .

Hay que abonarle a este Millonarios que aprovechó la única oportunidad que tuvo en el partido para anotar y lo hizo por intermedio de James Cardona, quien cobró fuerte y ubicado un tiro libre a los 33 minutos del primer tiempo con el cual dejó parado a Diego Gómez.

La pelota me pegó a mí y por ello Gómez no pudo evitar la caída de nuestro arco , explicó Pablo Navarro, quien estuvo en la barrera que ordenó el arquero local.

En ese primer tiempo, a pesar del dominio de pelota y terreno, América perdió ese período porque dejó dos hombres que le dieron otra dinámica a su fútbol en el complemento como fueron Mauricio Romero (ingresó por Diego Bonilla) y Jairo Castillo (entró por Leonardo Fabio Moreno). El primero acompañó a Oviedo y el segundo creó zozobra en los predios defensivos del visitante después del empate local.

Iban 7 minutos del segundo tiempo. En ese instante, se produjo una fiesta para los 15.865 aficionados que asistieron al Pascual Guerrero y para el gustador del fútbol bien jugado, el que no aburre, el que dan ganas de verlo.

Romero tocó a Oviedo, este levantó la cabeza y envió el pase a Leonardo Fabio Moreno. El delantero taconeó el balón de una manera extraña, equivocándose, y el mismo le llegó a Julián Téllez, quien no perdonó a pesar de la salida aparatosa que hizo Héctor Burgues.

De La Pava corrigió su otro error y ordenó la salida de Moreno y el ingreso de Castillo porque el primero tuvo poco peso ofensivo. El cronómetro marcaba el minuto 13.

Entonces, Burgues salió fuera de su área y cortó una jugada de peligro al atenazar el balón con sus manos. Tarjeta roja sin objeción. El Chiqui García se desesperó. América empezó a manejar el medio de la cancha y, fiel a su convicción, insistió en el toque y en el intento de encontrarse en paredes. Hasta que Jersson González fue expulsado de manera inocente por pegarle un puño a Juan Carlos Niño. Después, Bonner Mosquera y Daniel Tílger por doble amarilla y por intentar golpear a Oviedo, respectivamente, vieron la roja.

En esta ocasión no hubo el ole lujoso que tiene acostumbrado este América a sus hinchas, pero sí hubo festejo entre los integrantes de Comandos Azules .

leyenda foto EL ARBITRO JORGE HERNAN HOYOS expulsó ayer a cuatro jugadores: tres de Millonarios y uno del América. La lista la comenzó el portero azul Héctor Burgues (centro), que, fuera del área, tocó el balón con la mano.

James Arias / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.