ENERGÍA: SÍ, PERO...

ENERGÍA: SÍ, PERO...

La demanda diaria para la empresa de energía del departamento es de 107 megavatios. Otro problema: llegar a las zonas rurales.

02 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

El futuro energético de Cundinamarca está asegurado .

La afirmación es de Hernán Troncoso Lozano, gerente de la Empresa de Energía de Cundinamarca (EEC), y la fundamenta en el hecho de que en el departamento no hay restricción ni de oferta de generadores, ni transporte, ni transformación de energía.

Hoy en día, la empresa no tiene problema para atender la demanda de sus usuarios, que en el punto máximo llega a 107 megavatios al día.

Un aspecto importante de Cundinamarca es que el mercado de energía es atendido por dos empresas: Codensa, que atiende las necesidades de 95 municipios, y la EEC que llega a 65 poblaciones. Es decir, que hay algunos municipios que son atendidos por las dos empresas.

Y se trata a su vez de dos mercados muy diferentes. Porque si en la Sabana de Bogotá hay pobreza (zona que atiende Codensa), en la nuestra hay miseria , asegura Troncoso.

La EEC cuenta con 7 distritos de energía para atender la demanda de 150.000 usuarios en los 65 municipios, de los cuales 115.000 pertenecen a estratos 1, 2 y 3, que son los usuarios que reciben subsidios. O sea que son más grandes los subsidios que se otorgan que las contribuciones que se reciben (de usuarios comerciales o industriales).

El 75 por ciento del mercado de la EEC está reunido en Girardot, Facatativá y Fusagasugá, que atiende con un subsistema de 95 y dos de 40 megavatios, respectivamente.

De dónde viene? La labor que realiza la EEC es básicamente de distribución, pues la totalidad de la energía la compra a otros generadores nacionales. En este momento hay un contrato vigente hasta el 30 de noviembre con Isagen (40%) y Corelca (60%) para el suministro de energía.

Ya se abrió un nuevo concurso para contratar la energía que demandará el departamento entre diciembre de este año y diciembre del 2000.

Cundinamarca tiene potencial natural de sobra para convertirse en generador de energía, el problema es la alta oferta y la baja demanda que existe hoy en el país , afirma Troncoso.

Y no solo eso. Para ser competitivo en este mercado necesitaría por lo menos una planta generadora de 200 megavatios, que vale por lo menos 100 millones de dólares.

Otro aspecto clave es el de la calidad del servicio, que tiene que ver con la intensidad, el voltaje y la frecuencia con que se transmite la energía a los usuarios. La EEC como las demás empresas de servicios del país debe cumplir con parámetros técnicos de eficiencia del servicio.

Hoy la calidad del servicio es buena. Si uno la compara con la de hace 4 años la cosa ha mejorado muchísimo , sostiene Troncoso.

En su opinión se han ido eliminando poco a poco los puntos donde era malo el servicio, pero este es un proceso lento.

Una limitación grande sigue siendo llevar la energía a los sectores rurales, por lo costoso que resulta. Así mismo, la estructura tarifaria, que no estaba hecha para los costos de operación de una empresa de esta magnitud.

En estos momentos se está aplicando una escala de desmonte de la tarifa para los estratos que son subsidiados (1, 2 y 3), que terminará en el 2001.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.