AGUA QUE HAS DE BEBER...

AGUA QUE HAS DE BEBER...

Un estudio de la Dirección de Aguas del departamento de 1998 revela que de los 116 municipios, solamente el 44 por ciento de ellos tiene agua potable .

02 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Ese adagio que reza: Agua que no has de beber, déjala correr , en Cundinamarca no se puede aplicar.

Más de un millón de habitantes están sometidos a consumir este liquido a riesgo de enfermedades. Al parecer, el agua en Cundinamarca no está pasando el examen y lo que muestran las estadísticas es que con ella no se puede hacer ni un caldo.

Según un estudio de la Dirección de Aguas del departamento realizado en 1998, el 44 por ciento de los municipios tienen entre comillas agua potable, pero no cumplen con las normas dictadas por el Decreto 475 de 1998, entre ellas, la de sacar muestras de agua con determinados intervalos de tiempo. Por ejemplo, si el municipio es de menos de 2.500 habitantes las muestras se deben analizar cada 60 días, pero si es de más de 100 mil habitantes, las muestras se deben sacar cada cinco días.

Entre esos municipios se encuentran Anapoima, Anolaima, Cachipay, Cota, Cajicá, Chía, Cogua, Cáqueza, Chipaque, Choachí, El Rosal, El Colegio, Fusagasugá, Facatativá, Funza, Gachetá, Gachancipá, Gutiérrez, Guaduas, Girardot y Guataquí.

También encabezan esta lista La Mesa, La Palma, La Calera, La Vega, Madrid, Mosquera, Machetá, Nemocón, Nilo, Pacho, Puerto Salgar, Ricaurte, Simijaca, Sutatausa, San Bernardo, San Juan de Río Seco, Sasaima, Silvania, Soacha, Sibaté, Subachoque, Sopó, Tenjo, Tocancipá, Ubaté, Utica, Viotá, Villagómez y Zipaquirá.

Así mismo, el estudio muestra que en el 28,9 por ciento de las poblaciones, entre las que están Agua de Dios, Apulo, Arbeláez, Bojacá, Chaguaní, Chocontá, Carmen de Carupa, Cucunubá, El Peñón, Fómeque, Guasca, Guatavita, Junín, Lenguazaque, Manta, Medina, Nimaima, Nariño, Paratebueno, Pasca, San Francisco, Sesquilé, Suesca, Tibacuy, Tabio, Tocaima, Ubaque, Une, Ubalá, Vianí, Villapinzón y Villeta, el agua es tratada pero no es potable.

Pero hay más. El agua que recibe el 19,8 por ciento de los municipios no tiene ni siquiera tratamiento de potabilización. Es decir que no es apta para consumo humano. Entre ellos están Beltrán, Bituima, Cabrera, Fosca, Fúquene, Guayabal, Guayabetal, Jerusalén, Nocaima, Quebradanegra, Quetame, Quipile, Supatá, San Antonio, Tena, Topaipí, Susa, Pulí, Pandi, Vergara, Yacopí y Zipacón.

Mientras tanto, el 7,8 por ciento de los municipios, a pesar de tener planta de tratamiento, solamente sirve de adorno porque el agua pasa por allí pero no es tratada. Esos municipios son Albán, Granada, Gachalá, Gama, La Peña, Paime, Tibirita y Venecia.

Las estadísticas revelan que el agua en Cundinamarca no es 100 por ciento apta para el consumo humano. Un dato tan alarmante como peligroso.

Hay plantas, pero no funcionan Sin embargo, Germán Sandino, ingeniero de la Dirección de Aguas de Cundinamarca, dice que son los alcaldes los responsables de los manejos de sus servicios públicos.

En los 116 municipios hay acueductos y en todos hay plantas de tratamiento. Sin embargo, solamente el 87 por ciento de ellas está en funcionamiento y la calidad del agua es apenas del 51 por ciento. El resto no funcionan por problemas de operación y mantenimiento que no le dan los municipios como en Supatá, Vergara y Bituima , señaló Sandino.

De otro lado, un funcionario de esa Dirección señaló que hay municipios intermedios y grandes donde amerita que se tenga una asesoría por parte de un ingeniero químico o sanitario para que controle la calidad del agua que se consume, porque se están manejando diferentes productos químicos como el alumbre, la cal y en especial el cloro, que si no se dosifica bien representa un peligro para la salud de la comunidad.

De otra parte y teniendo en cuenta estas estadísticas, la Dirección de Aguas en conjunto con la Secretaría de Salud del departamento están trabajando en un análisis detallado del agua de cada municipio. Esos datos consolidados, según la Secretaría, estarán listos en un mes.

Qué se analiza De acuerdo con el Decreto 475 del 10 de marzo de 1998, por el cual se expiden normas técnicas de calidad del agua potable y que ya empezó a regir, en las muestras de agua se deben tener en cuenta dos aspectos: análisis fisicoquímicos y bacteriológicos.

El decreto también establece el número de muestras que cada municipio debe tomar con relación al número de habitantes que tenga. Por ejemplo Girardot, que tiene una población aproximada de 100 mil habitantes, debe tomar dos muestras diarias para realizar sus análisis.

Pero hablar de una manera tajante si el agua es potable o no en Cundinamarca resulta un concepto apresurado, porque para poder afirmar esto tendríamos que basarnos en resultados estadísticos que permitieran definir el grado de confiabilidad.

Se puede decir que un municipio tiene su agua potable 23 horas al día y posiblemente en una sola hora por lluvias, por problemas en la planta, por rotura de tubos, esta agua se puede contaminar , explicó un funcionario de la Dirección de Aguas.

Lo único sensato por ahora parece ser seguir el consejo de los viejos: hervir el agua.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.