FORD, ANTE VITAL PACTO COLECTIVO

FORD, ANTE VITAL PACTO COLECTIVO

Los reflectores han puesto su haz de luz ahora sobre las negociaciones laborales que se llevan a cabo en el sector automotriz estadounidense, luego que General Motors (GM) se convirtiera en la segunda de las Tres Grandes en llegar a un acuerdo con el Sindicato Unido de Trabajadores Automotrices (UAW, por sus siglas en inglés).

01 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

El acuerdo de GM, firmado el martes por la noche, es casi un reflejo del que convino DaimlerChrysler con el mismo grupo sindical a principios de este mes. Según los términos, la empresa se compromete a un incremento anual de 3,0 por ciento, con un bono especial el primer año.

Al igual que el convenio entre el UAW y DaimlerChrysler, el pacto de GM tendrá una duración de cuatro años, doce meses más que el acuerdo vigente, que expiró a mediados de septiembre. Sin embargo, se logró una prórroga temporal mientras continuaban las negociaciones.

El pacto de DaimlerChrysler también incluyó un mejoramiento en los beneficios de vacaciones y pensiones, y un programa de estabilidad laboral que obliga a la compañía a contratar nuevos trabajadores cuando el nivel de empleo caiga por debajo de ciertos niveles preestablecidos.

Después de haber sido aprobado por los trabajadores afiliados al movimiento, el UAW calculó que el beneficio económico para un trabajador típico de una planta de ensamblaje, en un período de cuatro años, sería de 29.300 dólares.

La manera tan armónica como GM logró asegurar este acuerdo puede llegar a verse como un triunfo para la compañía.

Las relaciones con el sindicato tocó su punto más bajo hace un año, cuando una huelga en las factorías de autopartes paralizó prácticamente las operaciones de GM en Norteamérica, con un costo aproximado de 2.000 millones de dólares. Desde entonces, sin embargo, la empresa ha realizado esfuerzos para tender lazos, aunque optó por no echar atrás su decisión de separar a Delphi, su planta de autopartes, pese a la negativa del sindicato.

En las últimas negociaciones se cree que el UAW llegó a un acuerdo separado pero similar con Delphi, que le permitirá a sus afiliados volver a la nómina de GM si hay vacantes.

Las conversaciones entre Ford y la UAW se han caracterizado por ser las más difíciles en esta última ronda, y han avanzado más lentamente de lo que lo hicieron en DaimlerChrysler y GM.

Se cree que esto obedece, en parte, al deseo de Ford de separar a Visteon, su factoría de autopartes, que puede replicar la estrategia de GM y a la cual el sindicato se opuso de manera formal.

FINANCIAL TIMES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.