LAS VERDADERAS INTENCIONES DE LAS FARC

LAS VERDADERAS INTENCIONES DE LAS FARC

Todos los días, por una u otra razón, la guerrilla de las Farc es noticia. Por una incursión armada, un secuestro o la marcha hacia adelante o hacia atrás del proceso de paz.

03 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Y aunque han estado presentes a lo largo y ancho del territorio desde hace 35 años, esta guerrilla es aún desconocida para muchos colombianos.

Qué son las Farc? Unos narcobandoleros , como de ellos se refieren algunos militares? Son el ejército popular que dicen ser? Todavía luchan por crear en Colombia un Estado marxista? Por qué subsisten después de la caída del muro de Berlín? Más aún: es real su voluntad de negociación, o se trata de una táctica de dilación tras la cual volverán a arreciar su ofensiva? Estas y otras muchas preguntas fueron el punto de partida de un conversatorio, al que asistieron 25 académicos, periodistas, politólogos y analistas del conflicto colombiano, reunidos por la Corporación Observatorio para la Paz, y cuyas conclusiones fueron recopiladas en el libro Las verdaderas intenciones de las Farc, de Intermedio Editores.

El libro recoge una serie de opiniones y testimonios para mostrar una visión de la estrategia política y militar de esta guerrilla y su forma de ver el mundo, sin la pretensión de que las opiniones que se dan sean las respuestas definitivas para la solución del conflicto.

Visiones disímiles, a veces encontradas, pero con un común denominador: la paz debe lograrse a través de una negociación política y con una participación masiva y sin exclusiones de todos los sectores de la sociedad colombiana.

En síntesis, las Farc son una guerrilla muy severa, fuertemente jerarquizada, con una estructura familiar, en la que Marulanda es el abuelocomandante y los jóvenes combatientes son la nueva generación. Su vocación campesina las hace conservadoras y con vocación de orden y disciplina y generación de civilización, que ha demostrado sobradamente que piensa a largo plazo, al contrario de quienes ejercen las funciones del Estado , en palabras del publicista Angel Becassino.

Son también una fuerza bien armada y financiada, con capacidad ofensiva y en tránsito hacia la etapa de la guerra de movimientos, como quedó demostrado con la toma a la base de Las Delicias, sin llegar todavía a ese objetivo.

Una de las conclusiones que recoge Otty Patiño en uno de los apartes de la introducción es la del fenómeno de la guerrilla como una expresión de la realidad colombiana actual, sin ser la causa de todas las violencias, pero sin minimizar su enorme capacidad de causar daño.

Las Farc no son la enfermedad, como pretenden simplistamente los que ven en ellas un mal venido de afuera, la infiltración comunista, el demonio que hay que exorcizar, el enemigo que hay que destruir para que Colombia sea una nación civilizada. Pero las Farc no son tampoco el remedio, como creen sus miembros y simpatizantes. Son un importante actor del conflicto y como tal pueden y deben ser un importante actor de la solución , señala Patiño.

Y el verdadero contexto de las Farc de hoy hay que enmarcarlo en las conclusiones de la octava conferencia, de 1993, en las que recogen su origen campesino, se despojan de las estructuras marxistas ortodoxas y se quedan con el pragmatismo nacionalista que hoy enarbolan. Señal de este remozamiento es, por ejemplo, la recuperación de la simbología bolivariana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.