MENOS NERDOS Y MÁS PILOS

MENOS NERDOS Y MÁS PILOS

Augusto mira a Julián y sonríen. Evidentemente la pregunta los afecta, pero no les molesta: Son ustedes unos nerdos ?. No. Somos unos muchachos comunes y corrientes. Solo que nos gustan los computadores, responde Augusto, sin irritación y más bien con humor.

03 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Y escuchando su historia, uno se da cuenta del motivo de su sonrisa. Lo que pasa es que los nerdos ya no existen. Es decir, aquellos muchachitos que se dedicaban solo a estudiar, sin amigos y mucho menos novias, y con una fuerte tendencia a la sapería con sus profesores, desaparecieron.

Ahora son los pilos los que se imponen. O sea muchachos comunes y corrientes con tiempo y talento para todo. Como Augusto y Julián, estudiantes de noveno grado del Liceo Cervantes El Retiro, y desde Expociencia 99 (donde exponen su proyecto), empresarios.

Resulta que el gerente de una compañía de productos educativos paseaba por Corferias, donde se realizó el evento, y quedó descrestado con su enciclopedia interactiva Mi amiga la ciencia, y les ofreció 15 millones de pesos por la idea. Se trata de una enciclopedia con juegos didácticos, datos curiosos de la naturaleza, experimentos, videos sobre los animales que se encuentran en vía de extinción y pruebas para medir y desarrollar el coeficiente intelectual de los niños mayores de cinco años.

Y todo como un juego de niños. Primero porque así fue concebido el proyecto, para que los niños aprendan jugando, como afirman sus creadores, y segundo, porque Augusto Espinel y Julián Sánchez empezaron así en el mundo de la informática, a los cinco años.

Claro que lo mejor de todo es que ellos no son los únicos pilos , porque hay montones de muchachos con curiosidad científica y ganas de aprender, varios de los cuales participaron en la presente versión de Expociencia 99.

Eduardo Posada, presidente de la Asociación Colombiana para el Avance de la Ciencia, que organizó la feria, afirma que los jóvenes de hoy son más originales y creativos, lo que augura un buen futuro científico para Colombia: Los jóvenes inventores son la reconciliación con el futuro del país. Se nota que hay entusiasmo a pesar de las circunstancias. Pero se necesita más inversión para que siga la formación de más y mejores científicos .

He aquí otros ejemplos de pilera : Metal virtual El compresor envía el aire a través de la manguera hasta las electroválvulas, que comprimen los cilindros obteniendo fuerza para cada uno de los ejes de movimiento explica Carlos Eduardo Vargas, de bata blanca y corbata con demonio de Tasmania, mientras señala un brazo mecánico electro-neumático, que sostiene el CD The greatest of metal, que sirvió de banda sonora mientras Carlos y sus amigos, Lenin Silva, Efraín Romero y Andrés Sánchez, del Centro Don Bosco, construían este aparato que se llamará Virtual Reality Work Station.

Tiene cámara sistema de audio y video, pero tendrá como mando central un brazo telequírico y un casco de realidad virtual. Es un vehículo de investigación, diseñado para sitios contaminados con radiación o no aptos para los seres humanos afirma. En su diseño y montaje se tardaron apenas cuatro meses trabajando solo los ratos libres .

Energía podrida Todo empezó con una grabadora en la que sonaba una ranchera entre un pozo lleno de cáscara de café podrida. Lo raro es que la grabadora no tenía pilas ni estaba conectada a una toma. Era el principio de oxidación por descomposición . Es decir, que ciertas materias descompuestas pueden producir energía.

Cómo aplicarlo cuando se es costeño y no hay café cerca?, pues con bananos. Y así fue, David Manotas y Manuel García, del Colegio Americano de Barranquilla, llenaron 25 tarros con cáscaras de plátanos descompuestas con potasio, agua y urea, cada uno con una alambre y conectados entre sí a un duplicador de energía y el resultado: otra grabadora sonando, pero con trans. Se imagina si se llenaran pozos con esta sustancia para fincas y casas de campesinos a los que nunca les llegará la energía eléctrica?, afirma David.

Agujeros en serio Solo hay que oprimir las flechitas del computador para que el taladro computarizado de José David Valbuena, se accione. Vea. El tornillo sube y cuando la pieza interrumpe el haz de luz del censor, la broca empieza a girar y a taladrar explica así que solo hay que meterle la información al computador, para que el taladro agujere la pieza cuantas veces sea necesario.

Su proyecto, que realizó con otros tres compañeros de colegio, sería aplicable en trabajos de precisión y en masa, porque no alcanzaron a ponerle la banda transportadora para que haga agujeros en serie.

Como el ternero Por culpa de un experimento, Lester Mateo, un ternero de 29 días de nacido, no ha podido hacer lo que sus demás congéneres a su edad. Resulta que lo tienen alimentado con leche de soya, que según cuatro los estudiantes del Instituto Agroindustrial Juan XXIII, de Coyaima (Tolima), sería más barato para los campesinos.

Cada paquete de frijol de soya vale 450 pesos. Mientras los terneros se alimentan con la de soya, los campesinos comercializan la de la vaca, asegura Jesús Lozano Méndez, uno de los estudiantes gestores del proyecto esta leche es mucho más nutritiva que la de vaca. Según el veterinario que lo controla, Lester ha crecido mucho más de lo que crecen con la leche normal.

Un genio en la Caracas La avenida Caracas fue la inspiración. Cuando el humo le hizo llorosear los ojos y toser, David Becerra, de 17 años, se dijo que había que hacer algo para tratar de controlar semejante contaminación. Por eso, con la asesoría de sus profesores de química y física, se dio a la tarea de inventar un purificador de gases para los tubos de escape de los carros.

El aparato resultó tan eficiente, que le valió el primer premio en la categoría juvenil, en el Encuentro Nacional de Inventores de 1998. Luego de que el gas contaminante sale del exhosto, entra a una recámara llena de hielo seco que lo transforma en agua sucia. Así de simple. De acuerdo con los cálculos de David, en el futuro ambiental de Bogotá, los carros además de combustible, también tendrán que tanquear hielo seco en las gasolinerías. Solo falta esperar que alguien masifique su invento, que no sería tan costoso de hacer realidad, por el bien de 6 millones de pares de pulmones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.