SIN EXTRAS, NO PAGA SER CONCEJAL

SIN EXTRAS, NO PAGA SER CONCEJAL

Sentarse en el recinto del Concejo, contestar el llamado a lista y suspender la sesión una o dos horas después por falta de conocimiento del tema o por cualquier otra circunstancia parecida, le da derecho a cada uno de los 40 concejales que tiene la ciudad al pago de 443.362 pesos por cada sesión.

24 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Aunque muchas sesiones duran varias horas y llegan a conclusiones, otras tantas se suspenden al poco tiempo y quedan inconclusas, pero igualmente se cobran.

Los concejales tienen derecho a que les paguen un máximo de veinte sesiones mensuales y, aunque en teoría solo hay cuatro meses de sesiones ordinarias al año, casi siempre terminan sesionando entre 10 y 12 meses, pues son convocados a extraordinarias.

A los honorarios de los concejales se suma el derecho a vehículo propio y el pago de su mantenimiento; un seguro de vida; un seguro de salud, y 10 millones de pesos mensuales para que cada uno contrate a los asesores que necesite.

Además de gastos extraordinarios como los 25 chalecos antibalas y 25 vehículos nuevos que compraron el año pasado.

Para este año se calcula que los honorarios de los concejalesles le costarán a la ciudad aproximadamente 3.668 millones de pesos que, sumados a los otros gastos de funcionamiento del Concejo, llegan a 25.868 millones.

A esta cifra hay que agregarle los 3.278 millones de pesos del costo del Fondo Rotatorio de la corporación, a través del cual se canalizan los gastos en mantenimiento de los vehículos y otros.

Estos gastos son casi el doble de lo que le cuesta a Bogotá el funcionamiento de la Secretaría de Salud, que es de 14.511 millones de pesos, y más del doble de lo que le cuesta toda la Secretaría de Tránsito, cuyos gastos son de 9.352 millones.

Los gastos de la corporación también superan el costo del Bienestar Social, Planeación Distrital, Catastro o Acción Comunal.

En estas épocas de crisis económica y austeridad, estas millonarias cifras ponen sobre la mesa la pregunta acerca de cuál es el sacrificio que tendrían que hacer los concejales para contribuir al ajuste. Sin embargo, estos rechazan la posibilidad de ciertos recortes propuestos por la Nación.

El proyecto de ley que el Gobierno Nacional presentó hace más de una semana ante el Congreso para hacerles modificaciones a los concejos y a las asambleas departamentales justamente habla de no pagarles las sesiones extraordinarias a los concejales, lo que les limita el tiempo de trabajo a solo cuatro meses.

De esta manera, a los concejales de Bogotá solo se les pagarían 80 sesiones ordinarias al año, lo que reduciría sus ingresos de 8 867.000 pesos mensuales (para quienes asisten a las 20 sesiones) a alrededor de 3 millones al mes (si se tienen en cuenta los 12 meses del año).

Ellos dicen no Este proyecto ha sido criticado por varios de los concejales que aseguran que cuatro meses no son tiempo suficiente para sacar adelante tantos proyectos como los que tiene la ciudad y otros consideran que no le podrían dedicar todo el tiempo a esta actividad.

La concejala liberal Susana González asegura que a una ciudad como Bogotá no se le puede amordazar la democracia limitando las posibilidades de que los concejales sesionen y ejerzan control político: A los que les deberían hacer recortes salariales es a los congresistas que se la pasan viajando y solo se acercan a la gente en época electoral .

Por su parte, el concejal independiente Hipólito Moreno dice que si se reducen los ingresos de los concejales, él difícilmente podría garantizar dedicación de tiempo completo a este oficio: Yo no tengo ingresos adicionales y entiendo mi trabajo como una profesión de dedicación exclusiva. Si nos cambian las reglas de juego la gente se va a dedicar a otros asuntos para complementar sus ingresos .

La concejala liberal Elsa Valbuena considera que este recorte atentaría contra la ciudad, pues no se podrían hacer grandes debates ni dedicarle tiempo suficiente al control político.

El concejal conservador Francisco Noguera, asegura que si bien es cierto que sesionar 12 meses es mucho, no se pueden reducir a solo 4 meses, pues la ciudad necesita más tiempo para evaluar los proyectos.

De otro lado, conocedores de la situación particular de Bogotá como el ex alcalde Jaime Castro consideran que el Gobierno Nacional incluyó a la Capital dentro del paquete de restricciones porque ve venir la quiebra de la ciudad.

Si el Gobierno propone para Bogotá las mismas medidas que recomienda para el resto del país con el propósito de sacar a departamentos y municipios de la quiebra, es porque entiende que las finanzas distritales viven un momento crítico, pues hay despilfarro y derroche .

Y el ex alcalde y ahora senador Juan Martín Caicedo Ferrer no ve el asunto como una cuestión de número de sesiones y concejales, sino como un asunto de calidad: Ante este proyecto del Gobierno hay que tener espíritu constructivo y colaborador. Aunque estoy de acuerdo con el pago de las sesiones, no se debe abusar de las extras .

Desearíamos conocer su opinión sobre este tema. Está de acuerdo con que eliminen el pago de sesiones extraordinarias para los concejales? Por favor envíenos su respuesta al e-mail: luccar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.