LA PELEA DEL MILENIO

LA PELEA DEL MILENIO

Tola rumia las palabras, frunce el ceño antes de pronunciarlas como si fueran un caramelo ácido. Maruja explota en frases, como si, por el contrario, tuviera dinamita en la boca y la mecha se le extinguiera. Tola tiene lagunas mentales ( Qué dije? ) y silencios prolongados. Maruja se alimenta del chisme ( Mire a ese! ) como si fuese una vitamina para sobrellevar con cinismo la tercera edad. Ambas cumplieron 65 años y estamos como Sofía Loren, con su misma edad y sus mismas pechugas, aunque un poco más desinfladas , ambas tienen familia muy unida, porque todos los domingos vamos a visitar al papá a la cárcel . Ambas son tan románticas como una cámara ardiente.

03 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Sus hijos son parte de su orgullo. Uno está en la guerrilla, otro es paramilitar y otro está en la comisión de paz , dice Maruja, y Tola agrega que de los seis varones sólo reconozco cinco, porque uno es peluquero . Las dos consiguieron sus carteras cuando fuimos damas voluntarias en la tragedia de Armero y creen en el fin del mundo porque lo profetizaron los Mayas, unos vecinos que tenemos en el conjunto .

Pero no se aguantan a sus sobrinos, Carlos Mario Gallego y Sergio Valencia, y menos tener que verlos. Ay, ese par nos han explotado, nos ponen a dar lora, nos dicen que somos brutas y se hacen los intelectuales porque dizque fueron a la universidad a fumar marihuana .

Ahora están frente a frente. Hora de la verdad. Carlos Mario llega con el rostro sólido, severo, como si lo hubieran tallado en piedra. Sergio, con saña de boxeador en busca de revancha. Par de viejas desgraciadas , dice Sergio. Y empieza la batalla. Pregunta a pregunta, creadores y personajes (Carlos Mario esTola y Sergio, Maruja), cuentan su historia.

Sobrinos: Cómo se conocieron las dos? Tías: Vírgen del Carmen! Les vamos a contar para que todos lo sepan: nos conocimos el 9 de abril de 1948 en uno de los saqueos por la muerte de Gaitán. Tola llevaba un inodoro a la espalda y yo le ayudé a cargarlo hasta donde se cogía el tranvía.

Tías: Y ustedes cómo comenzaron? Sobrinos: Con una revista de humor que salió en el 86 y que duró apenas 5 números. En el sexto nos quebramos, cuando íbamos a sacar Los diez más pobres del mundo. Así que decidimos llevar el tema a teatro en el 89, en un show de una hora y cuarto. Como nos faltaban 15 minutos, decidimos rellenar con un par de viejitas para calentar al público. Tola y Maruja resultaron teniendo éxito y luego ganaron fama con Sábados felices.

Sobrinos: Ya llevan casi 10 años cansando a los colombianos Piensan retirarse? Tías: De relleno... Oigan estos. Nosotras gustosas nos retiraríamos, pero quién nos reemplaza... Rodrigo y Valeria? Tías: Oiga, que dizque compraron un teatro? Sobrinos: Aunque no despreciamos la TV (tenemos incluso escrita una telenovela), nos gustan mucho las tablas. El Teatro Santafé estaba olvidado después de 54 años de uso. Lo reformamos con la idea de convertirlo en un recinto para el humor y además, como manera de invertirle a Bogotá. Tenemos un repertorio con muchos personajes, pero nos toca siempre presentar a este par de cuchas que se volvieron famosas.

Sobrinos: Cuál noticiero de TV ven? Tías: Ojo, cero y van dos. Cualquiera, con tal que sea en blanco y negro y que no muestren esas imágenes violentas de la subida de la gasolina.

Tías: Cómo nos sobreviven? Sobrinos: No entendemos. No tendríamos necesidad de fregarnos porque Sergio es profesor y Carlos Mario, periodista. Pero también creemos que la comedia es la mejor manera de predisponer al diálogo. Nuestras mejores comedias son sin Tola y Maruja. Nos encanta el humor escrito, la caricatura (Carlos Mario es premio Simón Bolívar). Pero la fama que ha cogido ese par ha hecho que no se pueda experimentar. En todo están. Deberíamos ponerles censura para que nos dejaran tranquilos.

Sobrinos: Cuál obra están estrenando? Tías: Ustedes que nos invitaron, porque como no nos tienen que pagar. Nos meten ahí de aprovechados con el cuento de que es para que no nos aburramos. Vamos a hablar de Vida después de la muerte. Como ahora está tan de moda el yerberismo, el esoterismo y el pastranismo, tocaba hablar del fin del mundo. Contamos, por ejemplo que el tunel de los colombianos que van al más allá no lo han acabado porque se robaron la plata y que ya Peñalosa le puso bolardos.

Tías: Ustedes ya se parecen a nosotras Sobrinos: Desafortunadamente. Trabajamos tanto cada libreto, todos los días y hasta en horas extras, que ya pensamos y hablamos como ustedes. No sé qué gracia les ven. Ya es hora de que se retiren a un asilo.

Sobrinos: Cómo va a ser el nuevo milenio? Tías: Par de zoquetes, levantados, respeten. A fin de cuentas el 31 a las 12:00, se abrirá la tierra, se oscurecerá el planeta, sonará musica de Charlie Zaa, Marbelle se ganará el premio TV y Novelas, Puyo devolverá la plata, no, eso van a pasar cosas aterradoras. Y ustedes no se van a salvar (les dan carterazos). Sobreviviremos nosotras y Pastrana quien dirá que el acabose no fue culpa de él sino del gobierno anterior. (Se arma la pelea. Las señoras dan cuenta de sus creadores sobrinos quienes, para protegerse, se refugian de nuevo en el anonimato).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.