UNA REUNIÓN FALLIDA

UNA REUNIÓN FALLIDA

Ninguno de los esfuerzos que se llevaron a cabo ayer para encontrar una salida negociada a la crisis del hospital San Juan de Dios dio resultado, pues el sindicato no se hizo presente.

03 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

A la reunión a la que citó el director del hospital, Alvaro Gutiérrez, no solo faltaron los sindicalistas, sino que tampoco asistió la mayoría de los trabajadores.

Algunos de los presentes dijeron que la baja asistencia se debía a los falsos rumores que puso a rodar el sindicato en el sentido de que la reunión era una estrategia de distracción para que mientras todos estaban reunidos, el Ejército militarizara el hospital y lo cerrara.

El director dijo que esa es una muestra de todos los inventos fantasiosos que están rodeando la crisis del hospital y reitero que mientras que los trabajadores no cedan y acepten una renegociación de la convención no hay solución.

La crisis del hospital obedece a que necesita 21 mil millones de pesos para superar sus problemas económicos, pues no solo tiene deudas sino que no cuenta con insumos y por tal razón no puede atender a los pacientes. Las directivas intentan gestionar una ayuda ante el Gobierno Nacional, pero la condición que les imponen es que los empleados renuncien a ciertos beneficios que tienen actualmente.

El lunes (mañana) se llevará a cabo una reunión de la dirección del hospital y todo apunta a que tendremos que cerrar , dijo Gutiérrez.

Durante la reunión de ayer, algunos de los trabajadores dijeron que no se sentían representados por el sindicato y que estarían dispuestos a renunciar a algunos de los beneficios que les ofrece la convención para que no se tenga que cerrar el hospital.

E incluso se mencionó la posibilidad de hacer un plebiscito en el que todos los trabajadores tengan la misma oportunidad de pronunciarse.

Carlos Rojas, empleado del hospital, dijo que hay que tener mucho cuidado porque aún cuando se ceda en algunos puntos eso no garantiza que se resuelva el problema.

Los causantes del problema no somos los empleados, el Estado se debe meter la mano al bolsillo y darnos un respaldo, así como lo ha hecho con los bancos , dijo Rojas.

Por su parte, Luz Ived Valencia, integrante del Sindicato, dijo que no es cierto que se hayan puesto a rodar falsos rumores para que los empleados no asistieran a la reunión.

Nosotros no asistimos porque no nos mandaron invitación, pero no somos los culpables de que los demás no hayan ido , dijo Valencia.

Y con respecto a quienes quieren ceder sus beneficios, Valencia dijo que el sindicato no tiene ningún problema en pactar un documento para que esas personas puedan renunciar a lo que quieran.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.