CUENTOS Y MÁS CUENTOS

CUENTOS Y MÁS CUENTOS

No era puro cuento el cuento de que el cuento volvería por sus fueros antes del tercer canto del gallo, como coincidieron en vaticinárnoslo dos de los más grandes cuentistas hispanoescribientes de este siglo: Cortázar y Ribeyro, y una demiurga criolla del cuento universal: Marvel Moreno.

03 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Tras varios años de miedo impuesto por los fallidos vaticinios del en buena hora sepultado boom latinoamericano (que al final no fue ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario), las editoriales comenzaron tímidamente al principio y ahora con sospechoso furor, a publicar bellos libros del maltratado género, que ahora no sólo recuperará su cuarto de hora sino que sin duda cobrará venganza por la injusticia de haberlo relegado como hijo menor de la literatura, cuando Borges y Monterroso y otros viejos lobos del mar de las palabras ya habían demostrado que tanto el Aleph como el dinosaurio estaban siempre ahí.

Aquí, sobre la mesa, varios volúmenes leídos y gozados. A ver cuántos alcanzan la reseña y sirven de botones de muestra en este cuento: Ningún lugar sagrado (Planeta): buenos, breves, novedosos relatos de Rodrigo Rey Rosa, joven escritor guatemalteco que nos ubica en otros ámbitos de Nueva York, el barrio chino, las drogas, el delirante mundo de las computadoras y otros vericuetos que vale la pena recorrer en el ejercicio de lector. Cuentos de fin de siglo, (Seix Barral) acertada antología de Luz Mery Giraldo con historias de Ramón Illán Bacca, Juan Carlos Botero, Roberto Burgos, Antonio Caballero, Oscar Collazos, Germán Espinosa, Andrés Hoyos, Julio César Londoño, Julio Paredes, Germán Pinzón, Philip Potdevin, Evelio José Rosero, Roberto Rubiano, Daniel Samper y Enrique Serrano. También de Luz Mery (nos lo estaba debiendo): Ellas cuentan, antología de relatos de escritoras colombianas, de la Colonia a nuestros días: Francisca Josefa del Castillo, Josefa Acevedo Gómez, Soledad Acosta, Amira de la Rosa, Elisa Mújica, Magdalena Fety, Rocío Vélez, Marta Traba, Flor Romero, Helena Araújo, Marvel Moreno, Carmen Cecilia Suárez, Gloria Chávez-Vásquez, Piedad Bonett, Susana Henao, Sonia Truque, Consuelo Triviño, Ana María Jaramillo, Colombia Truque y Freda Mosquera ( Espero que no haya faltado ninguna!). Otro: Vamos a matar al dragoneante Peláez, de Roberto Rubiano Vargas: la atmósfera bogotana tal cual, y esos personajes grises pero rotundos que tan bien maneja Rubiano, ahora sumergido más que nunca en la parte más negra de su narrativa.

Uno más: Buscando a Orestes (Espasa). A Gustavo Londoño, su autor, yo lo relacionaba únicamente por su actuación en Confesión a Laura; aquí, qué bueno encontrarlo seducido por la palabra! La experiencia no fue la misma de leer lo convencional: parecía que un hombre a quien jamás conocí, me estuviera contando sus sueños, a la par fantasías y pesadillas. Y cabe uno más, de otro Londoño, Julio César: Los geógrafos (Biblioteca Breve). Ni más ni menos que un viaje por el mapa espiritual de un hombre inquieto, a veces perplejo, frente a la existencia. Lo triste de este cuento es tener que conformarme con la simple mención de los títulos y saber que todo un arrume de otros cuentos quedan sin siquiera mencionar. Ese era el cuento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.