UN MALTRATO EN AUMENTO

UN MALTRATO EN AUMENTO

Vemos con preocupación la manera como hoy se tratan jóvenes y niños. Son rudos, agresivos y crueles entre sí. El lenguaje es soez y su actitud francamente beligerante. Se ha perdido casi por completo la cortesía, la amabilidad y la tolerancia. Aquel niño o niña que sea deficiente de cualquier manera, es aún más rechazado.

03 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Los estudiosos, los tímidos y los que tengan problemas de aprendizaje, los que tengan alguna incapacidad física, los extranjeros y los talentosos son las víctimas principales. Los jóvenes quieren que todos sean iguales y lo peor es que se nivelan por lo bajo. Los populares son los necios, los irreverentes, los audaces, los payasos del curso, los que toman trago y los que hablan y pegan duro.

Los adultos a su alrededor ven esto con horror pero hacen poco para solucionar este problema que tiene raíces profundas en nuestra historia y nuestras familias.

Hay que empezar por lograr una conciencia del fenómeno y dar mensajes claros, tanto en el colegio como en la casa, de que esto es totalmente inaceptable. Es urgente hacerles ver el daño que estos abusos causan a la autoestima de un niño (a) o joven. Es importante enseñarles a ponerse en los zapatos del otro y por un momento sentir el dolor o la humillación que esto causa.

Este problema no se va a borrar mágicamente. Se requieren intervenciones masivas tanto de los colegios como de los psicólogos y los padres.

Papás: Abran los ojos y muéstrenles a sus hijos que hay otras formas de relacionarse. hay que unir esfuerzos, dando ejemplo con nuestro propio comportamiento. Jóvenes: Los invito a que denuncien a los agresores. No se queden callados, ayúdense entre sí, y pidan ayuda a sus mayores. Profesores: Hay que desarrollar programas masivos en los colegios donde se vuelvan a rescatar los valores positivos exaltando la buena ejecución y las buenas maneras.

Los jóvenes y niños seriamente afectados van a requerir ayuda psicológica para romper estos patrones patológicos. En vez de seguir comentando este fenómeno, hagamos algo pero pronto para no perpetuar este patrón de agresión y la paz cada vez estará más lejana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.