VELOZA: LA GENTE ESTÁ VERRÁQUIRA

VELOZA: LA GENTE ESTÁ VERRÁQUIRA

Buenos días, carranguero, buenos días donde quiera que te encuentres aquí va mi saludo y mi deseo porque la Virgen te proteja y te devuelva a Boyacá. Te llevaron de Matanzas una noche cuando el pueblo despedía con voladores. Fueron pingos o si acaso algunos toches los del grupo de unos diez secuestradores. Ya se cumplen ocho días este primero. Los de Ráquira alumbran su Virgencita, le piden que regrese al carranguero, pero más que todos, reza doña Emita. Esa madre campesina que madruga al ordeño y al aljibe con apuro, y a secretos fervorosos ella implora que mi Dios me proteja a mi criaturo .

02 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Y todos pedimos que mi Dios lo conserve. En especial los que sabemos de sus virtudes, de su ingenio creativo, de su apego a nuestras costumbres y nuestra tierrita; de sus esfuerzos por rescatar nuestra cultura; por revivir todas esas leyendas del alma popular. Los que hemos bailado a brinquitos, a ritmo de carranga, al calor de una chicha, cogidos de las manos tibias de una china sonrojada y bella. Pero, como usted dice, vale más la persona que la mejor propaganda .

Querido Jorge: poco a poquito y hasta la despedida , quiero decirle algunas vainitas que sumercé desconoce porque esos jijunas que andan más desorientados que un burro con tapaojo en la décima de Bogotá, lo echaron a empellones para el monte. Primero que todo: ánimo. Conserve la fe y el buen humor. No se desespere porque no sabe dónde está parado, ni si va al norte o al sur, pues así estamos todos en este país, comenzando por el presidente Pastrana. Tampoco se angustie porque los secuestradores ayer le dijeron que hoy, hoy le digan que mañana, mañana digan que no, que ya no les da la gana. Así está todo. Así son el Presidente, el Ministro de Hacienda, Tirofijo . Inciertos. Dizque el dos por mil va para el dos mil dos. Que la comisión de verificación, que resultó de acompañamiento, ahora es de despistamiento . Y subieron la gasolina y el HPM.

Sumercé, pórtese como una almita de Dios. Si se puede, pida el caldito con papa boyacense. Si se topa con una santandereana, dígale que tenga la bondad de hacerle una arepita de maíz pelao . Ella (la arepa) alimenta mucho y sirve para echar en la mochila para las caminatas largas. Además, es un alimento nacional, porque en este triste país todos vivimos de arepa. Si lo tienen cerca de una quebrada y aún corre buena agua, pida que lo dejen echar el anzuelo. Quién quita que pique y usted pueda comerse un cabezón con un huevo. El pescado es otro alimento nacional. En Foncolpuertos, por ejemplo, vienen comiendo desde hace años róbalo en su salsa. Aquí no solo la gente de Ráquira está verráquira. Todos lo reclamamos. Hasta los del estrato seis, que se suponía solo escuchaban a Chopin, a Schubert o a Bach. Que vaj. Saben de la carranga, lo escuchan, lo han bailado, lo piensan.

Y a los secuestradores les quiero decir esto: espero que le hayan dado una guitarra y que se hayan distraído lo suficiente con este personaje tan querido y tan nuestro. Pero ya está bien. Déjenlo libre, que lo esperan los niños, los adultos y los viejos. Y una señora de ochenta y pico, para darle el pico. Un beso de madre sufrida y buena como la de ustedes, como la mía

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.