LOS GOLES IMAGINADOS.

LOS GOLES IMAGINADOS.

La jugada es sencilla pero vistosa: una diagonal por la mitad de la cancha y un derechazo al balón que se incrusta en el ángulo superior de la mano derecha del arquero. Luego los abrazos y la gloria.

01 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Así se imagina el mejor gol de su vida Henry Grajales, uno de los integrantes de la selección Bogotá de fútbol de salón para invidentes.

Le quiero pegar al balón como Iván René Valenciano: un zapatazo que el arquero ni lo vea , explica Henry, un ciego de nacimiento que espera anotar ese gol en el torneo del Festival de Verano, certamen que se desarrollará el próximo fin de semana.

Ese es su sueño y se lo ha imaginado cada vez que pisa una cancha: marcar un golazo de media distancia.

Henry es uno de los máximos anotadores de la Liga de Deportes de Limitados Visuales de Bogotá y trabaja duro para cristalizar su sueño.

Para ello entrena, mínimo, dos veces por semana en una cancha del velódromo Primero de Mayo o en el Centro de Rehabilitación de Adultos Ciegos (Crac), junto a sus compañeros del club Los Pumas, uno de los tres que cuenta con reconocimiento deportivo en la ciudad.

Sé que en el Festival de Verano voy a lograr ese gol. Para eso estoy entrenando duro y ya tengo afinado el golpe , dice Henry, que ha jugado fútbol la mayor parte de sus 25 años.

Las palabras las suelta con la misma seguridad con que repite una y otra vez su tiro de media distancia en la cancha del velódromo, que es uno de los pocos escenarios que se puede adaptar para la práctica de este deporte para invidentes.

El golpe, con la punta del zapato, es seco y sacude la malla de la cancha. Sin ayuda de nadie, se dirige a la portería y saca el balón para acomodarlo justamente en el punto desde donde se cobran los penaltis.

Los futbolistas invidentes desarrollan el sentido del oido y del espacio, por eso es que se ubican en la cancha perfectamente gracias al sonido del balón que está acondicionado con tres cápsulas de cascabeles, explica Augusto Acuña, entrenador de la selección Colombia de esta disciplina.

El equipo nacional, que el año pasado ocupó el cuarto lugar en un torneo desarrollado en Brasil, está conformado en su mayoría por deportistas de Bogotá.

En la ciudad hay cuarenta futbolistas invidentes inscritos en la liga, sin embargo, dice Acuña, hay otros tres clubes con un número cercano de deportistas.

Desde hace cinco años este deporte en Bogotá adquirió una buena organización y con la liga que se creó ya se están viendo los resultados no solo en fútbol, sino en los otros deportes que practican los limitados visuales como atletismo, ajedrez, judo y ciclismo , asegura Acuña.

Pero es el fútbol sala el que más llama la atención, no solo de deportistas sino también de espectadores. Tanto así que luego del éxito del año pasado, esta será una de las actividades que se desarrollará durante los 10 días del Festival de Verano.

La meta es imprimirle más competencia a este deporte. Tanto así que tenemos arqueros videntes que juegan regularmente microfútbol. Además, la liga está fomentando la vinculación de deportistas jóvenes para la masificación de este deporte , dice Acuña.

Uno de esos jóvenes es José David Díaz, de 17 años, que con solo 8 meses de estar practicando el deporte, ya hace parte de la selección bogotana de invidentes. Además de que es importante practicar deporte, el fútbol sirve para demostrar que la ceguera no limita el resto del cuerpo , asegura José David, que como Henry, sueña con hacer un gol desde su propia área.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.