LO QUE SIGUE DESPUÉS DE SANEAR LOS BANCOS

LO QUE SIGUE DESPUÉS DE SANEAR LOS BANCOS

El gobierno presupuestó que si toda la banca privada acudiera a Fogafin para capitalizarse por la vía del crédito de saneamiento, se requerirían unos tres billones de pesos.

02 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Sin embargo, se estima que los bancos de capital extranjero y los que pertenecen a los grandes grupos económicos no tendrán que acudir a estos recursos para capitalizarse.

La idea de esta línea es apoyar a los accionistas de los bancos que de todas maneras tendrían que salir a buscar recursos para inyectarle a las entidades.

Por el momento los acuerdos de capitalización firmados con el Fondo de Garantías comprometen 372.000 millones de pesos, de los cuales, 292.000 millones los ha prestado Fogafin a los accionistas, y 80.000 millones son del bolsillo de los accionistas.

Después de los acuerdos firmados por los bancos Superior, Colpatria y Unión, en la lista hay otras seis instituciones.

Los asesores contratados por Fogafin y estas mismas entidades se encuentran en la etapa de evaluación en la que se determina el monto de la capitalización requerida, así como el convenio de desempeño que se establece entre las partes.

El más próximo para firmar el convenio es Interbanco, que hizo público el propósito de acudir a la línea de crédito del gobierno.

Pero qué sigue tras la capitalización que se puso en marcha desde mayo pasado? Para el ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, se despeja el futuro de estas instituciones. El gobierno afirma que los bancos que se han fortalecido ofrecen la mayor seguridad para el ahorrador .

Esto porque sencillamente el estado recibe las acciones de los bancos como garantía de los préstamos.

En otras palabras, como afirma el director de Fogafin, Jorge Castellanos , estos bancos que acuden a la línea de capitalización emergen con una doble condición: siguen administrados por el sector privado, pero con el respaldo de la banca pública.

El banco que emerge es un banco sólido, hay una serie de garantías y para esto se firma un convenio de desempeño que consulta metas financieras , es decir, así se despejan muchas incertidumbres , señaló.

Lo importante afirman los voceros del gobierno es que no se entienda mal cuando un banco acude a la capitalización por la vía de Fogafin.

Como dice el presidente del Unión, Guillermo Villaveces, el banco no estaba en alarma financiera, antes de acudir al crédito del gobierno.

Cero kilómetros Ahora bien, bajo esta figura de la capitalización y saneamiento, los bancos arrancan prácticamente cero kilómetros .

El presidente de la Asobancaria, Jorge Humberto Botero, destaca que tras esta operación, los establecimientos bancarios dejan de arrastrar un lastre pesado y costoso como son los activos improductivos, lo que trae un efecto muy positivo para los ahorradores.

En este proceso de capitalización los bancos sacan de sus cuentas todos los bienes que han recibido en dación de pago (en general todos los improductivos) hacia un patrimonio autónomo, quedando sólo lo bueno de la institución.

El proceso incluye el castigo de la cartera mala, y es decir, es como si arrancarán nuevos. Hasta sus provisiones se reducen, aliviando la situación de la entidad.

Es como si arrancáramos con un banco nuevo , dijo el presidente del Unión, entidad que acaba de recibir 33.000 millones de pesos en la capitalización.

Estos recursos, resalta Guillermo Villaveces, son de vital importancia porque permiten afrontar un futuro más despejado.

Para el director de Fogafin en la medida en que los bancos arrancan saneados se va superando paulatinamente la crisis del sector financiero.

Más crédito Uno de los efectos que se espera de los bancos capitalizados por la vía de Fogafin, es que queden en condiciones de liberar el crédito.

El ministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo, recordó que esta es una parte fundamental del compromiso que adquieren los bancos. Esperamos desentrabar el crédito .

El compromiso es que los recursos que vayan llegando a estos bancos se destine a reestructuraciones en las empresas y en general a ofrecer crédito al sector real.

Precisamente, el presidente del Banco Unión señala que los recursos fruto de la capitalización servirán para ofrece más crédito a los empresarios.

En el caso del Banco Colpatria, su presidente Eduardo Pacheco, señaló que esta misma semana reabren el crédito a constructores y espera que se dinamice aún más el crédito comercial.

Pero lo cierto es que los banqueros si bien adquieren el compromiso de dedicar los recursos a nuevos préstamos, saben que el riesgo continúa.

Es decir, la cautela se sigue reforzando, porque aunque los bancos arrancan saneados, el futuro es lo cuenta para salir adelante definitivamente y poder pagar la plata al gobierno, concretamente al Fondo de Garantías que les prestó.

Del bolsillo El gobierno insistió desde mayo pasado cuando lanzó la línea de capitalización, que los accionistas tendrían que meterse la mano al bolsillo para poner de su parte.

Efectivamente, la línea que se ofrece es un préstamo que deben pagar los accionistas.

Por esto es que entregan como garantía las acciones de los bancos, lo que tampoco significa, dice el gobierno, que se este oficializando la banca.

Naturalmente, si los accionistas no pagan la deuda al Fogafin deberán entregar sus acciones.

El crédito que les entrega el Fondo de Garantías es a siete años, pero los accionistas deben poner una parte.

Así por ejemplo en el caso del Banco Superior la capitalización total es por 69.000 millones de pesos, de los cuales Fogafin les prestó a los accionistas 52.000 millones y los 17.000 restantes lo ponen ellos.

Ahora bien, en el caso del Banco Unión de los 33.000 millones de pesos, 28.000 millones los presta el Fondo, de los cuales 2.000 millones de pesos serán pagados a seis meses y 26.000 millones a siete años.

Los cinco mil millones de pesos restantes fueron aportados por los 400 accionistas de la entidad financiera.

El mayor volumen prestado, hasta el momento se da en el caso del Banco Colpatria que se capitaliza en 270.000 millones de pesos.

Eduardo Pacheco señala que la magnitud de la cifra obedece precisamente al tamaño del banco.

Pero además resalta que hay un gran esfuerzo y confianza por parte de los accionistas quienes pusieron 58.000 millones de pesos del total.

Es decir, en este caso, el préstamo de Fogafin es por 212.000 millones de pesos.

De esta suma, 38.000 millones de pesos fueron otorgados a seis meses y 174.000 millones a siete años.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.