EL PEAJE DEL CONEJO

EL PEAJE DEL CONEJO

Hay un refrán que dice que entre bomberos no se pisan la manguera, sin embargo esto no es precisamente lo que esta sucediendo entre la gobernación de Cundinamarca y el Instituto Nacional de Vías. Todo comenzó cuando los usuarios de la vía Girardot-Bogotá descubrieron una carretera destapada que conectaba esta vía nacional con la departamental de Santandersito.

02 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Este hecho fue observado por la gobernación de Cundinamarca y de inmediato se dio a la tarea de instalar una caseta de peaje en inmediaciones del romboy que permite el desvío de la vía hacia Girardot y Mesitas del Colegio.

Lo que en un comienzo era evasión para el peaje de Chusacá, manejado por Peajes S.A, con la instalación de la caseta El Charquito por parte de la gobernación se convirtió en conejo del departamento a la Nación.

Antes de que se instalara el peaje El Charquito el Tráfico Promedio Diario (TPD) era de 13.500 vehículos, pero con la nueva casetas la medición se bajó en un diez por ciento. El monto recaudado por El Charquito no va a Invías, sino a la gobernación y es por esto que se habla del conejo al Invías.

A pesar de que los usuarios deben transitar un buen trecho por una carretera destapada, ellos prefieren hacerlo, antes de utilizar la vía pavimentada, ya que el peaje de la gobernación es más barato que el de Invías.

Pese a que esta situación ya ha sido denunciada por el administrador del peaje aún no se ha logrado una solución que permita poner freno al conflicto del conejo en El Charquito.

Peajes para Bogotá La medida aplicada por la gobernación de Cundinamarca se puede considerar como una estrategia para recaudar unos recursos extras y de esta forma mejorar las finanzas y de paso recuperar las vías del departamento.

Y eso parece que fue lo que tentó al alcalde de Bogotá para lanzar la propuesta de instalar peajes en las seis entradas a Bogotá.

Pero hasta hoy sólo es eso una propuesta, por que el Ministro de Transporte no ha recibido ningún proyecto de parte de la administración distrital.

El alcalde tiene en mente la instalación de peajes en las entradas a Bogotá por la vía Usme, Calle 13, Calle 80, Carrera Séptima, Autopista Norte y vía a La Calera, sin embargo hay controversia por la propuestas.

El director del Instituto Nacional de Vías, Gustavo Canal Mora, señaló que no esta de acuerdo con esta propuesta, pues considera que Bogotá tiene la sobretasa a la gasolina para el mejoramiento de la malla vial de la ciudad y otros ingresos que son suficientes.

El funcionario señaló que Invías no cobra por la entrada a la capital de la República y que la instalación de nuevos peajes sería contraproducente.

En la actualidad Bogotá se encuentra rodeada de peajes. Por la autopista Medellín se encuentra la caseta de Siberia, por la calle 13 o Avenida Centenario el peaje Río Bogotá y kilómetros más adelante El Corso, estos últimos dos peajes fueron instalados por el concesionario que construirá la vía Fontibón-Los Alpes-Factativá, sin embargo su pago se suspendió indefinidamente hasta tanto no se logre un acuerdo con la comunidad sobre el valor a pagar.

Por la Autopista sur están los de San Miguel, Chusacá y el de Mesitas del Colegio (el cual fue instalado por la Gobernación de Cundinamarca), en la vía a La Calera y al norte de la ciudad se encuentran los peajes de Andes y El Roble en la carrera Séptima.

En el país En el país hay 56 peajes a cargo del Instituto Nacional de vías, los cuales entregó en concesión por tres años a las firmas Peajes S.A y Wackenhut de Colombia.

Los concesionarios viales majejan, explotan y administran 45 casetas de peajes a lo largo y ancho de la red vial nacional. Los departamentos y municipios tienen a sus cargo 12 casetas.

La proliferación de peajes en la red nacional se inició en el país con la puesta en marcha de la construcción y rehabilitación de vías por el sistema de concesión. Sin embargo, con la instalación de las casetas se mejoró notablemente el corredor vial del país.

El director de Invías, Gustavo Canal, y el ministro de Transporte, Mauricio Cárdenas Santa María, son defensores de la construcción de vías a través del recaudo por medio de peajes.

En la administración de Guillermo Gaviria se iniciaron las concesiones y con estas los problemas por la instalación de peajes. En Puerto Colombia, Atlántico, fue necesario bajar el precio de un peaje para que se levantara una revuelta de sus habitantes.

Los mismo aconteció en la vía a la Calera, en el peaje de los Caballos en la vía Villavicencio-Restrepo; en varios municipios del Valle del Cauca y en Antioquia.

A raíz de estos problemas se adoptó el cobro de valorización, con el fin de reducir el número de peajes en la vías y poder cubrir el millonario valor de las obras ejecutadas o a ejecutar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.