EL HOMBRE DE LA CALLE

EL HOMBRE DE LA CALLE

Estaba un tanto molesto y lo aceptó, con algo de ironía. Esa mañana había visto en EL TIEMPO un aviso de la Universidad Sergio Arboleda que aún no le habían dado para su periódico, un tabloide quincenal que él, como decano de la facultad de periodismo de esa institución, hace con sus alumnos. Cuando terminemos la entrevista, me voy a pelear , dijo.

25 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

José Salgar tiene 78 años, pero demuestra la vitalidad de un hombre de 25. Viaja, escribe, enseña, hace ejercicio, trabaja y conduce. Y eso es lo más curioso, pues quizás es el único hombre que dice disfrutar conduciendo en Bogotá.

Como mal lector, como se denomina, cree que el mejor libro que ha leído es el que está escribiendo, Coletilla al fin de siglo que saldrá a mediados de septiembre.

El 6 de agosto, la Sociedad de Mejoras y Ornato de Bogotá le otorgó a Salgar el premio Gonzalo Jiménez de Quesada por su labor cívica a través de su columna El hombre de la calle . El es un bogotano de fin de siglo.

Qué es ser El hombre de la calle ? Pues hace unos 35 años comenzó con el objeto de contar lo que le pasaba al hombre en la calle de Bogotá principalmente, pero sin excluir otras partes del mundo y así ha seguido. Hace un mes, por ejemplo, fui a Turquía he hice por correo electrónico El hombre de la calle comparando lo de allá con Bogotá. Son notas que van a formar parte del libro que voy a publicar.

Cuál es el tema del libro? Es sobre cómo cuando llega el siglo de la informática, la gente está desorientada y concluye que en un momento en que hay una bonanza de información, la responsabilidad de los periódicos está en formar líderes.

Usted ha formado periodistas desde El Espectador y ahora en la universidad. Cuál es la visión que les está dando? Les digo que tienen que tomar las buenas experiencias de este siglo. El cuarto poder fue tomado por familias políticas que ya están desapareciendo para darles paso a los consorcios económicos. Por eso yo creo que ahora lo que hay que formar es líderes del nuevo periodismo y no subalternos de esas familias.

Y como debe ser ese nuevo periodismo? Debe haber profesionales especializados. Las exigencias de los lectores apuntan a profesionales muy expertos.

Lo que hacemos en la facultad para ese nuevo periodismo es un periódico con una condición: que tenga pauta.

Y en esta época de crisis, funciona esa fórmula? Los periódicos que no tienen un nicho directo de anunciadores y de lectores, fracasan.

En 2.074, como se llama el periódico, adoptamos un nicho de la calle 70 a la 100 y de la Séptima a la Caracas y ahí nos defendemos.

En los medios en general no se le da a Bogotá la importancia que se merece. Usted qué opina? Nunca ha habido un periódico exclusivo para la gran ciudad. Los periódicos no son equilibrados en esto porque no sirven a los lectores que están suscritos a él. El gran volumen de suscriptores está en el norte, pero para que a los diarios no les digan oligarcas hablan de otras zonas.

Y usted cree que eso es un error? Lo que yo creo es que no hay equilibrio. Debía haber unos periódicos muy dedicados a Bogotá, con preferencia para sus suscriptores.

A través de El hombre de la calle usted ha alabado y regañado a muchos alcaldes de Bogotá. Cuál es el que más le ha gustado? Ninguno. Los mejores alcaldes son los que han permanecido más tiempo. Los mejores han sido muy criticados en su momento, como Mazuera que transformó a Bogotá con los puentes de la 26, pero le costó una oposición violenta y Virgilio Barco al que se le reconoce la creación de Ciudad Salitre.

Cómo ve la actual Administración? A Peñalosa le he criticado cosas como los bolardos o los moños de Navidad, pero también le admiro su plan futurista y obras como la recuperación de San Victorino.

Qué le gusta de Bogotá? Le perdono todo lo que los demás le rechazan: los trancones, los huecos... y admiro unas cosas que la gente ignora: el aire y el cielo que le quedan a la ciudad; y la comida y las flores. Hace mucho tiempo aquí no hay escasez de sal, de azúcar.

Me cuentan que usted hace ejercicio permanentemente.

Salgo a caminar todas las mañanas porque me gusta lo que veo. Creo que el mejor lugar para vivir después de Bogotá, es el Chicó. Allá en la 94 con séptima tengo aire, luz, flores, familia. Ahí lo tengo todo y camino para verlo.

Dicen que a usted no le gusta aceptar que le dio mucha dirección a García Márquez...

Esa modestia ya hay que echarla abajo.

Usted le colgó notas a Gabo? no se las dejaba publicar? Claro, como todo jefe de redacción. Siempre le insistí en que su profesión era el periodismo y que no se distrajera con las cosas esas de la imaginación y la literatura. Ahora creo que el mayor mérito de Gabo es haber embellecido con la literatura el periodismo.

Qué significa eso de que el hombre proviene del mono? Esa es una frase de Gabo . A mi me dicen el mono y a él un día se le ocurrió decir que la redacción de El Espectador es la explotación del hombre por el mono y eso se hizo popular.

Y es que usted era un jefe muy gruñón? No mucho, pero un jefe de redacción tiene que ser duro.

Toda una vida trabajando en una misma empresa... nunca dijo me voy, me cansé, me aburrí.

Muchas, pero siempre desistía. Tuve una oferta muy concreta que hubiera podido cambiar mi vida. Cuando se cerró El Espectador, Alberto Lleras me propuso trabajar con él en una vaina que se llamaba el Frente Nacional. Yo hubiera podido hacer carrera política ahí, pero lo pensé dos veces. Guillermo Cano me propuso dedicarnos a la publicidad y con eso me quedé mientras se cayó Rojas y se volvió a abrir El Espectador.

Nunca, a parte de ese momento, le picó la política.

A no, nunca más y creo que me fue mejor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.