LOS HURACANES DEL DÓLAR

LOS HURACANES DEL DÓLAR

En los últimos cuatro años, el mundo se ha hecho cada vez más dependiente de un dólar fuerte. Gracias a él, las presiones inflacionarias en E.U. se han aliviado en un período de acelerado crecimiento, y ha alentado a los inversionistas de otros países a financiar el déficit comercial estadounidense comprando activos denominados en dólares. Sin embargo, esta moneda ya no parece ser tan fuerte.

02 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

En las últimas dos semanas, el dólar ha registrado una significativa baja frente al euro y el yen. Después de anotarse alzas anuales de 8 por ciento entre 1996 y 1998, el valor del dólar en su ponderación comercial ha disminuido en 2 por ciento este año, según cálculos del banco de inversión HSBC Securities.

Si esta tendencia persiste, no sólo concluirán los análisis sobre el debilitamiento del euro sino que tendrá profundos efectos sobre la economía mundial.

Sin embargo, si el retroceso de la moneda es gradual y controlado, podría ayudar a corregir algunos preocupantes desequilibrios económicos.

Pero si cae de una forma precipitada, o los consumidores estadounidenses tendrán que reducir sus gastos o la Reserva Federal deberá elevar las tasas de interés para brindarle apoyo a la moneda. Cualquiera de estas vías podría conducir a una recesión en E.U. y a un descenso considerable en los mercados de valores.

Durante su escalada, el dólar subió de unos 80 yenes hasta alcanzar casi 146 yenes en agosto de 1998, mientras que con relación al marco alemán pasó de 1,37 a 1,87. Esto condujo a E.U. ha desempeñar el doble papel de motor del crecimiento global y gran importador de la economía mundial.

Los consumidores norteamericanos han podido gastar -sin necesidad de ahorrar-, dado que los inversionistas foráneos han suministrado el capital requerido para las inversiones estadounidenses. El actual déficit en la cuenta corriente del país se elevó de 115.000 millones de dólares en 1995 a una cifra estimada de 300.000 millones de dólares para este año.

La situación fue resumida por Paul Volcler, ex presidente de la Reserva Federal. Vocler señaló a comienzos de año que la economía mundial dependía del consumidor estadounidense, que a su vez depende del mercado bursátil, también dependiente de unas 50 acciones, la mitad de las cuales no han registrado ganancias.

Y cada vez, este desequilibrio luce más precario. Este año, Goldman Sachs, banco de inversión, describió la balanza de pagos de E.U. como insostenible .

Sin embargo, hasta hace poco, las personas que dudaban podían ser acalladas con una sola pregunta: dónde más podrían colocar su dinero los inversionistas? Los mercados de la zona del euro presentaban un desempeño desalentador -reflejo de los problemas de las economías subyacentes-, mientras que Japón ofrecía rendimientos muy bajos en bonos y depósitos.

Por otra parte, las autoridades japonesas, luego de reducir las tasas de interés prácticamente a cero e instituir enormes incentivos fiscales, parecían haberse quedado sin ideas.

No obstante, a medida que aumentan las perspectivas de crecimiento en la zona del euro, la potencial fragilidad del dólar ha quedado al descubierto. Otro factor que pone los peligros de relieve es el incremento del déficit comercial de E.U. la semana pasada a un nivel récord.

Las perspectivas de alzas en las tasas de interés también aumentaron la semana pasada, cuando Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal, advirtió que la productividad debe seguir acelerándose a fin de mantener controlada la inflación. El panorama de tasas de interés modestamente superiores en E.U., en lugar de apuntalar el dólar, intensificaron los temores de que la economía se desacelere.

Asimismo, la llegada de Larry Summers en reempleazo de Robert Rubin, artífice de la política de fortaleza del dólar, como secretario del Tesoro, ha contribuido a la variación del clima.

Los inversionistas aún no están convencidos de que esta nueva figura favorezca enérgicamente un dólar fuerte como lo hacía su predecesor.

Entonces, si finalmente terminó el alza del dólar, qué significa esto para las economías y los mercados? Podría constituir una buena noticia. Un ligero declive de la moneda estadounidense, sumado a una revitalización de las economías europea y japonesa, reequilibraría el crecimiento mundial.

El déficit comercial de E.U. podría disminuir lentamente en los siguientes años, mientras que su economía caería en un período de crecimiento menos acelerado. En lugar de estallar como un globo inflado, el aire saldría lentamente.

No obstante, los analistas consideran que las probabilidades no están a favor de una solución tan benigna. Los inversionistas que compran activos denominados en dólares han sido como una multitud que entra despacio en una sala de cine , señala David Bloom, estratega de divisas en HSBC Securities en Londres. Pero una vez que huelan el humo, habrá pánico y todos correrán hacia la salida .

Recuadros: 1. Euro Hasta hace algunos meses, la economía de la zona del euro estaba anémica. Sufría los efectos de una combinación de demanda global deprimida, algo particularmente importante para países como Alemania, que tiene un gran sector industrial, y las secuelas del rigor fiscal que acompañó el lanzamiento del euro. Una aparente confusión en el núcleo de la política monetaria había aumentado la debilidad de la divisa común, para beneficio del dólar. No obstante, el reciente resurgimiento de la confianza en los negocios en Alemania ha ayudado al euro a recuperarse de 1,01 a 1,07 dólares y mantener una perspectiva optimista para este año.

2. Yen A pesar de que la economía japonesa aún está lejos de una sólida recuperación, recientes alzas en el índice Nikkei han convencido a más inversionistas japoneses de que mantengan una mayor parte de su dinero en los mercados nipones. Sin embargo, la salida de Mr Yen , Eisuke Sakakibara, como viceministro de Finanzas para asuntos internacionales ha generado incertidumbre sobre la posibilidad del mantenimiento de un Yen fuerte. De hecho, las autoridades japonesas por ahora parecen haber limitado sus esfuerzos por detener el ascenso del yen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.