BRINDIS POR UN NOBEL

BRINDIS POR UN NOBEL

Con un humor a toda prueba, y una alegría desbordante después de conocer la designación de la Academia Sueca como nuevo premio Nobel de Literatura, el escritor alemán Gnter Grass aclaró que, pese a la buena noticia recibida , no cancelaría la visita que tenía prevista con su dentista. Eso me calmará los nervios , aseguró.

01 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Por su parte, la esposa de Grass, Ute, declaró con el mismo humor y felicidad que el escritor ya se había olvidado del galardón después de esperarlo durante 20 años.

Grass, de 71 años, encarna a toda una generación de escritores alemanes de postguerra, comprometidos políticamente con una Alemania más humana y progresista.

Nacido en 1927 en Danzig, ciudad famosa por servir de pretexto a la invasión de Polonia por el ejército alemán en 1939, Gnter Grass creció marcado por la ascensión del nazismo.

Hijo de un tendero alemán y madre polaca, tuvo una infancia sin problemas hasta que estalló la guerra. Se enroló en las juventudes hitlerianas, y en 1945 fue herido cerca de Kottbus. Transportado a Baviera, fue entregado a las tropas de ocupación americanas. En 1946 fue liberado y comenzó a trabajar, primero en una granja y luego en una mina de potasa.

En 1948 ingresó en una fábrica de Dusseldorf. Un año más tarde, se inscribió en la Academia de Bellas Artes, donde estudió pintura y escultura. Por las noches tocaba en una orquesta de cabaret. Sus primeros poemas datan de esa época.

Los inicios Gnter Grass empezó a escribir en serio en 1955, cuando unos poemas suyos fueron enviados por su mujer a un concurso literario organizado por una emisora de radio alemana, obtuvieron el primer premio. Al año siguiente publicó su primer libro de versos Las ventajas de las gallinas. Luego vivió tres años en París, donde escribió El tambor de hojalata (1959), con el que alcanzó notoriedad.

El éxito literario lo obtiene en 1959 con su novela alegórica y picaresca El tambor de hojalata , obra que fue filmada por el cineasta germano Volker Schloendorff, y que hasta el momento se considera una de las cinco mejores adaptaciones de una obra literaria para el cine.

Grass escribió, asimismo, varias piezas de teatro, como Inundación (1956) y Los plebeyos ensayan la revolución (1965)).

A la edad de 38 años ganó el galardón literario más codiciado de Alemania, el Premio Georg Buchuer de la Academia de Lengua y Poesía de Darmstadt. En los años siguientes publicó El gato y el ratón (1961) y Años de perro (1963), que junto con El tambor de hojalata forman la conocida Trilogía de Danzig.

Para la Academia Sueca que sorprendió al mundo literario al haberle entregado a un autor que hacía más de 20 años estaba en la lista de candidatos su novela insigne, El tambor de hojalata, inauguró una nueva era para la literatura alemana tras décadas de destrucción lingística y moral .

En esa obra, aseguró la Academia Sueca, se enfrenta con éxito a la enorme tarea de revisar la historia contemporánea recordando a los repudiados y a los olvidados: las víctimas, los perdedores y los mentirosos que la gente deseaba olvidar porque una vez creyeron en ellos . Y añadió: No es demasiado aventurado asumir que El tambor de hojalata será una de las obras literarias más perdurables del siglo XX .

El premio Nobel le fue atribuido por haber pintado el rostro olvidado de la Historia en fábulas de una negra alegría , anunció la Academia real de Suecia en Estocolmo.

Hombre político Una de las facetas actuales más destacadas del escritor alemán es su activa dedicación a la política. De hecho, en sus últimas novelas, Grass ha sido un duro contradictor de la reunificación alemana, la que ha considerado inoportuna: Ha habido avances, pero desgraciadamente más sobre el papel que en la realidad. El muro físico fue derribado, pero permanecen las barreras mentales entre alemanes de primera y de segunda categoría .

Pero las críticas a los sistemas políticos no han parado ahí. Tras un viaje a Nicaragua, Gnter Grass publicó (en 1982) la obra En el cuarto trastero, un ensayo en el que manifiesta las impresiones del viaje y la similitud entre el movimiento sindical polaco Solidaridad y los sandinistas nicaragenses.

En 1989 fue uno de los intelectuales que firmaron una carta al presidente de Estados Unidos solicitando un diálogo directo con Nicaragua. Pidió asimismo al gobierno alemán que impusiera sanciones al gobierno iraní por la condena a muerte del escritor Salman Rushdie.

La próxima novela, que será publicada en un gran lanzamiento simultáneo en todos los idiomas en la Feria de Frankfurt, durante el mes de octubre, tiene por nombre Mi siglo, y en ella Grass se ocupa de los grandes acontecimientos, de aparentes banalidades, de descubrimientos científicos y técnicos, de eventos culturales y deportivos, de persecuciones y asesinatos, de las guerras y las grandes catástrofes, pero también de los nuevos comienzos .

Gnter Grass recibirá oficialmente el premio el viernes 10 de diciembre en Estocolmo, acompañado de un cheque de 7,9 millones de coronas suecas (unos 960.000 dólares), de manos del rey Carlos Gustavo XVI de Suecia.

El autor de El tambor de hojalata se convierte, de este modo, en el séptimo escritor alemán en obtener el galardón y en el quinto europeo consecutivo que gana el prestigioso premio.

El tambor de hojalata Escrito en París hace cuarenta años (1959), cuando el autor alemán vivía en París, El tambor de hojalata es, quizás, la novela más reconocida de Gnter Grass. La obra hace parte de la denominada Trilogía de Danzig (las otras dos novelas son El gato y el ratón y Los años del perro) narra la vida de un hombre que decide quedar enano para no afrontar la adultez, y se convierte en implacable testigo de la Alemania Nazi. El tambor de hojalata, que fue llevada al celuloide por el cineasta alemán Volker Schloendorff, captó la reacción germana al surgimiento del nazismo, a los horrores de la guerra y a la sensación de culpa que siguió a la caída del régimen de Adolfo Hitler.

Así comienza El tambor de hojalata: Pues sí: soy huésped de un sanatorio. Mi enfermero me observa, casi no me quita la vista de encima; porque en la puerta hay una mirilla; y el ojo de mi enfermero es de ese color castaño que no puede penetrar en mí, de ojos azules.

Por eso mi enfermero no puede ser mi enemigo. Le he cobrado afecto; cuando entra en mi cuarto, le cuento al mirón de detrás de la puerta anécdotas de mi vida, para que a pesar de la mirilla me vaya conociendo. El buen hombre parece apreciar mis relatos, pues apenas acabo de soltarle algún embuste, él, para darse a su vez a conocer, me muestra su última creación de cordel anudado. Que sea o no un artista, eso es aparte. Pero pienso que una exposición de sus obras encontraría buena acogida en la prensa, y hasta le atraería algún comprador. Anuda los cordeles que recoge y desenreda después de las horas de visita en los cuartos de sus pacientes; hace con ellos una figuras horripilantes y cartilaginosas, las sumerge luego en yeso, deja que se solidifiquen y las atraviesa con agujas de tejer que clava a unas peanas de madera.

Con frecuencia le tienta la idea de colorear sus obras. Pero yo trato de disuadirlo: le muestro mi cama metálica esmaltada en blanco y lo invito a imaginársela pintarrajeada en varios colores. Horrorizado, se lleva sus manos de enfermero a la cabeza, trata de imprimir a su rostro algo rígido la expresión de todos los pavores reunidos, y abandona sus proyectos colorísticos... .

REACCIONES JOSE SARAMAGO (Nobel portugués, 1998) Ha sido justísimo y merecidísimo el Nobel de Literatura otorgado a Grass, a quien considero un gran escritor de Europa y no sólo de Europa . Saramago recordó que el año pasado año coincidió con Grass en Lisboa durante la presentación de su última novela, y cuando una periodista le preguntó a quién le daría este año el galardón, le contesté que a Gnter Grass .

JUAN GOYTISOLO (Escritor español) Es el mejor Nobel que se ha dado en los últimos 20 años, porque es un escritor con una gran audacia compositiva que se entronca con la mejor tradición alemana de Thomas Mann y Alfred Doblin .

GUILLERMO CABRERA INFANTE (Escritor cubano) Cabrera Infante pudo la nota disonante cuando reveló que no había leído nada de él ni de el portugués José Saramago, pero que tampoco pensaba hacerlo porque la publicidad no manda en su opinión sobre la literatura . De todas maneras recalcó desconfío de un Premio que nunca se le dio a Joyce, Proust o Borges, y que empezó mal desde su primera edición, en 1901, cuando se le otorgo a R.F.Sully-Prudhome, un francés oscuro y sin interés .

CSESLAW MILOSZ (Nobel polaco, 1980) El premio a Grass significa que la literatura que supone una implicación política no pertenece al pasado, como podría juzgarse tras el descrédito que supuso el compromiso comunista .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.