LA GUERRA NO TERMINA:

LA GUERRA NO TERMINA:

01 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

La guerra es como una serpiente que se devora a sí misma. Regulares e irregulares, sucias, internas o externas, las guerras siempre están llenas de dantescas escenas, de actos repugnantes, de abusos y excesos. Pero cada vez que los colombianos sentimos que llegamos al tope de la barbarie, a la máxima degradación, aparece un acto de guerra más absurdo, brutal, inhumano e ilógico que el anterior. Las masacres de campesinos cometidas por los paramilitares con lista en mano; los cilindros de gas que borran pueblos del mapa; el infierno de Machuca; el sacrilegio de la Iglesia La María; el secuestro cobarde del avión. Y ahora, el salvaje ajusticiamiento del capitán Quintero y sus policías, quienes se fugaron de las Farc, por la columna del Negro Acasio sin mediar ningún respeto por el Derecho Internacional Humanitario.

Qué seguirá después de la tortura y la descarga de 35 balas en el cuerpo del capitán? No es aceptable que cada acto barbárico exceda en cobardía y brutalidad al anterior, en un círculo vicioso que no parece terminar nunca. Acaso no existen límites y reglas para los actores armados del conflicto? Así como son condenados los ataques indiscriminados de los paramilitares a la población civil campesina, también merecen repudio interno y externo la violación flagrante al DIH por parte de los guerrilleros al masacrar a los policías fugados y enterrarlos en fosa común. A todas estas, no se oye la voz de las Ongs.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.