BARRIO REFLEJOS DE UN MEDIO JUVENIL

BARRIO REFLEJOS DE UN MEDIO JUVENIL

La influencia del neorrealismo italiano de posguerra jamás ha perdido vigencia puesto que impuso un método para filmar el entorno social van cincuenta y cinco años y sigue tan campante. Los países del bloque tercermundista se han beneficiado con la búsqueda de locaciones auténticas, actores no profesionales y por sobre todo el afán de captar la dura realidad tal cual es. En Colombia tenemos los dos largometrajes del antioqueño Víctor Gaviria (Rodrigo D. No futuro y La vendedora de rosas), que a pesar de algunas limitaciones poseen un valor humano indiscutible. Si el primero alude al clásico concebido por Vittorio De Sica (Umberto D.), existen otros ejemplos latinoamericanos de gran valía en donde sus jóvenes protagonistas luchan por sobrevivir: Los olvidados Buñuel en las barriadas de México, Tiré Dié del maestro argentino Fernando Birri, Pixote o La ley del más débil en los antros de Sao Paulo, y la muy reciente Estación central (del Brasil).

01 de octubre 1999 , 12:00 a. m.

Barrio, segunda película del madrileño Fernando León de Aranoa, expone de manera fresca el deambular de tres chavales en una zona periférica de clase media baja, durante la temporada del verano. Javier, Manolo y Rai se aburren en medio de las vacaciones rutinarias.

Aquí todo suena a realismo fotográfico y estilístico como escribiría Bazin, teórico de la Nueva Ola y defensor del movimiento anterior. Desde los condominios de propiedad horizontal que parecen cajas de cartón, pasando por debajo de los puentes abandonados o convertidos en basureros. Con pequeñas anécdotas extraídas de la vida cotidiana, su cámara se pasea por los espacios del montón. La puesta en escena traduce el estilo casi documental de algo bastante parecido al cine directo.

Premio Goya en 1998 al mejor director y guionista original, según la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, esta cinta barrió con tres de las que gozaban de mayor favoritismo La niña de tus ojos, El abuelo y Abre los ojos. Siendo una producción de bajo presupuesto, Barrio permite recuperar una tradición testimonial que de forma poética y espontánea se acerca a lo incierto e imprevisible

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.