POR EL CAMINO DIFICIL

POR EL CAMINO DIFICIL

Seguramente ni la actriz Vicky Hernández ni el actor Luis Fernando Hoyos recuerdan que Jorge López les llevaba tinto, gaseosas y estaba pendiente de sus refrigerios en 1989, cuando era estudiante de cine y fotografía del Unitec y estaba haciendo su pasantía para obtener un título profesional en cine y fotografía, por lo que era asistente de producción de RCN.

26 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Después estudió seis meses de publicidad. Yo tenía otra idea de esta carrera. Pero comencé a desilusionarme cuando en Videomóvil me agarraron de mandadero para que consiguiera ropa interior femenina o cuando una vez me pusieron a iluminar un par de tenis toda una noche, después de haber conseguido la comida para el resto del equipo. Me aburrí de eso. Yo había estudiado cine y fotografía y no creía justo estar en estos oficios .

Fue entonces cuando le pidió 45 mil pesos prestados a su papá para matricularse en el desaparecido TPB, donde Carlos José Reyes dictaba talleres de actuación. Así inició lo que en realidad quería hacer en la vida, actuar.

EL APRENDIZAJE A pesar de las dificultades económicas, aunque pertenecer a una familia acomodada, Jorge lo arriesgó todo por meterse de lleno en el teatro, a sabiendas de que con esta carrera difícilmente haría dinero. Los talleres en el TPB le permitieron afianzar su deseo de ser actor. Allí conoció a Rodrigo Rodríguez, otro director de teatro que se convertiría en una especie de padrino al proponerle que se fuera a trabajar con él a Ditirambo Teatro. Cuando acepté estaba convencido de que ya era un actor, creía que lo había aprendido. Pero qué equivocado estaba! .

Las obras como La metamorfosis de Frank Kafka se montaban con puro corazón porque no había dinero. Elementos como las luces se elaboraban a partir de tarros de leche en polvo a los que se les adaptaba la rosca y se les ponía acetatos de colores. Unas cuantas cajas de cartón y uno que otro barril, complementaban los escenarios donde Jorge, su maestro y sus otros compañeros, recreaban las fantasías del teatro.

LA BUSQUEDA A Rodrigo le ofrecieron una casa en ruinas en la carrera 13 con calle 45. Le dijeron: Si la puede levantar, quédese con ella para que pueda hacer teatro . Jorge y el resto de actores se dieron a la tarea de recuperar la vieja casona. Muchas veces me quedaba a dormir allí después de mezclar cementos y echar pala durante todo un día. No me importaba terminar con las manos reventadas porque estaba en la búsqueda de lo que verdaderamente quería en la vida .

Así fue como Jorge dejó el afán de querer ejercer su profesión, sus pretensiones de publicista y hasta la absurda idea que alguna vez consideró de convertirse en detective del DAS. Idea aún más descabellada si entonces hubiera imaginado siquiera que interpretaría a un sicario, que su búsqueda y su trabajo comenzarían a dar frutos. Y en la misma empresa en la que comenzó repartiendo tintos.

Hoy, con Emerson, el personaje que interpreta en El fiscal, comienza a lograr el reconocimiento del público. Porque lo está haciendo bien, ha ido consolidando su personaje y ha logrado construir un ser de esos que provoca abofetear, por su ausencia de escrúpulos y su exceso de descaro, y por ese tonito desesperante con el que revela su desfachatez y ese vacío de su alma que parece casi irreal.

en recuadro- No nacimos pa semilla, el libro que sobre la problemática social de las comunas de Medellín escribió el sociólogo Alfonso Salazar y que muestra una conmovedora radiografía del sicariato, fue una de las fuentes de información más valiosas para que el actor estructurara a Emerson. El personaje no obedece a un prototipo de sicario especial. Diría que es una mezcla de muchos comportamientos en el que prevalece un carácter fuerte y deshumanizado. Emerson es capaz de vender a su propia mamá. Es ambicioso y sencillamente, no sabe de escrúpulos .

Qué le preguntaría a un sicario, si lo tuviera al frente? No le preguntaría qué lo llevó a meterse en un mundo tan deprimente. Quizá sólo le preguntaría Cuál es su meta en la vida? Pero sobre todo, cuál es su satisfacción interior? Si respondiera, tendría cómo analizar los motivos de su desafortunado oficio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.