UN ALCALDE SE LA TIENE MONTADA

UN ALCALDE SE LA TIENE MONTADA

El juego de colocar a los personajes de novela, nombres de la vida real parece ser una constante en los libretistas de Juliana, qué mala eres. Ocurrió con Alvaro Castillo que representa al camionero Rodolfo Hoyos que en la realidad es un destacado director de televisión. Ahora el turno es para Fernando Lara, el humillado, servil y ambicioso Ricardo Coral Dorado, el sobachaquetas secretario de la alcaldía de El Palomar, el empleado casi doméstico del vago, mentiroso y snobista alcalde Emiliano. Ricardo ha dirigido películas como Posición viciada, La mujer del piso alto y recientemente Es mejor ser rico que ser pobre. Y en este extraordinario director se inspiraron los libretistas para crear este personaje que ha sido quizá el que mayor reconocimiento me ha brindado , dice el actor.

26 de agosto 1999 , 12:00 a. m.

Ricardo es un hombre descomplicado en su forma de ser y de vestir. También le gusta vivir a la moda y es uno de los que con frecuencia se cambia el tono de color de su cabello. Además, la mayoría de personajes de la novela son caricaturescos y Coral no podía ser al excepción. Cuando me propusieron decolorarme mi cabello que en realidad es negro, me pareció divertido, como divertido ha sido el personaje a pesar de mostrarse débil ante las órdenes de Emiliano. Lo que pasa es que Coral tiene sus ambiciones de llegar a sucederlo en la alcaldía y por eso le soporta tantas humillaciones , asegura Fernando.

Pero aunque es un tanto inseguro y retraído, de vez en cuando se le ilumina el cerebro y sale con ideas brillantes. Sólo que ahí esta listo el alcalde para tumbarle las inspiraciones de inteligencia que tiene su secretario y quedar como un príncipe ante sus gobernados.

El vestuario de Coral es extravagante, colorido como todo lo que rodea la historia. También esa forma de vestir fue inspirada en Ricardo Coral Dorado, uno de los más cercanos amigos de Luis Felipe Salamanca y Dago García, que a propósito tampoco escapó al juego que se ha impuesto, pues en Francisco el matemático, su doble es el cínico profesor violador.

Volviendo con Coral, asegura que por ahora está sometido a las humillaciones de Emiliano, pero que pronto sacará las uñas, porque ya está cansado de ser el trompo de poner. Mientras tanto, Fernando Lara, ha decidido dejar de ser Ricardo Coral Dorado y para ello se hizo rapar. Y lo hizo porque sencillamente, la novela ya se dejó de grabar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.